Home Columnas Reseñology Reseña: Swamp Thing #0

Reseña: Swamp Thing #0

Por el Reseñology

Reseña: Swamp Thing #0Arcane se está convirtiendo en el Deadpool de Animal Man y esta serie. Pestañeás y el tipo está saliendo de abajo de una piel para hacer de las suyas. En esta ocasión es el protagonista de una mirada hacia el pasado de Alec Holland. Pero sólo el que no marea.

Reseña: Swamp Thing #0

Reseña: Swamp Thing #0La historia de la Cosa del Pantano, allá en la época de Alan Moore, es bastante conocida. Alec Holland murió en un pantano, con una extraña sustancia mezclada en el agua, y de allí salió el bicho verde. Un día el bicho verde descubrió que no era Alec, sino una planta que creía ser él.

Años más tarde, al final de un mega evento de DC, Alec resucitó. A partir de ese momento, las piezas fueron cayendo para que se transformara, ahora sí por primera vez, en el avatar del Mundo Vegetal.

Este número cero vuelve al origen de Holland y a la figurita repetida de Anton Arcane como campeón de lo Podrido, tercera pata de la ecuación que completan lo Verde y lo Rojo (el Mundo Animal).

Arcane viene matando campeones de los otros dos mundos desde hace tiempo, y la historia comienza con el deceso de uno de ellos, el mismo que pudimos ver en el anual de Animal Man.

Después de una clásica historia de no-es-lo-que-parece, aparecemos en la vida de Holland muy poquitas horas antes de su muerte. En el medio, Arcane protagoniza una suerte de "clip" con algunas muertes de sus enemigos, que incluye una de las imágenes más perturbadoras de esta serie, y eso es decir bastante, con un avatar que muere a mano (nunca mejor dicho) de uno de los Un-Men.

A diferencia del origen remozado de Animal Man (es imposible hablar de una serie sin referirse a la otra), este parece más toqueteado, más "retconeado", si se me permite la palabra. Y se me va a permitir porque la reseña es mía y la retconeo cuando quiero.

Arcane es testigo de los últimos momentos de Holland metido debajo de la piel de uno de sus colaboradores y hasta de su mujer. Uno, sin tener conocimiento minucioso del origen pre-52 de Swamp Thing, siente esa presencia como una molestia. Como una molestia debajo de la piel, justamente.

De cualquier manera, lo peor está al final, cuando por razones lógicas (para no marear al lector) se omiten años reales y años ficcionales de esta serie. De la explosión que liquidó a Holland pasamos a su resurrección, sin mencionar todo lo que pasó en el medio... y sin mencionar cómo cuernos regresó.

Scott Snyder podría haber elegido otra forma de contar esos momentos de la vida de Holland sin tener que cuidarse tanto por la continuidad de DC. De cualquier manera, escenas como la que abre el número y como la del Un-Men asesino sirven para que el cómic tenga una buena nota.

También ayuda Kano, claro está. Con Marco Rudy quizás la cosa se hubiera decantado por un "aceptable", pero los dibujos de José Ángel Cano López le hacen mucho bien a la historia (el colorista también) y dan ganas de tenerlo nuevamente por aquí, pantaneando.

Reseña: Swamp Thing #0
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3