Home Columnas Reseñology Reseña: Spaceman #1

Reseña: Spaceman #1

Por el Reseñology

Reseña: Spaceman #1Luego del éxito de "100 Balas", Brian Azzarello y Eduardo Risso vuelven a unirse para contar la historia de un hombre creado para ser astronauta, pero que nunca lo logró. Poco sabremos de su vida en este número, pero será suficiente para querer saber más.

Reseña: Spaceman #1

Reseña: Spaceman #1No es tan sencillo "entrarle" a Spaceman, sobre todo en esta era de múltiples distracciones. Brian Azzarello teje una historia fragmentada y con un lenguaje al que cuesta acostumbrarse. Decí que Eduardo Risso crea (como siempre) ambientes tan agradables a la vista, que uno sigue leyendo y la cosa va a entrando en su (bueno en MI) torpe cabezota.

Orson es un ser casi humano, creado genéticamente con huesos más densos para soportar un viaje hasta Marte. Lamentablemente para él, la carrera espacial terminó y él se quedó con las ganas de viajar, aunque suele fantasear en sueños con la vida que pudo haber tenido.

Nuestro protagonista es un "gigante bueno" que vive en un futuro que podría ser "camino a Transmetropolitan", con desarrollos tecnológicos destinados al placer carnal, nuevas drogas e información circulando por todas partes. Como contrapartida, la pobreza y el crimen siguen igual o peor que en la actualidad.

Al mismo tiempo, el lenguaje también cambió y algún globito puede necesitar una segunda lectura hasta entender que "zeein" es "sleeping" o que se usa "brain" como verbo en lugar de "think". Parece que finalmente los SMS pudrieron el bocho de la humanidá.

En el primer número, además de contar la historia de Orson (quien luego de una cita de cibersexo se interna en el mar para pescar chatarra), relata el secuestro de uno de los hijos de una pareja de actores de Hollywood, que periódicamente realiza un reality en el que el niño ganador es adoptado. Cualquier similitud con Pitt y Jolie...

Como ocurre en estos casos, las historias se terminarán uniendo.

El dibujo es una hermosura, y cada escenario (Marte, la ciudad portuaria, la escena del crimen) tiene una paleta de colores única. Merece mencionarse el trabajo de Trish Mulvihill y Giulia Brusco, que resalta el arte de Risso.

Con más preguntas que respuestas (aunque quizás lo justo sería llamarlas "incógnitas"), Spaceman presenta un mundo y deja un conflicto plantado para el siguiente capítulo. El pedigree de los creadores hace que uno confíe en que mantenga el nivel e incluso lo levante cuando la trama principal se ponga en marcha.

Reseña: Spaceman #1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3