Home Columnas Reseñology Reseña: Animal Man #6

Reseña: Animal Man #6

Por el Reseñology

Reseña: Animal Man #6Jeff Lemire lo hizo de nuevo. Dedicando casi todo el número a la película filmada por Buddy Baker de la cual hablaba en la primera página del #1, intercala una depresiva historia en la que conocemos a una familia bastante más disfuncional que la de Buddy.

Reseña: Animal Man #6

Reseña: Animal Man #6El quinto número de Wonder Woman mostraba un truco efectivo a la hora de lidiar con un dibujante que no es el titular: virar la acción o comenzar una nueva subtrama. En esta oportunidad, Jeff Lemire toma el camino arriesgado y el resultado es -otra vez- un golazo.

La primera página de Animal Man, allá por aquel setiembre en que DC arrancó de nuevo sus series, era una entrevista llevada a cabo por un periodista llamado Jeff Lemire, a un actor y superhéroe de nombre Buddy Baker.

Éste contaba acerca de su participación en la película indie "Tights" (mallas) de Ryan Daranovsky. Pues bien, cinco números más tarde, Lemire nos invita a mirar la película, o al menos una gran parte de ella.

Ante la ausencia (que no total) de Travel Foreman, John Paul Leon nos dibuja las aventuras de Chas Grant, un tipo con una vida familiar complicada, cuyo único recuerdo grato es haber sido el Trueno Rojo, un superhéroe de poca monta que nunca llegó a las grandes "ligas" (nunca mejor dicho).

Leon, recordado por obras como Earth-X y con apariciones en decenas de series de renombre, es el dibujante perfecto para esta historia mundana y deprimente, de un hombre que busca un último momento de gloria mientras su vida se cae a pedazos.

La diagramación de la película utiliza una mayoría de viñetas que ocupan todo el ancho de la página, evocando el sentimiento "widescreen" que uno tiene al enfrentarse a un largometraje.

Hacia el final del cómic, Lemire nos recuerda (de manera muy inteligente) que Grant (¿les suena Grant?) no es el verdadero protagonista, y que aquello es una película dentro del mundo de la familia Baker. Lemire continúa utilizando el concepto de familia para contar sus historias, y son interesantes las semejanzas y diferencias entre la de la ficción, y la de la ficción-ficción.

Sobran unas páginas para que Foreman regrese en toda su fea hermosura, y nos devuelva a la casa rodante en la que Buddy y los suyos están huyendo. Diez paneles sirven para "recordar" cómo se comporta cada uno de ellos: el adolescente Cliff, la pequeña sabia Maxine, la esposa preocupada, el héroe que debe tranquilizarlos y hasta el gato que quiere encontrar a Alec Holland.

Esta parte de la historia terminó, y ahora se viene "Animal vs. Man". Queda mucho por contar y cada vez quedan menos dudas de que Lemire lo hará de excelente manera, quedando (si es que aún no lo está) en lo más alto de los creadores que se encargaron de Animal Man. Pavada de título.

Reseña: Animal Man #6

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3