Home Columnas Reseñology Reseña: The Manhattan Projects #1

Reseña: The Manhattan Projects #1

Por el Reseñology

Reseña: The Manhattan Projects #1Jonathan Hickman vuelve a presentarnos una idea digerible pero que él dota de profundidad. El Proyecto Manhattan, productor de la primera bomba atómica, en realidad se dedicaba a un montón de cosas imposibles, como comprobará Robert Oppenheimer en su primer día de trabajo.

Reseña: The Manhattan Projects #1

Reseña: The Manhattan Projects #1"¿Y si el departamento de Investigación y Desarrollo creado para producir la primera bomba atómica fuera una fachada para una serie de otros programas, más inusuales? ¿Y si la unión de las mentes más brillantes de una generación fueran no una señal de optimismo, sino una premonición? ¿Y si todo... saliera mal?".

Esta descripción de The Manhattan Projects, una de las últimas series del prolífico Jonathan Hickman, no pertenece a una nota periodística sino que está literalmente en la tapa del cómic. Hickman, quien siempre dota a sus cómics de una gran dosis de diseño gráfico, sorprende con una portada informativa, sin poses repetidas sino texto y un logo.

Pasando de página (tirando de una esquina o cruzando el dígito sobre la pantalla) nos encontramos con mucho más que eso. Porque el guionista sabe que no alcanza con una linda forma, sino que hay que acompañarla con contenido acorde.

Para ello cuenta con la ayuda de Nick Pitarra, quien de arranque ya tiene nombre que podría haber pertenecido a un macarra de historietas españolas, y que ya hizo equipo con Hickman en "The Red Wing". Sus dibujos, que recuerdan a un Geoff Darrow o Frank Quitely, son perfectos para la historia.

Como menciona el párrafo de la tapa, todo gira en relación al Proyecto Manhattan, programa real de Estados Unidos entre 1942 y 1946. Todo comienza en 1942, con el reclutamiento de Robert Oppenheimer.

El físico es el verdadero protagonista del cómic, ya que la dupla creativa se dedica a presentarnos el proyecto durante el primer día de trabajo de Robert, en donde rápidamente descubrimos que, como decía la portada, Manhattan no es sólo la bomba atómica sino "cosas mucho más interesantes", del estilo morrisoneano.

Estas escenas se intercalan con la biografía de Robert y su hermano mellizo, Joseph. Mientras que el primero estudió en numerosas universidades y se convirtió en pilar del mundo científico, el otro fue internado en un psiquiátrico luego de asesinar a quince personas. Otra que Charles Xavier y Cassandra Nova.

No todo es exposición, porque el número incluye una delirante invasión de Robots Kamikazes impulsados por el poder Zen de los Budistas de la Muerte. "¡Vuélalos en pedazos, Oppenheimer!", le grita el general Groves al científico ubicado tras una ametralladora.

Habrá tiempo (bueno, 'espacio', pero ustedes me entienden) para que revelen un dato que dejará al lector deseoso de conocer el resto de la historia. Aún sin esta vuelta de tuerca, ya se vislumbra un universo retorcido y delirante, pero muy entretenido. Hickmaneano.

Reseña: The Manhattan Projects #1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3