Home Columnas Reseñology Reseña: Detective Comics #26

Reseña: Detective Comics #26

Por el Reseñology
Reseña: Detective Comics #26

Después de incontables backups, Man-Bat consigue un número para él solito. La batalla final entre hombre murciélago y murciélago hombre llega a su climax, y el doctor Langstrom tendrá que replantearse su vida de aquí en más.

Reseña: Detective Comics #26

Reseña: Detective Comics #26Los meses transcurrían y la historia de Kirk Langstrom que veníamos teniendo en cada backup era por momentos, y a pesar de sus pocas páginas, el verdadero atractivo de Detective. Algo que se acentuó con el pasado arco de The Wrath.

Así que tras un número de abstinencia (dedicado al "Zero Year") recuperamos el arco de Man-Bat y esta vez de forma exclusiva, con cada una de las 22 páginas del #26 a su disposición. Noten que dije 22 y no las 32 habituales de esta serie. Efectivamente, la cantidad de páginas cayó pero no así su precio, que se mantuvo en US$3,99. Muy mal ahí, señores de DC.

Y hablando de abstinencia, la producida por el suero Man-Bat parece bastante dura de sobrellevar. La necesidad de inyectarse esa porquería en las venas ha venido siendo un problema difícil de manejar para la familia Langstrom, que ha visto cómo jeringa a jeringa las cosas se fueron desmoronando. Cabe aclarar que los oscuros designios de Industrias Caldwell también han tenido su que ver.

Todo lo anterior es algo que ya fuimos descubriendo en las pasadas entregas, y creo que es allí en donde este número muestra alguna falla. Por momentos resulta ser un resumen de cosas sabidas de antemano, con algunos detalles extra que sin ser revelaciones en si mismas, refuerzan o confirman revelaciones previas. No digo que esto haya sido un despropósito, pero no pude evitar abordar esas páginas diciéndome "a mi esto ya me lo contaron" porque, efectivamente, así fue.

Más allá de eso, tenemos un número con buenos niveles de acción que se lee rapidísimo (la menor cantidad de páginas también ayuda bastante), siguiendo una fórmula muchas veces explotada con personajes que primero se enfrentan y luego se unen para combatir un problema aún mayor y que incumbe a ambas partes, y que por ser esto Batman, mezcla lo heroico con lo sobrenatural, con uno o más murciélagos como protagonistas. Porque si hay algo que no le falta a este número, eso son murciélagos (páginas, algunas).

Pero Batman siempre tiene un as en la manga y en esta historia veremos que no va a ser la excepción. Como también sucede con John Layman (esta vez con muy lindos dibujos de Aaron Lopresti, que logra que Fabok no se eche en falta) que siempre se las arregla para cerrar sus arcos dejándonos algo picando, y que al muy sotreta le asegura que estemos nuevamente al firme para el próximo número.

Si queremos entender la escena que cierra el arco (no busquen la historia backup, ya les dije que no hay) no queda otra que ponernos a leer Gothtopia al mes siguiente, en un nuevo número especial con muchas más páginas de las habituales... ni les digo cuántas más respecto a este.

La sensación que me quedó tras terminar el cómic es la de una historia que dio todo de si cuando funcionaba como backup, pero que al momento de pasar al frente no supo explotar debidamente y se mantuvo en lo que había mostrado hasta ese momento. Cerrando en forma correcta sin más, sabiendo que con eso ya le alcanzaba.

Le doy un poco más de crédito porque el arco en sí estuvo bueno, y el cliffhanger final tampoco se quedó atrás.

Reseña: Detective Comics #26

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3