Home Columnas Reseñology Reseña: The Manhattan Projects #2

Reseña: The Manhattan Projects #2

Por el Reseñology

Reseña: The Manhattan Projects #2Si en el primer número de la serie el gran protagonista era Oppenheimer, aquí la cosa está dividida entre varios ingenieros y físicos que existieron en el mundo real. La dupla creativa sigue cumpliendo, esta vez con más conversación pero no por eso menos entretenimiento.

Reseña: The Manhattan Projects #2

Reseña: The Manhattan Projects #2El primer número de The Manhattan Projects servía para introducir ese "Think Tank" de científicos reunidos por el gobierno estadounidense, con el supuesto propósito de ganar la Segunda Guerra Mundial. Aunque detrás de eso había una misión mucho más compleja.

Pese al cameo de Albert Einstein, los protagonistas casi exclusivos del debut habían sido el general Groves (el reclutador) y el doctor Robert Oppenheimer, de quien descubrimos un temible secreto sobre el final.

Este mes se abre la cancha y el elenco se amplía de manera dramática. Primero comenzamos por el pasado de otros dos científicos: Wernher von Braun y Richard Feynman. Al primero lo encontramos entre los alemanes, con un brazo mecánico y un interlocutor muy especial. El segundo está frente al espejo, completamente enamorado de su figura.

Cuando llegamos al "ahora" del cómic, podemos apreciar los primeros parlamentos de un Albert Einstein que en lo visual está a medio camino entre Leo Maslíah y Walter Matthau. En cuanto a su personalidad, queda claro que es un tipo jodido con el que no conviene meterse.

La "Liga de Físicos Justicieros", basada en personajes reales que tuvieron relación con el Proyecto Manhattan, tiene a Feynman, Oppenheimer y Einstein. La completan Harry Danghlian (el verdadero se expuso a la radioactividad y murió; el del cómic se transformó en una suerte de Ghost Rider) y Enrico Fermi.

La segunda mitad del cómic está impulsada por un mensaje del presidente Roosevelt, quien los conmina a reclutar científicos nazis para trabajar con ellos. El encargado de viajar tras las filas enemigas y convencerlos será Feynman. Recuerden el principio del cómic. ¿Con quién se encontrará? Pista: tiene un brazo mecánico.

Será un momento definitorio para ambos, pero sobre todo para el alemán, quien demostrará su inteligencia y total falta de escrúpulos, con un plan perfecto para volverse imprescindible ante los yanquis.

Con todo, éste es un número menos delirante. Muchas situaciones podrían verse en el mundo real (más allá del Torii teletransportador y el mencionado Daghlian fluorescente). Como primer capítulo de una serie no habría sido tan efectivo, pero luego del despelote presenciado el mes anterior, este descanso incluso es bienvenido.

El arte de Nick Pitarra sigue en gran nivel. En algunas páginas su dibujo se ve más limpio, con un trazo más definido, y esto le juega en contra. El mejor Pitarra es el tembloroso.

Jonathan Hickman nos vendió un buzón explosivo multicolor, con personajes históricos envueltos en situaciones imposibles. Y demostró que puede hacerlo funcionar sin la necesidad de mostrar grandes matanzas a punta de metralleta. A veces alcanza con diálogos interesantes entre maestros del mundo de la física. Eso sí es talento.

Reseña: The Manhattan Projects #2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3