Home Cómics Aloha

Aloha

Por el Cómics
Aloha

La historietista local conocida como Maco presentó el pasado viernes 9 de diciembre Aloha, su primera novela gráfica. Gracias a su destreza para la narrativa visual, es una muy buena opción para aquellos que gustan de rescatar el espíritu lúdico del lenguaje de la Historieta.

AlohaEn los últimos años, "Ideas +", la feria que tiene lugar en el Parque Rodó las semanas previas a las Fiestas, se ha convertido en un ámbito en el cual distintos historietistas locales aprovechan para presentar sus más recientes obras. Ya no sólo ante el público conocedor, sino también para los cientos de visitantes que recorren la feria durante el último mes del año.

El pasado viernes 9 de diciembre le tocó el turno a Aloha, la primera novela gráfica de Maco, publicada en conjunto por Grupo Belerofonte de Uruguay y Loco Rabia de Argentina. Si bien se trata de su primer trabajo editado en formato libro, Maco viene desde hace un par de años compartiendo sus trabajos en el blog divididomaco.blogspot.com con un importante ritmo de actualización.

Aloha se estructura de manera circular, como si se tratase de un gran plano secuencia que se extiende a lo largo de sus 62 páginas, y en el que el lector acompaña a Maco y a un simpático ratón en un paseo por distintos paisajes, algunos de apariencia real y otros no tanto.

El enfrentarse a una página de Maco implica dejar de lado ciertas costumbres adquiridas en cuanto a la lectura de la narrativa secuencial. En Aloha no vamos a encontrar viñetas experimentales al estilo de un J.H. Williams III (aquí Maco respeta al máximo el formato clásico de viñeta rectangular), sino que lo llamativo viene por el lado de la manera en que se dan las transiciones entre viñeta y viñeta.

No es extraño entonces que en una misma página el lector pueda tomar distintos caminos para el entendimiento de lo que está sucediendo, todos ellos válidos, e incluso encontrar hasta 2 o 3 secuencias de acción en paralelo. En otras palabras, cada lector podrá armar su “propia aventura” y, sin importar la ruta que tome, el destino estará ahí.

En el lenguaje visual de la Historieta, la fluidez en la lectura es una cuestión central y dependiendo del éxito, o no, con el que el dibujante sea capaz de llevar adelante esa tarea, en la mayoría de los casos será calificado como bueno o malo. En Aloha, uno puede quedarse más tiempo de lo pensado estancado en una misma página tratando de descifrar lo que está sucediendo, pero esto no implica una valoración negativa, sino un reto y un juego del que formamos parte. Se nota también en Maco un placer por los detalles, fundamentalmente en aquellas páginas que presentan un corte vertical de una casa o de una biblioteca a la Harry Potter, con carrera de escobas voladoras incluida.

Otro aspecto interesante es que si bien de principio a fin se nota la presencia de un hilo conductor, se pueden identificar varias historias que funcionan perfectamente de manera individual, independientemente del conjunto.

Quizás por momentos se extrañe la presencia de un guión más elaborado de fondo. Sin embargo, la intención de Maco en Aloha parece ser la de apuntar todos sus cañones a su destreza para la narrativa secuencial. Y no está para nada mal que así sea.

Aloha
Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3