Home Columnas Reseñology Reseña: Demon Knights #6

Reseña: Demon Knights #6

Por el Reseñology

Reseña: Demon Knights #6El penúltimo capítulo de la batalla de nunca acabar es, quizás, el mejor de la serie hasta ahora. Sin detener la acción, el guionista Paul Cornell permite que cada uno de los protagonistas tenga su momento, mientras que el dibujo continúa en gran nivel como en los últimos meses.

Reseña: Demon Knights #6

Reseña: Demon Knights #6El principal problema con este cómic (el #6) es que, de manera retroactiva, disminuye la calidad de los anteriores. Tal vez esto parezca una exageración (de hecho lo es), pero lo cierto es que Paul Cornell consigue sacar lo mejor de los Caballeros Infernales como nunca lo hizo hasta ahora.

Desde el final del primer número, los siete protagonistas se vieron envueltos en la invasión de un pequeño pueblo de parte de un ejército más numeroso y mucho mejor preparado. ¿Qué gracia tendría si no fuera así?

Durante meses (de tiempo real, ya que pasan 30 días entre cada cómic) los personajes combatieron alguna batalla menor y se prepararon para defender el territorio. Y cada entrega dejaba con ganas de más, deseando que todo comenzara de una puñetera vez y pensando si el guionista no estaría dedicándose demasiado a "escribir para el tomo", olvidando la importancia de cada capítulo independiente.

Pues bien, el sexto número de la serie, en donde TODAVÍA no se define lo que ocurrirá en aquel pueblito, satisface al lector (por lo menos a mí), ya que la veintena de páginas alcanza para mostrar y ahondar en la personalidad de Etrigan, Madame Xanadu, Shining Knight, Exoristos, Vandal Savage, Al Jabr y Horsewoman.

Cada uno de ellos tiene su momento, y el lector entiende un poco más acerca de cómo piensa o cómo funcionan sus poderes. Algunos tienen más tiempo (espacio) para brillar, en particular Horsewoman, quien hasta ahora era la "olvidada" del grupo. Xanadu demuestra ser más humana de lo que ella cree, Exoristos sigue con culpa por lo ocurrido hace algunos números y Etrigan... sigue siendo el que saca las papas del horno.

En reseñas de otros títulos le dediqué más párrafos al tema del arte, pero en Demon Knights en particular tenemos a Diógenes Neves, quien estuvo presente durante todos los números, salvo la secuencia de Shining Knight y Merlín en el #4. Su labor fue fundamental para dotar a la serie de una segunda coherencia (además de la del guión) y su dibujo muestra mejoras desde que comenzó, aunque lo hizo en buen nivel. Quizás con dibujantes rotativos, como tienen otras series, yo no hubiera llegado hasta aquí como lector.

La "batalla final" ya comenzó en este número, pero terminará (si Cornell quiere) el mes que viene. Será la recompensa para quienes venimos disfrutando de este cómic y volvamos a leerlo desde el comienzo. Aunque algunos capítulos, como éste, se mantienen por sí solos.

Reseña: Demon Knights #6

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3