Home Columnas Reseñology Reseña: Hawkeye #4

Reseña: Hawkeye #4

Por el Reseñology

Reseña: Hawkeye #4Este mes Matt Fraction perdió a David Aja, su colaborador habitual. Y para colmo, nos presenta la mitad de una historia de dos números, todo un exceso para la serie. Por suerte el reemplazo en el arte es Javier Pulido y el resultado final es otro muy buen cómic.

Reseña: Hawkeye #4

Reseña: Hawkeye #4Como pudo verse en algún número anterior de esta gran serie, Hawkeye no vacila en utilizar sus flechas para hacerles un considerable daño a sus enemigos. Y por más que se diga que no van a morir, los tipos que reciben flechazos en los ojos deben pasar un momento bastante jorobado.

Eso le pasó a un dictador, cuyo asesinato en manos de Hawkeye quedó filmado en una cinta, que será subastada entre la comunidad de villanos. S.H.I.E.L.D. no puede permitir que esas imágenes salgan a la luz, así que el arquero violeta deberá viajar hasta el sudeste de Asia y conseguirla, de la manera que sea.

La aventura de este mes (primera de dos partes) tiene menos acción, aunque no disminuye la cantidad ni la calidad del humor. Un gag recurrente muestra a Clint llevado por la fuerza en innumerables ocasiones, recibiendo golpes en algunas y dándolos en otras. Otros momentos memorables ocurren encima de un taxi de Madripoor.

Javier Pulido es un tipo cuyo trabajo disfruté muchísimo en la serie de Human Target que publicaba Vertigo, y aquí se aprovecha la simplicidad de su estilo tanto en las escenas conversadas como en las que ocurren cosas (aunque, cabe aclarar, gran parte de la acción de este cómic transcurre en el espacio en blanco entre viñeta y viñeta).

Así que habrá empleados de seguridad del aeropuerto, ninjas, agentes de S.H.I.E.L.D. y algunos nombres conocidos del bajo mundo de la Tierra 616. Estos últimos, deseosos por adueñarse de un material que pondría en jaque al gobierno de Estados Unidos, por su vinculación directa en la muerte filmada.

El cuarto número guionado por Matt Fraction no alcanza la excelencia de otros porque falta la conclusión de la historia y porque la sorpresa final tiene poco de sorpresiva si uno está esperando la vuelta de tuerca. Vuelta de tuerca que, además, pierde fuerza con un dibujante que no se destaca particularmente por hacer caras que se diferencien tanto unas de otras.

Resta leer la conclusión de la aventura. Pero queda claro el buen camino que ha tomado la serie, con artistas suplentes de categoría y la simpleza del guionista al contar pequeñas grandes historias.

Reseña: Hawkeye #4

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3