Home Columnas Reseñology Reseña: Thief of Thieves #1

Reseña: Thief of Thieves #1

Por el Reseñology

Reseña: Thief of Thieves #1Después de tantos zombis, Robert Kirkman decidió enfocarse en el mundo de aquellos que planifican y llevan a cabo los más imposibles robos. Veremos en acción al Messi de los ladrones, en una serie que también será adaptada para la televisión. Desde el cómic ya promete.

Reseña: Thief of Thieves #1

Reseña: Thief of Thieves #1Lo bueno (y malo al mismo tiempo) de ComiXology, es que uno puede navegar por una enorme lista de cómics y agregarlos a su colección en pocos segundos. Recordando aquel pasado lejano en que uno recorría el Previews y elegía un par de series para "darles una oportunidad", me encontré llevando en el carrito dos o tres cosillas de Image.

Una de ellas fue "Thief of Thieves", serie pergeñada por Robert Kirkman ("The Walking Dead") en la que decidió trabajar de un modo similar al de algunas producciones televisivas, y tener guionistas rotativos con los que compartir la carga laboral.

El número 1 salió en el mes de febrero, pero recién lo compré a principios de este mes. Pocos días más tarde, la cadena AMC anunció que lo adaptaría para la televisión, así que (al menos por una vez) me convertí en la Mirtha Legrand del cómic y le traje suerte a Robert Kirkman. Ojalá hagas un pesito, Robert, seguro lo estás precisando.

Este arco cuenta con la colaboración de Nick Spencer (T.H.U.N.D.E.R. Agents, Morning Glories), y el siempre elegante dibujo de Shawn Martinbrough, recordado por su pasaje por Detective Comics con Greg Rucka en los guiones y una paleta reducida de colores.

Los tres se dedican a contar la historia de Redmond, el Messi de los ladrones, que dedica su vida a planificar y llevar a cabo escenas que parecen salidas de "Misión Imposible" pero con la diferencia de que el que las ejecuta es malo. No se preocupen, a veces el que la sufre es aun peor.

Su primera tarea en el cómic tiene todos los ingredientes de una película de acción, con un escenario exótico, interrogatorios crueles y una obligatoria vuelta de tuerca. Es lo único que vemos de Redmond (el protagonista) en acción; ojalá no falten esta clase de escenas en números siguientes.

Un largo flashback nos permite repasar el momento en que el súper ratero conoce a su fiel compinche, de la que sabremos por qué dedicó su vida al crimen. El personaje principal todavía es algo misterioso, e incluso se refiere en un par de ocasiones a un "trabajo" anterior del que se sabe muy poco.

Martinbrough dibuja con la misma calidad las conversaciones entre los dos protagonistas y las escenas de acción, siendo el dibujante perfecto para esta clase de historias con muchos seres humanos en el medio. El guión (con responsabilidad dividida entre Kirkman y Spencer) va revelando información para mantener al lector tan despistado como enganchado con lo que está sucediendo.

La viñeta final, en donde Redmond está rodeado de sus colegas y toma una drástica determinación, es suficiente como para querer seguir leyendo. Y este primer capítulo ya permite imaginar una serie de televisión con pillos de alto vuelo y sus esfuerzos por quedarse con el botín, que (si todo sale bien) podría ser un nuevo éxito de Kirkman. Que se compre un colchón más grande para guardar los billetes.

Reseña: Thief of Thieves #1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3