Home Cómics Arkham Asylum: Living Hell

Arkham Asylum: Living Hell

Por el Cómics

Arkham Asylum: Living HellAntes de lucirse como guionista estrella de Marvel, Dan Slott escribió una interesantísima miniserie acerca del funcionamiento del centro de reclusión más infame de Ciudad Gótica, y de un tipo que prefirió internarse ahí antes que pasar por la prisión. Angelito.

Arkham Asylum: Living HellDan Slott es uno de los guionistas que más revitalizó a la editorial Marvel en los últimos años, pero hubo un tiempo en que contribuyó con varias de las series de DC orientadas a un público juvenil, e incluso coqueteó con el horror gótico (o el horror de Ciudad Gótica, que es aún peor).

En 2003 se publicó la miniserie "Arkham Asylum: Living Hell", escrita por él y dibujada por Ryan Sook, que sigue los pasos de un recién llegado al famoso asilo psiquiátrico, que por si fuera poco está en sus cabales, y prefirió hacerse el loco para evitar la prisión. Qué pocos cómics de Batman leyó.

La historia podría transcurrir por los carriles más clásicos de esta premisa, y llevar al nuevo (y al lector) por un camino descendente de oscuridad y depresión. Y si bien es cierto que hay oscuridad, no termina (como en otras ocasiones), con el lector cerrando el cómic y queriendo cortarse las venas.

Warren "el Gran Tiburón Blanco" White fue creado para la ocasión, en un mundo que comenzaba a acostumbrarse a los criminales de cuello blanco que se quedaban con el dinero de los trabajadores. El "pez nuevo" llega a Arkham y allí comienza a tejerse una trama mucho más compleja de lo que parece en un comienzo.

Si bien el primer capítulo de la miniserie podría ser perfectamente un one-shot, o el plato principal en una Batman Chronicles, va dejando semillas que tardan dos o tres números en germinar, y vale la pena esperarlas. Alcanza con mencionar el espejo roto.

Arkham Asylum: Living HellSlott se anima a crear su propia galería de villanos con los que jugar, incluyendo a Humpty Dumpty, Jane Doe y Doodlebug, relegando a papeles menores (pero inolvidables) a Two-Face, el Joker, Scarface y Poison Ivy, entre otros. Además del guardia que lleva un garfio y se roba todos los aplausos.

El Gran Tiburón Blanco (eviten el chiste fácil), así como los otros nuevos personajes, tienen su arco dentro de la miniserie, y en ningún caso es predecible. Otros guionistas quisieron usar a "la peor persona que conocí", según varios de quienes se lo cruzaron. Pero no supieron utilizarlo bien, y fueron pocas las ocasiones en que apareció, sobre todo en pequeñísimos papeles.

La única crítica que tengo con la miniserie, corre a título muy personal, y es que en determinado momento introduce un elemento sobrenatural, bien ejecutado, pero que distrae de la terrible y humana historia que se venía contando. Creo que series como Oz (HBO) asustan más que otras porque muestra lo que somos capaces de hacer, sin demonios del inframundo de por medio.

Me pasa lo mismo con autores como Stephen King, de quien disfruto mucho más los horrores "mundanos" que los que involucran a seres extraordinarios, más allá de que representen todo lo malo que tenemos dentro.

La miniserie sorprende, una y otra vez, y dan ganas de soñar con una serie que transcurra dentro de Arkham, siempre y cuando esté tan bien escrita.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3