Home Columnas Reseñology Reseña: Thunderbolts v2 #1

Reseña: Thunderbolts v2 #1

Por el Reseñology

Reseña: Thunderbolts v2 #1El general Ross se pasa todo el primer número de esta serie reclutando a algunos de los antihéroes más violentos del universo Marvel. La ejecución de esta búsqueda internacional, así como la elección de los protagonistas, deja gusto a poco.

Reseña: Thunderbolts v2 #1

Reseña: Thunderbolts v2 #1No todos los lanzamientos de Marvel NOW! pueden ser del gusto del gran público, o del mío. Lo mismo sucedió con los Nuevos 52, pese a que se trataba de personajes bastante más cercanos a mi experiencia como lector de cómics.

Podría decirse que eso tuvo que ver en que no me convenciera el número lanzamiento de los nuevos Thunderbolts, pero no creo que se trate simplemente de un tema de falta de familiaridad.

Este número uno, como ocurre en numerosas ocasiones en los títulos protagonizados por un grupete, se pasa la veintena de páginas reclutando a quienes lo integrarán. En mis tarjetas, ya no es un buen comienzo.

Como lo dice en la tapa, se trata de los Thunderbolts, aquellos que nacieron de la pluma de Kurt Busiek. Un grupo de superhéroes que al final de su primer número (¡y sin que sus lectores lo supieran de antemano!) revelaban ser supervillanos (re)disfrazados. Desde entonces en sus filas se alternaron villanos reformados, villanos chantajeados al estilo Escuadrón Suicida y antihéroes.

El reclutador es el general Ross, que antes era un típico militar persiguiendo a Hulk, pero que desde hace algunos años y gracias a Jeph Loeb se transformó en... algo más. Cuanto menos hablemos de eso, mejor.

Daniel Way escribe una escena interesante, que es la protagonizada por Punisher. A lo largo del cómic el general intentará convencer a Frank Castle de sumarse a esta nueva iniciativa. Es eso o ser torturado por un montón de familias mafiosas.

El resto de las presentaciones no son tan efectivas. Primero está Venom en Somalía, después una muchacha de pelo rosado que el guionista intenta mantener como un secreto (ya me enteraré por la prensa), Deadpool en una escena carente de diálogos graciosos pero con mimos muertos, Elektra bien gracias y usted, y al final se suma (en carne propia) el infame Red Hulk.

No logra captarme como lector porque hay demasiados personajes que me generan indiferencia o rechazo, y tampoco se nota un esfuerzo por transformarlos en algo diferente que me haga quererlos. Está claro que Way quería juntar a un montón de tipos ultraviolentos, pero ni siquiera vemos a más de dos en acción al mismo tiempo. Vemos a dos y durante un cuadrito.

El dibujo está en manos del reconocido Steve Dillon, que es bueno en todas las escenas que muestran a Punisher dentro de un almacén, pero después parece sapo de otro pozo. Cuanto menos vea de su Rulk, mejor.

Fue sencilla la decisión de no seguir esta serie. Seguramente generará seguidores y fanáticos acérrimos, y hasta quizás se transforme en algo que a mí me gustaría leer, pero si así fuera, desperdició todo un número en algo que no lo es.

Reseña: Thunderbolts v2 #1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3