Home Cómics Batman: The Man Who Laughs

Batman: The Man Who Laughs

Por el Cómics

Batman: The Man Who LaughsEl gran Ed Brubaker y el gran Doug Mahnke se juntaron para contar el primer enfrentamiento entre Batman y el Joker, recopilado en un bonito tomo donde lo más recomendable es (quién lo diría) la segunda historia, sobre Batman y el Linterna Verde de la Golden Age.

Batman: The Man Who Laughs

Batman: The Man Who LaughsEstaba todo dado para una historia que sacudiera los cimientos. Hay poco que no se haya dicho acerca de las capacidades de Ed Brubaker como guionista. El tipo escribió Sleeper, Catwoman, Gotham Central, Daredevil, Captain America y Criminal, entre otras series muy bien conceptuadas.

Para el arte, el elegido fue Doug Mahnke, un tipo que está siempre arañando el ascenso a las Grandes Ligas, al menos en lo que refiere a la aceptación del gran público, pero que ya estuvo en la JLA, Green Lantern, Batman y también en The Mask y Major Bummer. Mahnke es uno de mis dibujantes predilectos del mainstream.

En 2005, el hambre y las ganas de comer se juntaron para The Man Who Laughs, nouvelle gráfica que cuenta (de nuevo) el primer enfrentamiento entre Batman y el Joker. Nada podía salir mal.

La verdad es que nada sale mal, pero no recomendaría esta historia entre las mejores del Hombre Murciélago. Ni siquiera como mejor primer enfrentamiento entre él y su archienemigo. Ese galardón es para Legends of the Dark Knight #50, de Dennis O'Neil y Bret Blevins, que tampoco es que te vuele las chapas pero cada tanto vuelvo a leerla.

Ambos cómics se basan en la historia de Batman #1 con el Príncipe Payaso del Crimen anunciando la muerte de ricachones de Gotham City varias horas antes y cumpliendo sus promesas pese a los esfuerzos de la policía.

Batman: The Man Who Laughs

Lo que viene después... es una típica historia de Batman, ni más ni menos. Investigación detectivesca, intercambio de golpes de puño, una pelea en medio del cuento en la que el malo se raja y una pelea final en la que el malo es apresado y queda pronto para escaparse una y otra (y otra y otra) vez del Asilo de Arkham.

Todo muy bonito, especialmente por los dibujos del siempre efectivo Doug, pero nada sorprende y eso es un crimen... en Gotham y en cualquier otra parte del mundo.

El tomo viene acompañado de una historia también escrita por Brubaker, originalmente publicada en tres números de Detective Comics, en la que Batman debe aliarse con Alan Scott, el Linterna Verde de los años '40.

Sin ser una maravilla, acompañamos a Bruce Wayne mientras junta piezas de un puzzle y logra resolver la serie de crímenes ocurridos a mediados del siglo pasado, que parecen haber continuado en la actualidad.

El dibujo de Patrick Zircher es clásico en el mejor de los sentidos, con momentos que recuerdan a una corriente Barretiana y otros más del estilo de Paul Gulacy. Lo cierto es que me entretuve más con el misterio de los tipos que aparecían muertos con el mensaje "Hecho de Madera" grabado en el pecho, que con los muertos cronometrados del tipo que fue Red Hood hasta que cayó en la marmita de ácido.

Esperaba disfrutar del plato principal y resultó que lo más rico eran los pancitos con manteca. Puede pasar.

Batman: The Man Who Laughs

Batman: The Man Who Laughs

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3