Home Columnas Reseñology Reseña: Animal Man #12

Reseña: Animal Man #12

Por el Reseñology

Reseña: Animal Man #12Finalmente, las dos series hermanas del rincón más oscuro del Universo DC tendrán una especie de crossover. El preludio estaba contado en dos partes y ambos autores explicaron que era necesario leer ambas. Por suerte ya lo estaba haciendo.

Reseña: Animal Man #12

Reseña: Animal Man #12Desde que comenzaron sus respectivas series (en el mismo mes, en el marco de los Nuevos 52), Animal Man y Swamp Thing estuvieron vibrando en la misma frecuencia. Casi todo el tiempo fue algo positivo, permitiendo que quienes leían ambas series experimentaran una sensación de familiaridad... como punto flaco, partes de las tramas parecían repetirse.

Todo este año, ambas series estuvieron preparándose para un "evento" llamado Rotworld, en donde los lectores conocerán al mundo devastado, como consecuencia de la lucha entre lo Verde (el Mundo Vegetal), lo Rojo (el Mundo Animal) y lo Podrido (las cosas muertas). Por fin, el doceavo mes marca el preludio de esta historia, y por primera vez los autores se encargaron de aclarar que, por esta vez, había que leer los dos títulos para entenderlos.

La historia comienza en Animal Man. De las dos, la guionada por Jeff Lemire fue la que más trató de retratar el choque entre la vida cotidiana y la vida superheroica. Esta última fue la que dejó a Cliff en un estado parecido al coma, y la que motivará una esperada charla entre Buddy Baker y su suegra. Algo corta para tanta tensión en meses anteriores, pero que reivindica a esta señora.

Mientras ella se queda cuidando al joven, el héroe titular emprende la búsqueda de la Cosa del Pantano junto a su esposa, su hija y el gato que habla, verdadero hallazgo de esta serie.

Lemire siempre se sintió muy cómodo mostrando (e incluso cambiando) los poderes de Animal Man. Esta vez, con ayuda de Scott Snyder, también queda claro, como lo demuestra en la escena en que se pone en contacto con la vida animal del pantano, para encontrar a su aliado. Aquí no hay intercomunicadores de la Liga de la Justicia.

¿Se acuerdan de Travel Foreman? Aquel que le dio su estilo tan pero tan personal a los primeros números de la serie, y que sufrí cuando llegó Steve Pugh. Pues bien, este último supo calzarse las carísimas botas, y si bien su estilo es más "convencional" (cualquiera lo es comparado con Foreman) logró adueñarse de la serie. Para cuando Buddy y Alec Holland se encuentran, en una viñeta que ocupa casi toda una página, sólo puedo expresar mi amor platónico por los lápices de Pugh. Espero que leído no suene tan mal como en mi cabeza.

Aquellos que quieran engancharse este mes, la conversación entre protagonistas incluye una concisa recopilación de lo ocurrido en este título. Ideal para desmemoriados como yo.

Y entonces vuelve a aparecer el futuro post-apocalíptico, con cameos de cadáveres (¡hola Flash!) y la presencia del malísimo Arcane, quien anduvo mostrando su fea cara en Swamp Thing.

El final del cómic, con Alec y Buddy sumergidos en lo Podrido, mientras los demás quedan demasiado indefensos, hacen que uno quiera leer esa segunda parte de inmediato. Por suerte salieron a la venta en la misma semana.

Reseña: Animal Man #12

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3