Home Columnas Reseñology Reseña: The Sandman Overture #2

Reseña: The Sandman Overture #2

Por el Reseñology
Reseña: The Sandman Overture #2

Gaiman continúa tras los pasos de Morfeo por el Reino de los Sueños. Varias de las premisas que nos presentó en el primer número comienzan a tomar forma y a definir el rumbo que tomará la aventura. Sin tampoco olvidarse de seguir sumando elementos a la mitología de los Eternos.

Reseña: The Sandman Overture #2

Reseña: The Sandman Overture #2Si pensabas como yo, amable lector, que esto sería nomás una precuela, Neil y su prosa nos van a sorprender ya desde la primera página de este segundo número.

Somos trasladados a la actualidad, para ver en qué anda la más reciente encarnación del Sueño y parte de su troupe, así como también el reino que los vio crecer.

Como venimos viendo desde la serie original, los lores del Sueño tienen por costumbre ausentarse cada tanto de sus deberes y salir a darse una vuelta por las experiencias oníricas de los demás. Y en esta oportunidad el quelesjedi continúa con la tradición.

Sueño se presenta ante Hettie, La Loca, otro de los personajes que se arrastran de la primera aventura y que ya desde entonces demostraba ser menos loca de lo que su mote sugería. La señora ha vivido mucho y sabe ver cosas que nadie más ve, y seguramente sean sus años los que hacen que se olvide dónde deja las cosas.

Gaiman emplea a Hettie como una especie de ligadura entre el viejo y querido aspecto del Sueño y este otro nuevecito de paquete, y a través de este team-up comienza a prepararnos una aventura que se irá desarrollando en varios frentes.

Tras dejarnos con las ganas de seguir degustando lo que se cocina en el presente, regresamos al pasado, al punto donde nos quedamos al final del primer número. Morfeo se encuentra en un cónclave junto al resto de los aspectos de su ser, así que básicamente lo que está haciendo es hablando solo, conociéndose a si mismo y descubriendo una vez más que algo o alguien ha antentado contra su reino y el orden establecido.

Como toda historia de Gaiman, este número tiene sus momentos Kodak y sus momentos crípticos. Presenciar esa charla consigo mismo, que es a su vez una charla con muchos otros, produce unos diálogos bastante divertidos al mismo tiempo que reveladores.

Para seguir sumando elementos a la historia, conocemos a un nuevo y misterioso personaje del que por el momento nomás sabemos que su nombre es Glory y que pertenece a un importante grupo conocido como El Primer Círculo. A través de él nos enteramos que el universo está por estirar la pata y todo apunta a que se trata de una nueva cagada de Morfeo.

Gaiman tampoco pierde el tiempo para enriquecer un poco más a su familia más famosa, y nos despide de este número con una nueva gran revelación relacionada con los eternos. ¿Quién se sentaría en la punta de la mesa de sus viejas cenas en familia?

Ya vimos cómo la historia de Gaiman ha ganado en interés. Sin embargo hay algo que permanece inalterado, y eso es el dibujo de Williams III, un lujo que podemos seguirnos dando y que gracias a Destino no se perdió luego del Batwoman-gate.

Si en algo parecía fallar el primer número, era en su dificultad para divisar por dónde iría el argumento. En esta oportunidad Gaiman no sólo aclara un poco las cosas sino que va más allá, preparando diferentes caminos que ahora no queda otra que seguir para ver en dónde terminarán. Disfrutemos del viaje mientras tanto.

Reseña: The Sandman Overture #2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3