Home Cómics Casanova - Luxuria

Casanova - Luxuria

Por el Cómics

Casanova - LuxuriaDespués de un buen tiempo sin material original, se pondrá a la venta un nuevo número de Casanova, ahora en su hogar en el sello Icon de la Marvel. Aprovechamos este momento para reseñar su primer arco argumental, Luxuria, y de paso te contamos por qué es uno de los mejores cómics de los últimos tiempos.

Casanova - LuxuriaEn el cómic mainstream del norte son contados los ejemplos de series que proponen algo diferente a la chatura reinante. Entre los mega eventos de turno que estiran sus tentáculos de tal manera que terminan contaminando a cuanta serie se está publicando y las políticas editoriales que nos quieren vender como radicales aquellos cambios que en realidad no son más que una forma de que todo siga igual, el panorama no es muy alentador.

No se trata de inventar la pólvora, sino de tener un mínimo de ambición. Se trata de jugar a ir un poco más allá de los límites, aún cuando los resultados obtenidos no siempre estén a la altura de lo perseguido.

Salvo excepciones, mirar al corazón del mainstream suele ser bastante decepcionante y por eso, una vueltita por la periferia nunca viene mal.

Obviamente, exigimos porque es gratis y quizás la respuesta es que simplemente no hay tantos guionistas talentosos como a uno le gustaría. Quienes andamos cerca de los 30, en mayor o menor medida nos criamos leyendo las historias de los integrantes de la “invasión británica” y si bien muchos de ellos siguen afortunadamente en plena actividad, cuesta encontrar a sus sucesores.

Sin embargo, en los últimos años han aparecido un grupo de guionistas que, cada uno a su particular manera, le ha dado un aire renovador a la industria. Precisamente, uno de esos creadores es Matt Fraction.

El recorrido de Fraction en Marvel ha sido vertiginoso. Entre los varios títulos en los que ha participado en los últimos 5 años, se destacan la temprana The Immortal Iron Fist (una relectura brillante de este personaje de tercera línea de la Marvel, co-guionada con Ed Brubaker) y la multipremiada The Invincible Iron Man (una interesantísima serie que ya tuvo su reseña multiversera). A esa lista, habría que sumarle proyectos un tanto desparejos como Uncanny X-Men, Thor y el evento 2011 de la Casa de las Ideas, Fear Itself.

La atención se posó sobre Fraction allá por el 2006, poco antes de su desembarco en Marvel, cuando a través de Image y acompañado en los lápices por el brasilero Gabriel Bá creó la serie Casanova.

Casanova es un híbrido que mezcla a la perfección elementos típicos del mainstream con una cierta sensibilidad independiente, lo que lo convierte en una serie extraña pero muy adictiva.

Casanova - Luxuria
Casanova viajando a través del multiverso.

La historia está centrada en Casanova Quinn, un super agente devenido en ladrón que por razones ajenas y personales se ve metido en una lucha entre dos organizaciones rivales, en donde el campo de batalla es el multiverso. Por un lado está E.M.P.I.R.E. (Extra-military Police, Intelligence, Rescue, and Espionage!), una suerte de S.H.I.E.L.D. cuyo Nick Fury es precisamente el padre de Casanova y que se encarga de mantener el orden en todos los rincones de las multi-realidades. En la vereda de enfrente está W.A.S.T.E., la organización liderada por Newman Xeno que pretende destruir a E.M.P.I.R.E.

El Multiverso, ese concepto que nació quién sabe cuándo pero que se popularizó a través de la obra de Michael Moorcock (la elección de Cornelius Quinn como nombre para el padre de Casanova es un claro homenaje al influyente escritor inglés y a uno de sus personajes más emblemáticos) es central en la serie y da gusto ver que al menos alguien, en este caso Fraction, decide exprimirlo al máximo y no simplemente dejarlo ahí guardado en un cajón como una excusa para justificar la existencia de 72 versiones de Flash.

Todo se complica para Casanova cuando Newman Xeno lo trae de la realidad #909 a la #919, en donde Casanova ocupará el lugar de su contraparte recientemente fallecida, trabajando ahora como doble agente, es decir, bajo el mando de su padre en E.M.P.I.R.E. pero como infiltrado de W.A.S.T.E. para destruir a aquella desde adentro. Cada misión supondrá entonces una contra-misión para anular a la otra, dando lugar a situaciones delirantes y obligándolo a moverse en la delgada línea que las separa.

Casanova - LuxuriaLa serie tiene sus interesantes toques de meta-ficción y si bien las referencias comiqueriles están a la orden del día, no se limitan a remitir a tal o cual personaje, sino que vienen por el lado del cuestionamiento de lo que está sucediendo en la realidad de Casanova a partir de la lógica propia del séptimo arte y fundamentalmente desde las concesiones del cómic superheroico. Es común entonces ver al protagonista preguntarse ante una situación determinada cómo debería actuar si estuviese dentro del marco de una viñeta.

Gran parte del vértigo de la historia está dado por el salto continuo entre una misión y otra, cada una de ellas más demencial que la anterior. Uno de sus atractivos principales está en la manera en que Fraction va construyendo capa sobre capa una historia en donde hasta aquellos momentos que uno entierra después de varias páginas, finalmente se revelan como parte fundamental de una historia mayor que crece sin detenerse nunca. Justamente, eso sucede porque detrás de su aparente caos, Casanova es una serie pensada hasta el último detalle.

Fraction le da a cada personaje secundario su momento para el lucimiento personal y por eso el peso de la serie se distribuye tan equitativamente que nunca termina por estancarse o de agotarse por la repetición.

Casanova - LuxuriaLos dibujos de Luxuria corren por cuenta de Gabriel Bá, una de las mitades del dúo dinámico paulista completado por Fábio Moon (quien justamente se encarga de los lápices de Gula, el segundo arco argumental). A diferencia de su hermano, Bá tiene un estilo más cercano al de Mignola, con trazos más rectos (que se distancian de los más delicados de Moon) pero sin que esto vaya en detrimento del dinamismo que le imprime a cada viñeta. En la versión original de Image, Luxuria se editó utilizando tres colores: blanco, negro y verde. Esa elección se debió no sólo a la intención de emular a las técnicas de antaño sino también como una manera de plantearse un desafío al momento de llevar las ideas al papel, según comenta Bá en uno de los textos que forma parte del tomo recopilatorio.

Para la nueva edición, ahora en el sello Icon de Marvel, Bá y la colorista Cris Peter decidieron ampliar la gama de colores. Si bien el color predominante sigue siendo el verde, Bá creó la denominada “Paleta de Colores Casanova”, una paleta que cuenta con tan solo 45 colores entre los que Peter tuvo que elegir para trabajar. Al igual que en la versión original, los colores se mantienen planos, evitando los a veces innecesarios y hasta molestos degradados y brillos que suelen utilizar los coloristas actuales.

A la ya de por sí gran capacidad narrativa de Bá, se le suma entonces esta especial técnica de emplear los colores, la cual juega a favor de la fluidez con la que se está contando la historia, con paneles que se destacan sobre el resto a partir del uso de algún color en particular.

Casanova es una serie que sobresale por su originalidad, en donde podemos encontrar al Fraction más desatado, un tanto distinto al Fraction versión "héroes Marvel". Sin dudas, se trata de una de las mejores cosas que le sucedieron al cómic norteamericano en la última década, y particularmente Luxuria, uno de los mejores arranques de una serie que recuerde mi frágil memoria.

PA-ZOW!

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3