Home Columnas Reseñology Reseña: Animal Man #2

Reseña: Animal Man #2

Por el Reseñology

Reseña: Animal Man #2Un mes más tarde, Jeff Lemire y Travel Foreman demuestran que lo suyo no fue casualidad, creando otro cómic que me resultó excelente de punta a punta. Continúan las aventuras de Buddy "Animal Man" Baker, un superhéroe con una familia normal, aunque no tanto.

Reseña: Animal Man #2

Reseña: Animal Man #2Swamp Thing y Animal Man se complementan bastante. Ambos son personajes que coquetearon con el lado vertiginoso de la fuerza, que tuvieron a grandes guionistas en su pasado y que fueron relanzados como series con tintes de horror por dos creadores (Scott Snyder y Jeff Lemire) que se llevan muy bien en la vida real.

Hasta el momento no hubo la más mínima interacción entre las series, pero está claro que hablan de dos caras de lo mismo. Donde la Cosa del Pantano tenía el Verde (nada que ver con Creditel) aquí tenemos al Rojo (nada que ver con Trouville).

Buddy Baker es un hombre con superpoderes (resumamos diciéndole "superhéroe", aunque es mucho más complejo que eso) que debe balancear su vida familiar y "el deber". Al final del primer número, contemplaba con horror como su hija pequeña manifestaba cierta clase de poder sobre los animales. Sobre los animales MUERTOS.

Es precisamente Maxine quien se roba los aplausos en este número, que perfectamente podría ser de la serie "Animal Girl". La pequeña reacciona con naturaleza a sus nuevos poderes, y con la vida que llevó hasta ahora, nadie puede culparla. En una de las mejores viñetas de la revista (ver arriba), Foreman la dibuja con una mueca triste, sosteniendo entre sus brazos a su nueva mascota, que no es más que un esqueleto de gato vuelto a la vida.

El dibujante sigue imprimiéndole un montón de personalidad y cojones a la historia, y Lemire cuenta una historia que mezcla las partes justas de mitología, terror y vida cotidiana. La misma viñeta mencionada en el párrafo anterior muestra a Cliff, el otro hijo de Ellen y Buddy, feliz de la vida con una pala. Su misión es tapar las tumbas de las mascotas resucitadas por Maxine, antes de que los vecinos se den cuenta. Llega tarde, por supuesto.

¿Se acuerdan del Rojo? Bueno, Maxine siente que hay que viajar hasta él, para impedir que algo terrible ocurra, y hacia allí se dirigen padre e hija, con naturalidad, mientras que Ellen sufre porque ve a su pequeña transformada en algo desconocido. Cliff sólo se queja por no poder ir.

La historia termina con un primer vistazo a los enemigos, que todavía son muy genéricos y bastante asquerosos. Ahora hay que esperar otro mes, otro larguísimo mes. La espera valdrá la pena.

Reseña: Animal Man #2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3