Home Columnas Reseñology Reseña: Batman #18

Reseña: Batman #18

Por el Reseñology
Reseña: Batman #18

Tras la amenaza del Joker y la tragedia de Bruce, la serie se toma un respiro y vuelve a ofrecernos un número puente, mal etiquetado como "requiem" ya que de eso tiene poco y nada. Aquí la atención está centrada en otro adolescente que si bien no es Damian, tal vez termine siendo Robin.

Reseña: Batman #18

Reseña: Batman #18Al igual que ocurriese con el número de transición entre la aventura de La Corte de los Búhos y la Muerte de la Familia, nuevamente tenemos una historia centrada en Harper Row. Esta muchacha introducida retroactivamente por Snyder en la continuidad del nuevo DCU y que aún se mantiene con rumbo indefinido, aunque poco a poco comienza a tomar forma.

De igual manera que en aquel Batman #12 conociéramos a su hermano menor, Cullen, esta vez nos encontramos con un nuevo miembro de su familia, aunque por lo visto a este más vale perderlo. Con su madre fallecida y su padre ausente, Harper y Cullen han venido pasando tiempos difíciles, ayudándose mutuamente para conseguir salir adelante.

A medida que vamos conociendo más en profundidad la historia de Harper, comenzamos a entender el por qué de su obsesión con Batman. La muchacha ve a nuestro héroe como un ideal más allá del hombre bajo la máscara y es ese ideal el que la lleva de tejado en tejado, en un atuendo que recuerda mucho al de Catwoman, tras su pista y velando por su seguridad. Batman por su parte continúa con su escalada de furia y autodestrucción a raíz de la desaparición de Damian y ahora más que nunca lo que menos necesita es a una adolescente cubriéndole sus espaldas.

La historia está dividida en dos actos, claramente diferenciados por el cambio de dibujante y porque es justo ahí cuando la aventura decae en una secuencia interminable de diálogos. El vistoso dibujo de Andy Kubert contrasta demasiado con el de Alex Maleev, un tanto sucio para mi gusto. Mientras que en los guiones tenemos nuevamente a Scott Snyder, correcto y más nada, esta vez con la ayuda de James Tynion IV durante el flojo segundo acto.

El final del número resulta algo decepcionante. La palabra misteriosa que da nombre a la historia y que no descubrimos hasta su última página resulta bastante insulsa. ¿Es eso lo que se decía la madre de Harper para darse ánimos en sus horas más oscuras? Me parece perfecto, pero no entiendo para qué tanto misterio... no creo que a alguien le genere algo al leerla y pienso que a Batman tampoco.

La historia no es nada del otro mundo y la etiqueta "Requiem" queda un tanto descolgada. El número en ningún momento funciona como despedida para Robin ni creo que pretenda serlo, sobretodo teniendo en cuenta que el personaje apenas se dejó ver por esta colección. De todas formas sigue siendo interesante observar el desarrollo de Harper Row y cómo poco a poco va haciéndose un lugar en esta nueva mitología.

Puede y debe rendir más.

Reseña: Batman #18

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3