Home Columnas Reseñology Reseña: Swamp Thing #12

Reseña: Swamp Thing #12

Por el Reseñology

Reseña: Swamp Thing #12Scott Snyder y Jeff Lemire continúan escribiendo en conjunto el prólogo a la historia más esperada desde que comenzaron las dos series. En esta segunda parte, la calidad se ve resentida por el dibujo, que  no logra vestir alguna de las escenas más extensas de este número.

Reseña: Swamp Thing #12

Reseña: Swamp Thing #12En el capítulo anterior de Rotworld: Prólogo, Swamp Thing y su amiguito Animal Man se zambullían en un pozo desagradable que los llevó justo al centro del mundo de la putrefacción. Mientras tanto, los seres queridos de ambos quedaban solitos, esperando su regreso, al acecho de los malos que salían de ese mismo charco.

La única forma de derrotarlos será sellando el charco, con la excepción de un pequeño agujerito por el que Alec Holland está colgando cual bungee jumping vegetal. Más vale que Buddy no se aleje mucho, porque él no tiene una línea directa para volver a la superficie.

Si en el primer capítulo teníamos al dibujante titular comandando las acciones, aquí es Marco "el Muletto" Ruddy el encargado de ilustrar el peligroso descenso de los héroes por el reino podrido. Y su desempeño es irregular, independientemente de lo mucho que pueda extrañarse a Yanick Paquette.

Una extensa conversación entre Alec y Buddy (guionada en conjunto por Scott Snyder y Jeff Lemire, como todo el prólogo) se desarrolla mientras bajan por una escalera de huesos, y el artista no parece aprovechar la página de la mejor manera. A eso se le suman algunos rostros a lo largo del cómic que saltan a la vista y no por lo bien dibujados.

Husmeando un poco por la página de créditos, descubro la presencia de otros entintadores además del propio Rudy, y debo mencionar que la calidad de la página final mejora cuando son otros los que terminan la faena.

Volviendo a la historia, la conexión entre ambos mundos se verá cortada, y desde arriba Abby Arcane deberá tomar el mando. Ella sabe cómo combatir al enemigo, no se olviden que tiene parte de sus poderes (y por un ratito hace unos meses se había convertido en toda una Podrida con P mayúscula).

Y si el mes pasado la pequeña Maxine estaba encargada de la sinopsis, esta vez es el malvado Anton Arcane el que recapitula lo ocurrido en esta serie durante los meses anteriores, al tiempo que revela que no todo era lo que parecía. La explicación parece un poco traída de los pelos (o al menos demasiado conveniente), pero se trata de un cadáver, un hombre brócoli y un rubio vestido de cuero, peleando sobre una costilla flotante. Lo permitiremos.

Arcane revela que con haberlos tenido allí abajo, los terroristas ganaron. Perdón, los putrefactos ganaron. Y los manda de regreso a un planeta Tierra devastado, en donde cada uno de ellos se prepara para enfrentarse a... no tan rápido, porque el número siguiente es el #0, así que eso ocurrirá recién en octubre.

El número se resiente por el dibujo de Rudy (entintado por Rudy) y por demasiada conversación en la escalera de huesitos. Es la más floja de las dos mitades del prólogo, pero en conjunto forman una muy buena lectura.

Reseña: Swamp Thing #12

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3