Home Columnas Tomo Uno Tomo Uno: Chew Omnivore Edition

Tomo Uno: Chew Omnivore Edition

Por el Tomo Uno

Tomo Uno: Chew Omnivore EditionEn un mundo en donde está prohibido comer pollo, un detective con un poder muy especial se verá envuelto en una trama que involucra a todo el planeta y algo más. Los dos primeros volúmenes en tapa dura tienen el formato perfecto para disfrutar al máximo de esta historia.

Hace tiempo que andaba con ganas de reseñar este cómic, tanto en su historia como en la presentación editorial. Por entonces tenía solamente el primer tomo y ahora tengo los dos que salieron hasta el momento. Se trata de las ediciones "omnívoras" de Chew, el cómic creado por John Layman y Rob Guillory, a quien tuve el gusto de entrevistar hace unos meses.

Tomo Uno: Chew Omnivore EditionEl contenido.

La historia llamará rápidamente la atención del lector: Tony Chu es un cibópata, alguien que posee el don de saber todo acerca de los alimentos que consume. Si muerde una manzana, obtiene información de su crecimiento y cosecha; si muerde a una persona, conocerá sus secretos (y si muerde a un cadáver, la forma en que murió).

Este "superpoder" es importante para la trama, ya que se desarrolla en un mundo que, azotado por la Gripe Aviar, prohíbe el consumo de pollo. La FDA (la agencia gubernamental estadounidense que controla alimentos y medicamentos) es una fuerza a temer, y Chu será reclutado por la Divisón de Crímenes Especiales de esa agencia. Lo que significa que habrá muchos cadáveres para comer.

Un caso se enlazará con otro, haciendo que nuestro protagonista se vea envuelto en una trama más compleja de lo que imagina y que conozca a otras personas con capacidades sobrehumanas relacionadas con la comida. Habrá romance, intriga cósmica, agentes secretas de delantera prominente y hasta un ferocísimo animal que se convirtió en favorito de los seguidores de la serie.

Layman tiene la capacidad de retomar aspectos de la historia que sucedieron hace varios meses, sin que parezca forzado. Su esfuerzo por armar un puzle gigante es exitoso y no parecen quedar piezas fuera de lugar.

Con respecto al dibujo de Guillory, desde un primer momento salta a la vista por su estilo cartoon desprolijo, un Jim Mahfood de líneas más finas. Confieso que al principio pensaba que otro tipo de dibujante sería mejor para la historia, pero Guillory logró apropiársela y ahora me cuesta imaginar a Chew en manos de otro artista.

Tomo Uno: Chew Omnivore EditionLa forma.

La edición omnívora trae a este cómic en uno de mis formatos favoritos: el tapa dura que contiene dos TPBs, como ocurre con las ediciones Deluxe de Fables o Ex Machina, por ejemplo. Cada uno de estos tomos (únicos dos publicados hasta el momento) contiene diez números de la serie regular, impresos en papel brillante pero no tanto. Guillory también es el colorista de la serie y su buen trabajo se ve reflejado en el papel.

Los tomos traen su propio marcalibros incorporado (la piolita de colores pegada a la parte interior del lomo) y algunos extras. El primero, por ejemplo, incluye el texto original con el que Lauman le "vendió" la idea a Image. En aquella época pensó una historia de 30 números porque no creía que funcionaría, pero el guionista ya reveló que durará el doble. También figuran diseños de personajes, portadas alternativas y un par de dibujos más.

En el segundo, Guillory nos muestra paso a paso la creación de una página y también aparecen dibujos relativos a la serie.

VEREDICTO: Una historia muy entretenida en un formato altamente recomendable.

Tomo Uno: Chew Omnivore Edition

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3