Home Columnas Reseñology Reseña: Animal Man #8

Reseña: Animal Man #8

Por el Reseñology

Reseña: Animal Man #8La octava entrega del mejor título de los Nuevos 52 trae uno de los momentos más desgarradores de la serie, además de mostrarnos a Animal Man actuando como un superhéroe, algo que no sucede muy a menudo. Claro que con tanta calidad no es algo que se extrañe.

Reseña: Animal Man #8

Reseña: Animal Man #8Uno corre el riesgo de acostumbrarse al buen nivel de Animal Man. De dar por sentado que Jeff Lemire (que hasta ahora no logró conquistarme con su Sweet Tooth) entregará cada mes un pedacito de la excelente historia de Buddy Baker y su familia mientras se enfrentan a las fuerzas de la Podredumbre.

Pero es que más allá de movimientos de artistas (Steve Pugh fue tomando las riendas del dibujo de manos de Travel Foreman, quien no se encontraba en un momento de su vida adecuado para dibujar tanta muerte), me cuesta encontrarle puntos flacos a la serie, al menos en lo que refiere a mí como lector único y subjetivo.

Hasta ahora la familia Baker y su Máquina Misterio (recordando la camioneta de Scooby Doo) estaban en modo "huida" de los malos, pero esta vez deberán enfrentarlos. No es que se hayan vuelto más valientes, ¡es que están por todas partes!

Aquellos lectores de cómic que además sean padres (los hay, increíblemente) podrán impresionarse con las primeras páginas, y los demás también. Ambos dibujantes saben qué mostrar y qué no, evitando que DC tenga una nueva entrada en la lista de "mujeres en el refrigerador", pero dejando que el protagonista despedace a un lobo, con tripas colgando y todo.

Hay que seguir leyendo, porque descubriremos los nuevos poderes de la Campeona del Mundo Animal (mundo conocido como Lo Rojo), lo que sumado a la presencia constante del gato que habla, terminará de volver locas a las dos mujeres "normales" de la familia.

La primera mitad del cómic es de la familia Baker, pero la segunda mitad nos muestra como pocas veces hasta ahora (recuerdo la escena del hospital en el #1) a Animal Man, el Superhéroe.

Claro que los enemigos no son supervillanos, sino animales podridos, incluyendo un simpático conejito cuya cabeza hace las veces de balón de soccer para Buddy. Y no esperen una victoria completa del protagonista, ya que Lemire nos mostrará (otra vez) que antes de que las cosas mejoren, deberán empeorar y mucho.

Es cierto que Pugh no logra los niveles de qué-cuernos-está-dibujando-ismo de Foreman, pero hay personalidad en sus trazos, y quizás traiga de regreso a aquellos espantados por el recién mencionado.

Del modo que sea, es una serie que merece ser disfrutada, y que en mayo tendrá sus seis primeros números recopilados, para aquellos que quieran darle una oportunidad. Me comprometo a comprarle el tomo al que lo adquiera y no le guste (a precio de usado, eso sí, que no me sobra la plata).

Reseña: Animal Man #8

Reseña: Animal Man #8

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3