Home Cómics Cómo será el nuevo Universo DC

Cómo será el nuevo Universo DC

Por el Cómics

Cómo será el nuevo Universo DCEn los últimos días DC Comics anunció que recomenzará todas sus series desde el Nº 1, aprovechando para corregir algunos detalles de la continuidad de sus personajes. No sabemos cómo serán las cosas ni si funcionarán, pero qué divertido es especular.

Cómo será el nuevo Universo DC
Una versión multiversera de lo ocurrido en el mega crossover.


Cómo será el nuevo Universo DCHijo de Chuck Norris:

Los lectores de DC que llevamos unos años en esto (somos casi todos, lo que no es un dato menor) sabemos que periódicamente hay un reacomodo de piezas, que se ha transformado en un clásico de la casa, desde la época en que absorbieron a personajes de otras editoriales y decidieron que era mejor hacerlos vivir juntos en una misma Tierra (algo que me parece genial). Por primera vez, creo, me toca vivir de primera mano uno de los desbarajustes PESADOS. Porque Joe-Chill-sí y Joe-Chill-no es una pavadita, hablando mal y pronto.

Como seguidor de un montón de personajes-herederos, temo por la continuidad de sus historias, pero no por las anteriores, que permanecen en mi biblioteca y nadie podrá modificarlas. ¡Imaginen el día que puedan hacerlo! Un retcon del papel y la tinta, Dios mío. Mejor borrar esa mala imagen de mi mente.

Sin irme del tema, creo que la intención es mantener lo que funciona y acomodar lo que andaba complicado. Históricamente, esto último suele complicar aún más las cosas. Los popes de DC saben que están jugando una parada importante e imagino que harán un esfuerzo un poquito mayor. No me animo a llenar una penca con el resultado, pero firmo un 40-12.


Cómo será el nuevo Universo DCNick Constantine:

Los nacimientos son dolorosos (o eso me contaron, ya que no creo que llegue a experimentarlo en carne propia por las imposibilidades biológicas implicadas, pero si llego a ganar los 100.000 dólares de la Reina británica prometo avisarles), por lo que los renacimientos tendrían que ser, por lógica, el doble de dolorosos. El anuncio del “reboot” de DC causó revuelo y lo sigue armando (“¡Arsenal tiene dos brazos!”; “¿Dónde está J'onn J'onzz?”; “¡Ese Lantern no tiene anillo!”, etc.), a mi gusto, absolutamente justificados y compartidos.

El problema es que esa indignación está justificada sólo para nosotros, amables usuarios de este portal/foro. Para nosotros y pocos más. La idea del “borrón y cuenta nueva” no es fácil de digerir y provoca reacciones encontradas en aquellos que dedicaron muchas horas, minutos y segundos de su vida a seguir las aventuras/desventuras de sus héroes (y villanos) favoritos. Claro está, cuanta más información va surgiendo sobre el “punto cero” nuevo de DC Comics, se nota que el reinicio no ignora la totalidad de la metahistoria previa, sino que pretende ser un “punto de luz” de entrada (¿se entiende el chiste?; ¿por qué últimamente no se entienden mis chistes?) para nuevos lectores. La jugada de DC es bastante arriesgada, por la relación potencial “captar nuevos consumidores de cómics” vs. “alienar a los fanáticos ya establecidos”. De todas formas, setiembre, a mi gusto, tiene su atractivo. Creo que un arranque más cercano a cero va a permitir que algún adolescente/adulto/niño se acerque a las bateas para ojear y eventualmente comprar un cómic de Batman, Supes o GL. ¿Qué les parece más posible, que el potencial consumidor se lleve el número 1 o 2 de Bats, o el 600 y pico? Cuidado, más allá de un potencial aumento de ventas puntual, no sé cuánto puede sostenerse este número y traducirse en adeptos estables a lo largo del año, pero eso no me toca definirlo o predecirlo a mí, por suerte.

Las historias desarrolladas al momento van a seguir estando para quienes quieran consumirlas. Para “los nuevos”, el panorama de setiembre probablemente proponga un status quo más atractivo, sin tanta crisis previa (de identidad, en tierras infinitas, infinita o final). Y los nuevos comienzos, al menos en estos rubros, me entusiasman bastante. Más allá de un “WTF?” pequeñito, se viene un nuevo comienzo con potencialidad de mayor resiliencia futura en número de consumidores a partir de (hipotéticas) nuevas ventas, y eso es bueno. Todos queremos que nuestros artistas favoritos eventualmente coman.

Además, Hawkman y Aquaman van a tener serie propia, de vuelta, y eso me transforma en un lemming bastante, bastante feliz.

Con esta movida, la próxima vez que dibujen a Aquaman con una larga cabellera pelirroja, quizás seamos más los que nos indignemos y haya sangre nueva que comparta nuestros reclamos.


Cómo será el nuevo Universo DCEl Penitente:

Mirándolo desde la butaca, con el paquete de pop en una mano y la Coca en el otro, hay que reconocer que esta movida empresarial de la DC es la más interesante que ha hecho en años y posiblemente la más arriesgada desde Crisis On Infinite Earths. Por primera vez en mucho tiempo, da la sensación que los tipos se están jugando un pleno y una vez más le apuestan todo al 1, pero esta vez, lo hacen 52 veces.

Pueden hacerse varias lecturas sobre los motivos de la pateada de tablero y una de ellas es la del mea culpa, reconocer que desde hace un buen tiempo a esta parte la han cagado y que el Universo DC se ha convertido en una maraña casi impenetrable para los posibles nuevos lectores. Lanzar 52 títulos desde el número 1 es una movida netamente comercial y me parece que eso no admite más de una interpretación. Algunos ilusos como quien les habla, creen que la solución para atraer a nuevos lectores y levantar las ventas es muy sencilla: pongan a los mejores guionistas a trabajar con los mejores dibujantes y el resultado serán grandes historias. Ahí no va a importar que arranquen en el 1 o en el 428 de la colección, porque las buenas historias son a prueba de numeraciones.

Algo no menor, pero que ha quedado en un segundo plano ante los continuos anuncios de los nuevos títulos y sus equipos creativos, es que todos esos títulos serán lanzados en simultáneo tanto en papel como en distintas aplicaciones digitales. No me gusta hacer pronósticos, pero quizás, dentro de 25 años, recordemos al 2011 como el año en que comenzamos a enterrar al papel. Anótenlo en sus agendas… electrónicas.


Cómo será el nuevo Universo DCRinTinTin:

El DCU post-Flashpoint no es algo que me entusiasme demasiado pero sí me genera mucha curiosidad.

Viéndolo en retrospectiva, hace 25 años, Crisis en Tierras Infinitas fue la oportunidad perfecta para que muchos pequeñines de aquella época incursionaran en el mainstream superheroico. Incursión que tiempo después derivaría en un seguimiento fiel de nuestro personaje favorito, sumando cada vez más aventuras a nuestra pila de cómics que con el tiempo se convertiría en colección. Flashpoint, entonces, puede ser un buen momento para concluir esas colecciones y darnos la oportunidad de, nuevamente, comenzar a conocer a nuestros viejos compañeros.

Por otro lado, si esta movida logra generar en nuevos lectores lo mismo que generó en nosotros hace ya tanto tiempo, sólo resta acompañar a la DC en esta nueva apuesta y esperar que resulte ganadora. En lo que refiere a las viejas fórmulas con las que crecimos, tenemos más de dos décadas de publicaciones a cuestas para seguir leyendo cada vez que lo queramos. Lo cuál no quita que, algún miércoles cada tanto, visitemos a esos compañeros de siempre para que nos cuenten en qué andan.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3