Home Columnas Reseñology Reseña: Swamp Thing #5

Reseña: Swamp Thing #5

Por el Reseñology

Reseña: Swamp Thing #5Alec Holland no quiere ser la Cosa del Pantano. Nunca lo fue y no tiene ganas de comenzar ahora. Pero el encuentro contra un poderoso enemigo y el peligro que corre toda la flora del planeta lo harían cambiar de opinión. Mientras tanto, sólo resta disfrutar de este gran título.

Reseña: Swamp Thing #5

Reseña: Swamp Thing #5En los números anteriores reconocí por este medio que no extrañé el arte de Yanick Paquette, ya que los suplentes habían realizado una buena tarea jugando con la diagramación de la página y presentando a los personajes. Sin embargo, su regreso en este número hace que los dibujos salten de la página y te golpeen en el mentón. Y fue realmente disfrutable encontrarlo de nuevo.

Las facciones formadas hace algunos números, finalmente se encuentran frente a frente. Por un lado, Alec Holland (el hombre que nunca fue Swamp Thing pero que tiene el deber de serlo) y Abby Arcane (la mujer que conoció la cosa de la Cosa del Pantano). Por el otro, el niño de la burbuja (en realidad era un cubo de plástico transparente, pero así se entiende mejor).

El botija tiene alguna clase de control sobre las partes muertas de los seres vivos, y el encuentro ocurre cerca de un matadero, así que imaginen qué bando tiene la ventaja. Por suerte, Alec comienza a sentirse cómodo con la misión que le encomendó la naturaleza. La defensa llegará al mejor estilo de Poison Ivy.

Scott Snyder sabe aprovechar al gran dibujante que tiene, y enfrenta a un montón de animales de corral en estado de descomposición contra ramas que salen desde abajo del pavimento.

El capítulo termina, cuando no, con los malos triunfantes. Luego del momento más íntimo de Alec y Abby hasta ahora, se dan cuenta de que algo anda mal. No queda claro si fue por el beso (varias veces le advirtieron a Holland que no se juntara con esa chusma) o porque un representante del bando enemigo llegó hasta el mítico Parlamento de los Árboles, un lugar en donde los más poderosos se reúnen y no hacen cosa alguna. Debe ser la definición de "Parlamento".

Snyder siente un gran respeto por el material original, pero no al nivel de Bryan Singer y su "Superman Returns", sino que construye a partir de la mitología de Alan Moore y sus secuaces. La nueva construcción sigue siendo muy interesante de leer, y promete más para el próximo número. Allí estaré.

Reseña: Swamp Thing #5

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3