Home Columnas Reseñology Reseña: Deadpool #2

Reseña: Deadpool #2

Por el Reseñology

Reseña: Deadpool #2Deadpool sigue luchando contra los presidentes resucitados de Estados Unidos, y en esta oportunidad deberá enfrentarse a Theodore Roosevelt en un zoológico. Sólo esperemos que no dedique un número entero para cada pelea, porque quedan decenas de presidentes sueltos.

Reseña: Deadpool #2

Reseña: Deadpool #2En el primer número de las nuevas aventuras de Deadpool, el mercenario con envidiables poderes de autocuración fue convocado por S.H.I.E.L.D. para enfrentarse a una terrible amenaza: la resurrección de todos los presidentes de Estados Unidos que habían fallecido.

No lo contratan porque sea el mejor para este trabajo, sino porque la reputación de cualquier otro superhombre se vería deteriorada si lo ven haciéndole daño a una reconocida figura política.

Y la reputación de Deadpool ya no puede caer más bajo.

La trama de esta historia de presidentes muertos-vivos avanza poco este mes, ya que la gran parte del tiempo la pasamos con el protagonista peleando dentro de un zoológico, pero no nos adelantemos.

El cómic muestra a dos de los zombis exigiéndole al hechicero que los trajo de regreso, que les provea de un ejército utilizando esa misma magia negra en un cementerio militar. Aquí los guionistas Brian Posehn y Gerry Duggan cometen el mismo error de siempre.

El hechicero logra escapar de los malos, pero estos toman de rehenes a un par de ancianitos y amenazan con matarlos si él no vuelve. Así que cumple su petición, salvando la vida de esos dos viejos (que les quedaría poco, de cualquier manera) y condenando a muerte a miles de personas más. Tonto de capirote.

Transcurrida esa escenita que tanto me enojó (y una fantasía muy deadpooliana con chicas en bikini), pasamos a la gran pelea. Si en el #1 nuestro mercenario bocazas se enfrentaba a Franklin Delano Roosevelt, ahora su enemigo es Teddy Roosevelt. El fanático de la caza se internó en el zoo de Los Ángeles para hacer de las suyas.

Por allí se cruzarán con un elefante, que será responsable de la mejor viñeta de todo el número (un empalamiento de página completa) y los peores juegos de palabras que el dinero no puede comprar.

Deadpool sigue siendo un cómic divertido, bien dibujado por Tony Moore, pero esta vez parece suceder poco, más allá de la adición de Benjamin Frankin como consejero fantasmal del protagonista ("¿Lucas va a demandarme por hablar con un fantasma azul llamado Ben?"). La promesa de una ayuda mística para el próximo número es una buena señal.

Reseña: Deadpool #2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3