Home Columnas Reseñology Reseña: Wonder Woman #19

Reseña: Wonder Woman #19

Por el Reseñology

Reseña: Wonder Woman #19La gran historia del hijo de Zeus y Zola sigue su curso. Luego de una especie de resolución, volvimos a encontrarnos con los mismos personajes tratando de sobrevivir a las maquinaciones de los mismos dioses. Ese niño definitivamente no va a tener una infancia tranquila.

Reseña: Wonder Woman #19

Reseña: Wonder Woman #19La gran historia del hijo de Zeus y Zola sigue su curso. Luego de una especie de resolución, volvimos a encontrarnos con los mismos personajes tratando de sobrevivir a las maquinaciones de los mismos dioses. Ese niño definitivamente no va a tener una infancia tranquila.

Podría tener un trabajo como oráculo, al menos dentro de los cómics de Wonder Woman, ya que mi predicción del número anterior se cumplió bastante bien. En el #18 teníamos una suerte de cierre, un "jumping-off" point para los lectores, con una historia que cerraba. Pero vaticiné que habría novedades.

El hijo de Zola, último descendiente de Zeus (al menos hasta que vuelva a aparecer y engatusar terrícolas por ahí), volverá a estar en peligro. Esperemos que para entonces su madre, la esposa de su padre y algunos de sus medios hermanos se pongan de acuerdo en un buen nombre para el bebé.

Al menos dos facciones tienen interés en deshacerse de él, ambas debido a una profecía. Los actuales ocupantes del Olimpo saben que esa criatura les ocasionará grandes problemas y por eso quieren eliminarlo, mientras que el Primogénito tiene su propia idea de conquista de la Residencia de los Dioses y no tiene interés en andar compartiendo poder con un recién nacido.

El Primogénito, recordemos, había terminado el número anterior siendo devorado por Poseidón, pero los saladitos que vos coméis gozan de buena salud, así que en lugar de digestión, lo que siguió fue una negociación entre el heredero de Conan y la foca-ballena-pulpo-gigante.

En este número se avanza poco y más bien se hace un repaso a las piezas del tablero y en dónde se encuentran. Una pieza como Lennox está a punto de dejar el juego, mientras que Orión tiene un encuentro con su lado oscuro y los "olímpicos" simplemente mandan a un nuevo sicario a la Tierra.

Brian Azzarello está convencido de la historia que quiere contar, de eso no caben dudas. El mes anterior nos dio unas migajas de resolución, pero enseguida vuelve a contar su gran aventura, la de la profecía, la del bebé que muchos quieren matar y que Wonder Woman (no lo olviden, es su cómic) intenta salvaguardar sin importar el precio.

Mención especial para el homenaje a su traje blanco.

Cabe recordar que este número salió durante aquel mes en el que las portadas se desplegaban para revelar una gran sorpresa. En este caso se trataba del beso entre Diana y Orión, que como ocurrió aquella vez con "En este número Batman muere" se trata más bien de una engañifa, al lector y al mismísimo Orión. No aporta mucho, pero no creo que haya sido numerosa la cantidad de gente que lo comprara por ese beso.

Como siempre, hay que mencionar al arte del número. Esta vez se nombra a Goran Sudzuka y Tony Atkins como pareja de dibujantes, y pese a que su estilo es similar, no cuesta mucho darse cuenta de qué página tuvo cada uno a su cargo. Atkins es quien sale ganando, por el mayor detalle de su trazo (elemento que no necesariamente inclina la balanza... acá sí).

Arranca una nueva etapa y al mes en curso no le tocaron grandes escenas. Seguro que están por llegar.

Reseña: Wonder Woman #19

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3