Home Columnas Reseñology Reseña: Animal Man #7

Reseña: Animal Man #7

Por el Reseñology

Reseña: Animal Man #7De lejos, los Baker parecen la típica familia que recorre Estados Unidos en su casa rodante. Si nos acercamos, descubriremos que dos de ellos tienen habilidades sobrehumanas, que el gato habla y que la recorrida es en realidad una huida de los animales zombis.

Reseña: Animal Man #7

Reseña: Animal Man #7No se confundan: el séptimo número de Animal Man se presenta como el primer capítulo de la historia "Animal vs. Man", pero en realidad continúa los hechos que se suceden desde que comenzó la serie. Y pese a que la falta de un cierre claro es algo que critiqué en series como Demon Knights, aquí el guionista Jeff Lemire sigue contando las diferentes situaciones por las que pasa la familia Baker, en una larga aventura que ya lleva siete capítulos.

Los protagonistas huyeron del enemigo en una casa rodante y allí se encuentran al comienzo. El hambre hace que una parte del grupo se movilice a buscar comida, y nuevamente podamos ver el funcionamiento de los personajes por separado.

Si en ocasiones anteriores la división de la familia se daba entre superpoderosos y normales, esta vez es un tema de género. Buddy y su hijo Cliff son los encargados de caminar (volar llamaría mucho la atención, dice el padre ante las quejas del joven) hasta una estación de servicio. Pese a las advertencias de su madre, Cliff comprará solamente comida chatarra.

Mientras tanto, las mujeres de la familia (la esposa, la hija y la suegra de Buddy) permanecen en el vehículo. Será la ocasión perfecta para que la mayor de las tres le eche en cara a su hija la pésima decisión que tomó al emparejarse con Animal Man. Ella hubiera preferido una pareja normal para Maxine y no un superhéroe de tercera línea que pelea contra un montón de animales zombis. ¿Quién puede culparla?

El contraste entre la vida-familiar-tradicional y los gajes del superheroísmo siguen siendo el fuerte de la serie. Por un lado están las charlas mundanas, sobre las baterías del teléfono o el intento de Cliff por caerles bien a unas muchachas en la puerta de la estación. Por el otro, el avance de los animales muertos (que ya es noticia y sale por la televisión) y la pesadilla de Buddy, que ve a su hija crecida y convertida en Animal Woman.

En esta oportunidad el dibujo se resiente, porque (como había adelantado Lemire) Travel Foreman no estaba pudiendo cumplir con las exigencias de una serie regular, por problemas personales. Así que se intercalan sus dibujos con los de Steve Pugh (histórico de la serie y quien será el dibujante regular en poco tiempo). El cambio de uno a otro es demasiado fuerte y, pese a que ambos son talentosos, esos saltos bajan un poco la calidad del producto final.

Animal Man continúa contando una larga historia desde el arranque de la serie, pero el nivel y la densidad de cada capítulo hacen que mes a mes uno se quede satisfecho. Aunque cueste esperar hasta el número siguiente.

Reseña: Animal Man #7

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3