Home Cómics Crossed: +100

Crossed: +100

Por el Cómics

Crossed: +100El éxito del cómic Crossed, con esa especie de zombies sádicos salidos de la mente de Garth Ennis, motivó un spin-off con la pluma del mismísimo Alan Moore. Matías Castro nos cuenta acerca de esta historieta que desafía todos los límites.

Crossed: +100

Entre violaciones, destripamientos, torturas y otras amenidades, la serie Crossed se convirtió en un éxito del cómic independiente. Ahora llega en español la etapa escrita por Alan Moore, el británico que, una vez más, maravilla con sus ideas. Y esta vez, utiliza un comic posapocalíptico común y corriente para desafiar y exigir al lector sin necesidad de recurrir al sadismo.

Zombie medio humano. Zombie consciente. Zombie frenético. Zombie lento. Zombie recuperado. Zombie hormiga (el de la película Guerra Mundial Z). Zombie que mira Gran Hermano. Las variantes para el mismo monstruo son innumerables, lo mismo para la forma en que se contagia lo que sea que convierte a la gente en irracionales comedores de carne viva. Los de Crossed no son exactamente zombies, pero casi están ahí. Esa fue la excusa que parecían tener Avatar Press y el guionista Garth Ennis cuando publicaron esta serie en 2008, argumentando que no se trataba de una historia más de zombies.

Pero en realidad lo era. La diferencia es que en lugar de tratarse de cadáveres descerebrados, se trata de gente más o menos consciente que se convierte en máquinas de sadismo posapocalíptico. También había supervivientes y un mundo sin esperanzas, como en casi todas las historias del género.

La historia se ambienta en un mundo en el que un virus afecta a los hombres sacando a la luz sus impulsos más oscuros y a la vez les marca una cicatriz con forma de cruz sobre la cara. A partir de ahí, en la primera miniserie escrita por Ennis, seguía un catálogo de horrores en los que el guionista parecía destriparse el cerebro tratando de encontrar imágenes para impresionar al lector. No para contar una historia, sino para impactar, como si fuera prensa amarilla. Ennis siempre tuvo eso de buscar el golpe y el gore, pero ha sabido mezclarlo con grandes historias, como la saga de Preacher o las War Stories, entre muchas otras. Incluso su largo paso por Punisher es buenísimo y está repleto de humor negro. Por ese motivo una historieta como Crossed parecía un intento un poco burdo por hacer unos dólares (todo el mundo los necesita, por más fama que se tenga) a base de asustar viejas.

Crossed: +100

Crossed se convirtió en una serie regular, escrita por distintos autores y dibujada por varios artistas, y confieso que no volví a leerla después de los 10 primeros números de Ennis, hasta no saber que Alan Moore se había ocupado de los guiones en la etapa llamada Crossed: +100. En general, no hay otra cosa que provoque el barbudo que no sea admiración, aun cuando algunos no tomen muy en serio su inclinación por la magia, el esoterismo y el ocultismo (ese aspecto me da igual). Lo cierto es que hace treinta años hizo supuestamente todo lo que se podía hacer con el lenguaje de las historietas (obviamente en Watchmen, pero también en V de Vendetta, La Cosa del Pantano, en Miracleman y después en From Hell), pero no fue así. Moore nunca paró de redescubrir la historieta en todo lo que hizo después.

Uno creía que había llegado a la cumbre de la productividad cuando hace quince años publicó cinco revistas al mes con su sello America's Best Comics, en las que jugaba con géneros, temas y recursos narrativos todo el tiempo. Más adelante pareció haber alcanzado otra cima cuando anunció que había terminado una novela de un millón de palabras exactas (más o menos el equivalente a los 5 libros de Canción de Hielo y Fuego). Pero no fue así. Porque en lugar de recortarse la barba y desenredarse la cabellera, siguió escribiendo y se metió con Crossed, la historieta no porno más sensacionalista de Estados Unidos (corríjanme si me equivoco). Y le agregó algo que muchos guionistas profesionales descuidan, confiados en que pueden escribir de taquito: una idea bien pensada.

Es probable que, en el caso de la mente extraterrestre de Moore, una idea bien pensada signifique una mañana de trabajo y nada más. Pero lo cierto es que lo que hizo no solo funciona sino que sentó las bases para el futuro de la serie.

Crossed: +100 sigue a un grupo de sobrevivientes cien años en el futuro. Los Cruzados han ido mermando hasta casi desaparecer en las décadas previas (entre otras cosas, el Sida los empezó a matar), pero al momento que comienza la historieta se han vuelto a multiplicar.

Crossed: +100

Este grupo de sobrevivientes recorre territorios en sus vehículos blindados, buscando otras comunidades y, en el medio de eso, descubren la historia de Beau Salt, un asesino serial que no cambió demasiado al ser infectado, porque ya era igualmente sádico. Salt utilizó su posición para convertirse en una suerte de líder y posterior mesías de los Cruzados, con la idea de que un mundo habitado solo por ellos estaba condenado a la extinción.

Esa es apenas la premisa, porque la historia sigue a este grupo de supervivientes y sus hallazgos. Lo particular es que es difícil de leer. Lo es, porque Moore hace que sus personajes hablen en un idioma del futuro, en el que muchas palabras cotidianas y actuales cambian de sentido. Esto obliga al lector primero a tener paciencia y luego a ir encontrando el nuevo significado de las palabras. No es imposible ni mucho menos, pero es exigente, y por tratarse de otro cómic posapocalíptico y sensacionalista, esta es toda una novedad que se agradece.

Por otra parte, Moore le baja las revoluciones al costado sádico, enfocándose más en la intriga y la vida de estos humanos del futuro. La combinación entre esa especie de investigación detectivesca sobre los rastros del pasado y el lenguaje en el que hablan los personajes, sumada a las relaciones entre ellos, convierte algo que podría ser común y repetitivo en una obra que vale la pena conservar en la biblioteca.

El barbudo escribió los seis primeros números y desde el 7 hasta el 13, que es el último publicado en inglés hasta enero, los guiones son de Simon Spurrier, quien ya había trabajado en la serie. Spurrier retoma los personajes y continúa jugando con el lenguaje creado por Moore. Y si se toma esto de forma simbólica, parece que hablara de lo que Moore ha dejado como legado al mundo de la historieta.

Crossed: +100

por Matías Castro

P.D.: en La Revistería Comics se puede encontrar el tomo en castellano que recopila los 6 números escritos por Moore. De cualquier modo la historia continúa y su conclusión, escrita por Spurrier, será publicada en abril también por Panini.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3