Home Columnas Reseñology Reseña: Wonder Woman #4

Reseña: Wonder Woman #4

Por el Reseñology

Reseña: Wonder Woman #4La mamá de Wonder Woman recibe la visita de la esposa del papá de Wonder Woman, y nada puede terminar bien. Además, los dioses del Olimpo realizan alianzas ante el vacío de poder. Son tan parecidos a nosotros...

Reseña: Wonder Woman #4

Reseña: Wonder Woman #4¿Qué harías si te enteraras de que no sos una simple escultura de barro que tomó vida, sino que el Capo del Olimpo tuvo un romance con tu madre y te concibieron? Si tu respuesta es "ir a bolichear", ¡felicitaciones! Sos la Mujer Maravilla.

Cada número de esta serie tiene más protagonismo de la superheroína mencionada, quien al comienzo parecía un personaje secundario y ahora es quien comanda las acciones. Haya sido o no una decisión consciente del guionista Brian Azzarello, ayudó a que los lectores ajenos a la princesa Diana pudieran entrar en su mundo.

Mundo que incluye un local bailable, que ella visita para sentirse parte de una comunidad. Y mientras escucha a una banda de rock con un vaso de plástico en la mano, Eris (la Discordia) trata de congeniar con la nueva integrante de su archi-disfuncional familia, con resultados sangrientos.

Esa es sólo una de las tres patas que tiene este cómic. En pleno Darfur, Apolo se encuentra con Ares en un bar, y lo que podría ser el comienzo de un chiste se transforma en una charla acerca de Zeus y los juegos de poder en su ausencia.

La otra gran escena ocurre en la Isla Paraíso, hogar de las Amazonas. Hera, la diosa más guampeada del universo conocido, llega para tener una charla con la "tercera en discordia", que no es otra que la mamá de la Mujer Maravilla.

Lo que comienza como una conversación privada, rápidamente gana en tensión con la presencia de todas las habitantes de la isla, que rodean a las dos mujeres, en un ambiente similar al de los segundos previos a un duelo del oeste. El momento en que un hacha se eleva y decenas de arcos se tensan está entre los mejores desde que comenzó la serie.

El encuentro entre Diana y su madre, que bien podría haber cerrado el cómic (lo hace la charla de Apolo y Ares, que también sirvió de apertura), deja más preguntas que respuestas y marca otra gran labor de Azzarello, más allá de dos o tres juegos de palabras que pueblan la primera mitad del cómic.

En lo que se refiere al dibujo, Cliff Chiang es Cliff Chiang (en esto del fútbol) y sigue presentándonos a su visión del Olimpo y de una Wonder Woman fuerte y guerrera. En el mejor de los sentidos.

Reseña: Wonder Woman #4

Reseña: Wonder Woman #4

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3