Home Columnas Reseñology Reseña: The Manhattan Projects #4

Reseña: The Manhattan Projects #4

Por el Reseñology

Reseña: The Manhattan Projects #4Las aventuras de un grupo de científicos delirantes continúan con una escena de contacto con seres extraterrestres y un portal interdimensional construido por Albert Einstein. Sin embargo, tantos conceptos disparatados pueden hacer que el lector se acostumbre.

Reseña: The Manhattan Projects #4

Reseña: The Manhattan Projects #4Cuatro números después, Jonathan Hickman continúa ampliando la mitología de su versión del Proyecto Manhattan. Esta vez, todo comienza con una comitiva que viaja hasta Nuevo México para hacer un contacto con seres de otro mundo.

Como ocurrió con otros eventos de la serie, nada es lo que parece. Los extraterrestres esperados a la cita no se presentan, y en su lugar lo hacen los integrantes de otro imperio galáctico. Estos, en un idioma inentendible para los humanos, les cuentan que exterminaron a la primera raza, incendiaron sus planetas, comieron a sus niños y robaron toda la tecnología que habían acumulado. Se veían tan lindos...

Después de este preludio, Albert Einstein es quien protagoniza la historia central del cómic. En su pasado, con la inspiración que lo llevó a crear una suerte de puerta dimensional, y en el presente, buscando ponerla en funcionamiento con la ayuda de Richard Feynman.

Dos detalles juegan en contra de este número, que no llega hasta los niveles de calidad de los tres anteriores. Irónicamente, los dos detalles están relacionados con lo que ocurrió hasta ahora en la serie.

Desde que comenzó, el guionista ha volcado una gran cantidad de ideas en el papel. Y estamos en el punto en que, al menos personalmente, el título dejó de sorprender. Ya sabemos de lo que Hickman es capaz, así que sus conceptos pierden ese "valor de shock" y tienen que empezar a valerse por sí mismos.

Si los extraterrestres del comienzo no vuelven a aparecer y sólo se trató de otro de "esos" momentos, será una pérdida de efectividad.

El otro detalle refiere al primer número y a lo que ocurre con Einstein en esta historia, que recuerda demasiado a la revelación de Oppenheimer al final del capítulo 1. Por caminos diferentes se estaría llegando a un desenlace similar, si es que Hickman no está reteniendo información, algo que es totalmente factible.

The Manhattan Projects sigue siendo un buen cómic, con una densidad de ideas que supera a la gran mayoría de los títulos que pueden conseguirse. Pero ese par de bachecitos, y el trazo apurado de Nick Pitarra en varias viñetas le bajan un poco mi evaluación final. Veremos que ocurre el mes que viene.

Reseña: The Manhattan Projects #4

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3