Home Columnas Reseñology Reseña: Animal Man #19

Reseña: Animal Man #19

Por el Reseñology

Reseña: Animal Man #19Se acabó Rotworld y solamente quedan sus consecuencias. En el caso de Animal Man, son las peores: el protagonista sufrió la pérdida de su hijo Cliff y el guionista Jeff Lemire nos muestra a una familia destruida por la pérdida de uno de sus integrantes a una edad demasiado temprana.

Reseña: Animal Man #19

Reseña: Animal Man #19La muerte y el cómic de superhéroes, un tema que sigue apareciendo periódicamente en este sitio. Entre los seres superpoderosos, que resucitan una y otra vez desde hace décadas, la muerte es una "puerta giratoria" hasta la próxima resurrección. ¿Qué sucede cuando el que muere es un jovencito común?

Semejante respuesta nos es contestada por el guionista Jeff Lemire en un número crudo, que sigue a la familia de Buddy Baker desde que se despiertan para ir al entierro de Cliff, el hijo mayor del superhéroe protagonista. Tanto él como su esposa Ellen reaccionan de diferentes maneras: él se viste en silencio, mientras que ella se niega a salir de la cama.

La decisión de Lemire de mostrarnos un dolor muy humano después de un crossover tan irreal como Rotworld es un contraste muy fuerte, pero desde que comenzó la serie hace más de un año y medio las escenas de familia estuvieron basadas en la más pura realidad.

Todo cambia luego del entierro, cuando Buddy quiere tener una conversación con su hija Maxine, la otra representante de los Baker que tiene poderes. El padre apenas menciona que quizás exista una posibilidad de "encontrar" a Cliff, lo que provoca la furia de su ¿ex? mujer. Para ella, nada habría ocurrido de no ser por el costado sobrenatural de su ¿ex? marido.

Enseguida descubriremos que la calma de Buddy no es tal, y frente a los reporteros que lo abordan, pierde la calma y deja salir su costado más animal. No es fácil contenerse si te preguntan "¿esto es un truco publicitario para la temporada de premios?". Steve Pugh, cada vez más cómodo en su regreso a este título, dibuja a un Baker gorilesco que destruye una de las cámaras con las que está siendo acosado.

Los miembros de la familia deberán hacerse a la idea de que Cliff ya no está entre ellos, pero para el héroe titular la cosa no termina ahí. Resta un viaje a lo más profundo del Reino Animal, en donde con muy poco tacto buscará convencer a los popes de Lo Rojo de que los dejen en paz, que busquen un nuevo Animal Man para volver a tener una vida normal.

"¡Ser nuestro campeón es un honor, y Maxine es nuestra!", le contestan. Recordemos que la pequeña es el verdadero avatar de los animales, y su padre un ensalzado guardaespaldas. Poco les importa a los Tótems la muerte de un jovencito, así que castigan a Buddy cortando su vínculo con Lo Rojo y dejándolo, en sus propias palabras, más solo que nunca.

La historia tiene una primera parte terrenal, pero rápidamente nos recuerda que, dentro de todo, estamos en un universo de seres poderosísimos. Por suerte, lo más importante del Animal Man de Lemire (como ocurre desde el #1) no son sus proezas ni sus peleas con supervillanos clásicos (no las busquen aquí) sino lo que ocurre en el interior de un padre de familia... que este mes enfrenta uno de los dolores más grandes que se pueden tener.

Una serie que vuelve a ser ineludible.

Reseña: Animal Man #19

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3