Home Columnas Reseñology Reseña: Arkham Manor #1

Reseña: Arkham Manor #1

Por el Reseñology
Reseña: Arkham Manor #1

A punto estábamos de cantar cartón lleno cuando otro nuevo título aparece para aportar nuevas visiones a la mitología de Don Murciélago. En esta oportunidad aprenderemos sobre el lado más oscuro del personaje y del asilo que tanta satisfacciones como lectores nos ha dado.

Reseña: Arkham Manor #1

Unir los conceptos de Arkham y Batman no es nada novedoso. En más de una oportunidad hemos tenido historias regidas por estos parámetros y llevadas adelante a lo largo de los años por grandes nombres de la industria: "Arkham Asylum: A Serious House on Serious Earth" (Morrison/McKean, 1989), "Batman: The Last Arkham" (Grant/Breyfogle, 1992), "Arkham Asylum: Living Hell" (Slott/Sook, 2003). Así que en lo que a mi refiere, mis expectativas para con la pareja Duggan/Crystal eran altas, y mi pronóstico reservado.

Reseña: Arkham Manor #1El origen de Arkham Manor está muy ligado a "Batman Eternal". La mayoría de las situaciones de las que parte este nuevo título se arrastran directamente desde allí, siendo las más relevantes la no disponibilidad del Asilo Arkham para mandar a guardar a los loquitos en colores y la situación actual de Bruce Wayne, con toda su fortuna y bienes dilapidados.

Los popes de la ciudad se encuentran ante la disyuntiva de tener que mantener aislados a sus criminales dementes en algún lugar que no haga que los vecinos pongan el grito en el cielo ni le reclamen a Bonomi mayor seguridad para salir de sus casas.

Evaluadas las posibilidades, se decide que el mejor lugar es la vieja Mansión Wayne, ubicada en las afueras de la ciudad, sin vecinos lindantes, y actualmente desocupada (pero con una baticueva en pleno funcionamiento). Así que luego de las correspondientes remodelaciones, el lugar adquiere nuevo aspecto y nuevo nombre: Mansión Arkham.

Este número debut se toma su tiempo para presentarnos de forma bastante clara el estado actual de las cosas, sin que resulte necesario tener que estar siguiendo Eternal para ponerse rápidamente en sintonía. Claramente Bruce no atraviesa su mejor momento, y esa oscuridad la canaliza en Batman, que ahora se encuentra en una situación ideal, con su violencia a flor de piel y pudiendo moverse como un fantasma por los diferentes rincones del nuevo asilo, su viejo hogar.

Ese contraste entre el pasado y el presente, mientras Batman recorre por primera vez los pasillos del nuevo Arkham, aparece muy bien representado en este número. Uno logra ponerse en el lugar del orejotas y comprender el trago amargo que debe significarle ver en qué se convirtieron las viejas habitaciones que alguna vez lo vieron crecer.

El cómic también nos presenta el primero de los casos que Batman deberá atender durante estos números iniciales. Algunos de los pacientes del lugar están siendo brutalmente asesinados, y todo hace suponer que el responsable está puertas adentro, ya sea otro loquito o algún empleado. Para desenmascarar al culpable, Batman recurrirá a una vieja fórmula que resulta ser la excusa perfecta para que nosotros, los lectores, tengamos una visión en primera persona del día a día del lugar.

Gerry Duggan ya había demostrado en el Batman #34 lo bien que le sale contar historias opresivas, con un Batman oscuro y solitario, y en este número #1 lo consigue nuevamente. Esta vez ayudado por un maravilloso Shawn Crystal, cuyo estilo dark'n dirty me recordó al Batman de Kelley Jones. El tono de la historia refleja perfectamente las características de la dupla, completamente diferente a lo que actualmente podemos encontrar en las series principales del personaje.

"Arkham Manor" aparece como la colección que actualmente aporta la visión más oscura de Batman, siendo esta marcada diferencia con el resto su gran punto a favor, que no el único.

Reseña: Arkham Manor #1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3