Home Columnas Reseñology Reseña: Wolverine and the X-Men #1

Reseña: Wolverine and the X-Men #1

Por el Reseñology

Reseña: Wolverine and the X-Men #1Los X-Men se dividen (una vez más) y Wolverine queda a cargo de la Escuela Jean Grey. La visita de los inspectores educativos servirá de excusa para recorrerla, disfrutando del eficaz guión de Jason Aaron, ilustrado por Chris Bachalo, que no brilla en un cómic muy conversado.

Reseña: Wolverine and the X-Men #1

Reseña: Wolverine and the X-Men #1Lo último que leí de los mutantes de Marvel (llegando a comprar la serie regular) fue aquel tiempo en el que Grant Morrison estuvo al mando y Frank Quitely dibujaba uno o dos numeritos por año. Luego, me desencanté cuando redujeron el número de mutantes a 198, eliminando por completo la analogía de "minoría" y transformándolos en "rareza de tabloide". Y no leí una sola página de "Schism", el evento que dividió a los X-Men en dos (como tantas veces).

¿Qué hago reseñando este cómic, entonces? Pues bien, dadas las bondades de comiXology, y la presencia de Jason "Scalped" Aaron en los guiones, le di una oportunidad al primer número de su serie, que cuenta lo que ocurre con los mutantes que quedaron del lado de Wolverine, personaje que Aaron escribió con éxito (en algún momento subiré una reseña más general de su "Weapon X"). El resultado es bueno, pero el poco cariño que le tengo a la franquicia hace que no me desvele seguir leyendo.

La historia arranca con un Wolverine en modo sí-puedo-trabajar-con-los-demás (al igual que Batman, suele alternarlo con su modo no-puedo-trabajar-con-los-demás), contándole sus planes a un tal profesor. Uno asume que es el profesor Xavier, que puede caminar (¿podrá la semana que viene?), usa moñita roja y parece un calvo de 27 años. Por eso lo de "asumir". Espero que sea él.

Al día siguiente, la Escuela Jean Grey para Aprendizaje Avanzado (con Logan a la cabeza y Kitty Pryde como su garra derecha) recibe a un par de inspectores que decidirán la viabilidad del proyecto, excusa perfecta para hacer una recorrida por el mismo.

Gran momento: Doop (de los X-Statix) trabaja en la recepción.

El número es muy conversado, pero la lectura fluye tranquilamente. Algunos salones funcionan como un gag (Autodefensa Psíquica, Introducción a la Literatura Mutante), mientras se establecen personajes que podrán cobrar relevancia con el correr de los meses (Quentin Quire, los alumnos de Shi'ar).

Hank McCoy hace una aparición como tercer pata destacada de la escuela, y sobre el cierre se establecen los peligros que deberán enfrentar. Un gráfico anuncia que entre los miembros "Senior" de la institución estarán Gambit, Rachel Grey, Iceman y Rogue. Varios de ellos ni siquiera aparecen en el debut, así que queda mucho por contar.

Son treinta y pico de páginas que se disfrutan, pero aquí entra en juego un tema muy personal, y es que Chris Bachalo no me parece la mejor opción para este tipo de cómic. Él tiene un estilo hiperdinámico y exagerado, que brilla en personajes como Spider-Man. Aaron escribe un número muy "talking heads", y no cierra. Además de que Bachalo dibuja a todos como si fueran jovencitos sonrientes, incluyendo al mencionado profesor y a Wolverine. Por suerte los demás son jóvenes de verdad.

Con un guión sólido y un dibujo que (en opinión de quien escribe) no es la mejor compañía para las letras, Wolverine and the X-Men #1 comienza en buen nivel y tiene el potencial para mantenerse e incluso mejorar.

Reseña: Wolverine and the X-Men #1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3