Home Columnas Reseñology Reseña: Detective Comics #13

Reseña: Detective Comics #13

Por el Reseñology
Reseña: Detective Comics #13

Tras la partida de Tony Daniel, la serie estrena nuevo equipo creativo. Sus integrantes son dos viejos conocidos de este sitio: John Layman (Chew) y Jason Fabok (Batman Annual #1), cuyos anteriores trabajos lograron que este nuevo arranque de la serie se convirtiese en cita obligada.

Reseña: Detective Comics #13

Reseña: Detective Comics #13Luego del mes de inicio del DCnU, cuando me tocó elegir qué series de Batman iba a continuar comprando, Detective Comics fue una de las que decidí dejar afuera. El primer número de Daniel no me había parecido malo, pero con Snyder, Tomasi y Simone en las otras colecciones, Tony no tenía nada que hacer. Así que preferí no seguirle el rastro.

Cuando semanas atrás la DC anunció el cambio de timón que sufriría la serie y quiénes serían sus nuevos conductores, nuestro Hijo de Chuck y yo decidimos que era el momento oportuno para darle una nueva oportunidad. Algunas de las razones pueden encontrarlas en este mismo sitio, en las reseñas de Chew y del Batman Anual #1 respectivamente.

En su estreno, Layman juega a la segura y para contar su historia decide emplear a uno de los villanos clásicos del murciélago, tal vez uno de los que más ha evolucionado desde su primera aparición hace ya más de 70 años. Inicialmente presentado como un vulgar y simpático malhechor, luego como un poderoso gangster con mil recursos a su disposición, imposible de incriminar en sus fechorías, al que finalmente se le ha sumado el hecho de pertenecer a uno de los linajes más antiguos de Gotham, único heredero de una de sus primeras y más distinguidas familias, los Cobblepot.

Es en dicha última faceta donde el guionista se apoya para construir esta nueva historia. El Pingüino quiere honrar su apellido y ser reconocido como el principal benefactor de la ciudad, pero entre él y su objetivo se encuentra Bruce Wayne, así que en él está ahora plantado su principal foco de atención. Como no podía ser de otra manera, el bueno de Oswald intentará salirse con la suya de la forma que mejor sabe hacerlo, apelando a su lado más oscuro.

Comenzamos entonces con Batman ocupado con varios golpes que vienen ocurriendo en diferentes puntos de la ciudad, los cuales parecen estar orquestados por la misma mente criminal. Alguien intenta mantenerlo ocupado, hecho que afecta principalmente a Bruce Wayne, quien debería estar presente en la inauguración del ala "Martha Wayne" del Centro Comunitario Neville y por motivos desconocidos parece estar demorado.

La cosa se pone más interesante cuando Batman descubre que irónicamente el objetivo real de toda esta movida es atentar contra Bruce Wayne, cuando éste haga acto de presencia en mencionada ceremonia inaugural. Lo que nuestro héroe aún no sabe es que esto es simplemente la punta del iceberg de una noche donde las sorpresas no dejarán de caerle.

John Layman nos presenta un guión bastante dinámico que rápidamente nos pone en acción y así continúa hasta que el número termina. Por su parte, Jason Fabok sigue demostrando el excelente nivel que le vimos en el pasado anual del personaje. El combo guionista/dibujante conseguido está a la altura de las circunstancias y el final de este primer (treceavo) número invita a seguir leyendo.

El cómic tiene además una correcta historia complementaria, guionada por el propio Layman, ahora dibujada por Andy Clarke. Su protagonista es Ogilvy, mano derecha del Pingüino que ya conocemos de la historia central. En esta ocasión sabremos más acerca de su forma de pensar y del por qué de su lealtad hacia su jefe, tal parece que Ogilvy será pieza fundamental en los números por venir.

Con lo poco mostrado hasta ahora, Detective Comics vuelve a convertirse en una serie a tener en cuenta. Sabrán más de ella en esta misma columna, cuando este nuevo arco llegue a su fin.

Reseña: Detective Comics #13

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3