Home Columnas Reseñology Reseña: Wonder Woman #18

Reseña: Wonder Woman #18

Por el Reseñology

Reseña: Wonder Woman #18La falta de resolución en la larguísima historia protagonizada por la princesa Diana desde hace un año y medio había comenzado a crisparme. Por suerte, en este décimo octavo número tendremos lo más parecido a un final que Brian Azzarello podía regalarnos.

Reseña: Wonder Woman #18

Reseña: Wonder Woman #18¿Se acuerdan de todas mis quejas hablando del larguísimo arco que comenzó en el primer número y que se asemejaba a la Historia Sin Fin? Bueno, aquí se terminó. Finito. Kaput.

No significa que todos los cabos se hayan atado, ni que a partir de ahora la trama se dirija en una dirección completamente opuesta. Pero si alguien presta los 18 primeros números de Wonder Woman de Brian Azzarello a un pariente o amigo (tiene que ser de confianza, uno no anda prestando cómics a desconocidos) se encontrará con una aventura que satisface y que hasta parece que cierra.

El cabo que mejor queda atado es el del hijo de Zola, aquél del que venimos leyendo desde el comienzo. El último descendiente de Zeus pasó en peligro desde antes de haber nacido y por fin la amazona más famosa del Universo DC dio con su ubicación.

Seremos testigos de la "batalla final" (de este mega-arco de 18 números) entre la princesa Diana y quien al principio era su principal aliado. Por otro lado, el traicionero de Guerra se encuentra con Demetra y en poco tiempo logra lo que otros no pudieron hacer en un año y medio...

Por ahí en medio tuvimos otra aparición salvadora de Orión, quien de a poco parece haber perdido sus malos modales, a riesgo de empezar a parecerse a un superhéroe estándar. Esperemos que el guionista solamente esté jugando con nosotros.

En el Pacífico Sur, mientras tanto, el Primogénito se enfrenta a uno de los dioses mejores diseñados de la serie: Poseidón. La batalla parece tener un final claro, aunque bastante anticlimático. De nuevo, apuesto a que se trata de otro "final" a medias, que deja una sensación de resolución sin eliminar a los personajes por completo de la historia.

El cómic tiene tres equipos de dibujantes diferentes. Tony Atkins (con ayuda de Dan Green) se ocupa de algunas páginas, mientras que Goran Sudzuka se encarga de otras tantas, en un estilo que imita bastante al anterior. Cliff Chiang vuelve para las últimas tres páginas, como quien quiere quedarse con los laureles.

Estas tres páginas terminan con una viñeta que bien podría haber salido de una sitcom, con todos los personajes reunidos alrededor de un sofá, algunos de ellos bebiendo. Lo único que falta es que todos estuvieran congelados en una risa eterna, mientras frente a ellos corren los créditos (los créditos están, quietos abajo).

Un final que no fue rimbombante, pero sí satisfactorio y sobre todo necesario para los seguidores de la serie. Aunque, cabe repetirlo, hay mucho más por contar. Que así sea.

Reseña: Wonder Woman #18

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3