Home Columnas Reseñology Reseña: Animal Man #11

Reseña: Animal Man #11

Por el Reseñology

Reseña: Animal Man #11Animal Man recibe a Alberto Ponticelli y dan ganas de sumarlo al equipo regular de creadores, ya que su trazo es perfecto para mostrarnos a un nuevo Buddy Baker, con poderes nuevecitos de paquete. La historia de Jeff Lemire vuelve a ser excelente, cómo no.

Reseña: Animal Man #11

Reseña: Animal Man #11La relación entre los superhéroes del cómic y "la continuidad" es muy especial. A tipos como Hawkman le ha cagado la vida. A Batman le da lo mismo; él acumula décadas de aventuras sobre sus espaldas y siempre cae bien parado. Y en el caso de Animal Man, es como una caja de lápices de colores que los guionistas pueden utilizar para embellecer sus historias.

Jeff Lemire había arrancado la serie "entrevistando" a Buddy Baker, y hasta recordó a la pasada su encuentro con Grant Morrison, en aquel número que pasó a la historia del cómic.

Pues bien, este mes tenemos otro de esos coloridos momentos, que había quedado pendiente desde el final del capítulo anterior, cuando al protagonista le habían prometido que los Sastres le harían un cuerpo nuevo (el anterior está ocupado por uno de sus enemigos... ¿es que no están leyendo la serie?).

Los Sastres resultaron ser aquella pareja de extraterrestres amarillos que colaboraron para que Buddy obtuviera sus poderes, en alguna de las continuidades. Claro que si lo primero que leíste de Animal Man es esta serie, lo vas a disfrutar igual.

El hilarante trabajo de los Sastres está retratado de manera fantástica por Alberto Ponticelli, quien se olvida por un rato de los monstruos garabateados de Frankenstein, y recuerda su paso por la brillante Unknown Soldier. Y de paso confirma que trabaja a una velocidad envidiable, ya que se encargó del arte de los 11 números de la otra serie, y le suma éste.

Después del sólido número de Steve Pugh y esta aparición del Beto, la cosa no podría estar en mejores manos. Sobre todo cuando guionista y dibujante se combinan para devolver a Buddy al mundo con su nuevo cuerpo, en una secuencia que no tiene desperdicio.

Pero no son las únicas viñetas que quedarán en la retina del lector, ya que Buddy volvió de su viaje espectral con sus poderes completamente renovados. Y, de nuevo, Ponticelli es perfecto para retratarlos.

El número termina con una entretenida secuencia de acción, que vuelve a marcar una suerte de cierre dentro de la saga que comenzó en el primer número, y se acerca cada vez más al esperado encuentro con Swamp Thing, la serie hermana dentro de los nuevos 52.

Si tuviera que evangelizar lectores eligiendo una serie de todas las que se relanzaron, seguiría eligiendo la de Buddy Baker, que otra vez acaricia la excelencia.

Reseña: Animal Man #11

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3