Home Columnas Reseñology Reseña: Indestructible Hulk #1

Reseña: Indestructible Hulk #1

Por el Reseñology

Reseña: Indestructible Hulk #1En una nueva parada del proyecto Marvel Now, ahora le tocó el turno al Indestructible Hulk de Mark Waid y Leinil Francis Yu. Un excelente número uno en el que Waid ratifica su gran momento, y sienta las bases de un futuro muy promisorio para nuestro gigante verde favorito.

Reseña: Indestructible Hulk #1

Reseña: Indestructible Hulk #1Hay un momento en la carrera del jugador de fútbol (del buen jugador de fútbol) en el que alcanza tal grado de madurez que, como si se tratase de un iluminado, de repente comienza a estar un paso adelante del resto, visualizando jugadas imposibles, escatimando movimientos (lo que antes hacía en dos o tres tiempos ahora lo hace en uno) o ejecutando pases con exactitud quirúrgica que se meten como una puñalada en la defensa rival. Vos me dirás "ta, como le pasa hoy en día al Chino Recoba". No te equivoques, Recoba siempre fue un muerto y lo sigue siendo.

Algo de eso está sucediendo con Mark Waid, un guionista consagrado (un veterano de la industria) quien atraviesa un momento muy singular de su carrera, de alta creatividad, publicando títulos muy diversos entre sí pero igualmente excelentes. Su Daredevil, que cambió diametralmente el tono oscuro que venía arrastrando el personaje en la última década, quizás sea la mejor serie de Marvel en la actualidad. Como si fuese poco, recientemente puso punto final a la no menos genial Irredeemable (que ya reseñamos en su momento), y acaba de cerrar una muy entretenida miniserie de Rocketeer para IDW. Como dicen los gringos, Waid está on fire. Si a alguien le queda alguna duda, debería chequear Indestructible Hulk #1.

Son varios los motivos que justifican a este número como un gran arranque de serie. No caben dudas que la idea detrás de Marvel Now fue la de, entre otras cosas, capitalizar el enorme éxito generado por la película de los Avengers y atraer a posibles nuevos lectores cuyo único registro de los personajes es el brindado por Whedon y compañía. Precisamente, uno de las más gratas sorpresas de la película fue la caracterización de Hulk, hecho que contó con el apoyo prácticamente unánime del público, ya fuese comiquero o no.

¿Qué es lo que hace entonces Waid? Introduce algunas caras conocidas del universo fílmico (los agentes de S.H.I.E.L.D., Hill y Coulson), toma ciertos elementos del más reciente Hulk en viñetas y, además, propone un par de vueltas de tuerca en la personalidad de Bruce Banner que le dan un claro sentido a las historias que vendrán.

Como si se tratase de una película de Tarantino, prácticamente la mitad de este número transcurre con la agente Hill y Banner conversando en una cafetería. Sin embargo, al igual que sucede en las historias del gran Quentin, esos largos minutos dialogados en lugar de detener la trama, la aceleran.

Banner llegó a la conclusión que ya no tiene sentido buscar una cura a su condición, y por lo tanto, ha decidido convivir con su demonio verde interior. Para ello, no se le ocurre mejor idea que ofrecer sus servicios a S.H.I.E.L.D., no sin antes imponer algunas condiciones. La lógica de su pensamiento es muy sencilla: tenemos este problema, tratemos de buscarle una solución que convenga a todos.

Los excelentes diálogos de Waid hacen que el tránsito por esas páginas sea muy disfrutable, y el sólo pensar el desastre que hubiese sido en otras manos menos competentes, le otorga un doble mérito.

Reseña: Indestructible Hulk #1

Alfred Hitchcock decía que hay dos maneras de filmar una escena en la que dos personas están conversando y una bomba colocada debajo de la mesa está a punto de explotar. Una de ellas sería no mostrar en ningún momento la bomba. Cuando ella explote, el espectador se verá conmovido, pero apenas por unos segundos. La otra (para Hitchcock, la más eficaz), consiste en intercalar en distintos momentos de la conversación el avance del reloj de la bomba hasta el momento en que la misma estalla. De esta manera, el espectador, consciente de lo que sucederá, vivirá un momento más prolongado de tensión.

Waid, quien parece hacer suyas las palabras del maestro del suspenso, utiliza de manera muy inteligente un recurso similar, intercalando viñetas que muestran el reloj de la cafetería. En este caso, el mismo parecería cumplir una doble función, en tanto juega con la eventualidad de un posible estallido de Banner (una verdadera bomba de tiempo), pero también con el transcurrir de los minutos para llegar a la hora en que los agentes de S.H.I.E.L.D. darán un golpe sorpresa al búnker del villano Mad Thinker. Por supuesto, ese es el momento en que Hulk entra en acción, demostrándole a Hill que su "pase" vale cada centavo invertido.

En el arte, Waid cuenta con buena compañía, gracias a los lápices del filipino Leinil Francis Yu. Quienes estén emparentados con sus trabajos anteriores, sabrán que el fuerte de Yu está precisamente en los momentos más cinéticos. Paradójicamente, en esta oportunidad se destaca la forma en la que maneja los pasajes conversados, con una diagramación de página bastante tradicional (y con sus ya clásicas cabezas parlantes que dan la impresión de salirse de la viñeta) pero no por eso poco efectiva. Cuando la historia entra en el terreno de los golpes, Yu opta por viñetas en plan widescreen, con algunas elecciones de estilo que tienen una clara influencia de la historieta japonesa. La paleta de colores seleccionada por Sunny Gho complementan de muy buena manera su trabajo.

En resumidas cuentas, un excelente número uno en el que Waid hace parecer fácil algo que en realidad no lo es. Sino, alguien que me diga cuántos números 1 de cinco estrellas hay en la vuelta. Por ahora, no muchos más que éste.

Reseña: Indestructible Hulk #1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3