Home Cómics DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

Por el Cómics

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2En este primer repaso por las series de DC Comics en la era "Rebirth", la atención se la llevan los dos títulos de Batman, que gracias a su frecuencia quincenal ya tienen dos volúmenes editados cada uno. Veamos qué nos dejaron estos cuatro tomos.

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

En junio de 2016, los popes de DC Comics decidieron meter la marcha atrás. El experimento de los Nuevos 52 había devuelto lectores a las comiquerías, y había promovido la explosión del cómic digital, pero algo estaba faltando. El Universo DC, en su intento por simplificarse, había dejado de lado un concepto fundamental en los últimos treinta años: el legado.

Aquellos personajes que crecían (muy lento, por supuesto), maduraban y hasta envejecían, dejaron lugar a una continuidad que apretó sus biografías a un lustro, borró de un soplido a la Sociedad de la Justicia y aplastó a las dos últimas generaciones (la de los Titanes y la de Young Justice) hasta crear una mescolanza difícil de digerir, en especial entre los lectores fieles.

Así llegó la iniciativa Rebirth, utilizando la misma palabra con la que Geoff Johns había revitalizado tanto a Green Lantern como a Flash, el primer caso con muchísima más efectividad que el segundo. De manera paulatina, atravesada, digna de un universo superheroico, prometieron devolvernos toda esa historia. Doce meses después, el éxito es innegable.

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

Ojo. No alcanzaría con devolvernos al Batman veterano, o quitarle el cuellito a Superman (aunque eso fue lo que más festejé del anuncio). Este renacimiento no funcionaría sin equipos creativos de peso, al igual que durante los Nuevos 52 hubo grandes series que superaron el terremoto al contar grandes historias, como Wonder Woman o el Swamp Thing de Charles Soule.

Por suerte, DC parece haber aprendido la lección, acumulando buen talento en una cantidad menor de series que aquellas 52 y apostando por construir historias a mediano plazo, tanto que pasó un año y no se anunció una sola cancelación. En este primer repaso por algunos de los tomos de Rebirth que ocupan mi biblioteca, me concentraré en los dos primeros volúmenes de Batman y los dos primeros de Detective Comics. Porque siempre es más fácil empezar hablando de Batman.

El hombre murciélago no pasó nada mal durante los Nuevos 52. La serie epónima de Batman estuvo a cargo de Scott Snyder en guion y Greg Capullo en arte. El Batman de Snyder es muy personal y sus historias no serán para todos los lectores, pero lo fueron para la mayoría de ellos. Del lado de Detective Comics hubo unos cuantos cambios de timonel, con un arranque de la mano de Tony Daniel para luego mejorar paulatinamente con los talentos de John Layman, Jason Fabok, Francis Manapul, Brian Buccellato y Peter Tomasi, entre otros.

En cuanto a cambios de continuidad, más allá de haber comprimido la biografía de Bruce Wayne y hacer que cada Robin le durara unos pocos meses, todo siguió como antes. Y todo seguiría, también, sin grandes modificaciones. El arranque de Rebirth demostró que lo que anda bien puede andar mejor, tanto para Batman como para Detective Comics, que recuperó su numeración en un regalo simbólico para los fans.

Una característica que es fundamental destacar en esta nueva era, es que ambas series pasaron a tener frecuencia quincenal. Esto significa que no hay chance de que un solo dibujante se banque la totalidad de los números, más allá de que el trabajo de los editores busca que no se intercale, sino de que un artista dibuje un arco y otro el siguiente, con bastante efectividad.

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

Batman
vol. 1: I Am Gotham
vol. 2: I Am Suicide

Tom King llegaba a esta serie con un palmarés muy destacado, habiéndose despachado en pocos meses con tres joyas que me gustaron muchísimo como The Omega Men, Vision y Sheriff of Babylon. Era hora de demostrar sus capacidades en el supuesto personaje "fácil de guionar". Sus comienzos fueron... digamos, tambaleantes.

De los cuatro volúmenes que se mencionan en esta reseña, el primero de Batman probablemente sea el que menos disfruté. King decidió arrancar uno de los títulos que sería vigilado más de cerca, con una historia en la que el encapotado por momentos es un personaje secundario.

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

Después de una hermosísima escena en la que recuerda al "Batman James Bond" de Grant Morrison en la Liga de la Justicia, se nos presentan dos nuevos héroes. Mejor dicho, dos nuevos superhéroes: Gotham y Gotham Girl. Ellos, su infancia, sus dificultades y sus vicisitudes serán quienes guíen las acciones a lo largo de seis números.

David Finch se luce en páginas que incluyen peleas, aviones sin control y conversaciones en azoteas, pero el guion jamás logra que uno se involucre con los dos recién llegados. Esto conspira contra el disfrute, ya que su destino es la incógnita fundamental de la historia. Todos sabemos que Batman saldrá airoso... o a lo sumo rebotará en varias épocas del pasado hasta regresar airoso.

Por suerte todo mejora en el segundo tomo. Y cuando digo "mejora" quiero decir "se pone cien veces más interesante". Algunas migajas sembradas en los capítulos anteriores determinan que nuestro adorado protagonista (ahora sí, en el centro de todo lo que ocurre) deba formar un equipo muy especial para llevar a cabo una misión peligrosísima en la isla caribeña de Santa Prisca. Si les suena el nombre, con seguridad sepan qué archienemigo será el obstáculo más difícil de superar.

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

Desde el reclutamiento en el Asilo de Arkham hasta la batalla multitudinaria en la fortaleza isleña, todo está bien. Si le sumamos el dibujo y las composiciones de página de Mikel Janín, todo está muy pero muy bien.

No todos son goles en el ángulo. Desde hace tiempo que los cómics de Batman se abusan de las cajas de narración como herramienta para meternos dentro de la cabeza del señorito Wayne, y en ocasiones el resultado final son cómics al mismo tiempo mudos y conversadísimos. King apuesta a varios números cuya historia corre en paralelo con cartas que se envían los personajes, y hay momentos en los que uno desearía que haya más diálogo en el presente. Claro que estas cartas son fundamentales para plantear una muy compleja relación.

Batman y Catwoman (Bruce y Selina) convierten cada interacción en un evento, de la mano de un autor que los entiende como pocos. Este tomo contiene lo que, para mí, es el intercambio mejor logrado entre ellos. La versión "Bat y Cat" del comienzo de The Killing Joke, con Batman hablándole a un falso Joker. Y no me refiero a la escenita que parodia directamente esa charla.

Si la indecisión del tomo 1 era necesaria para llegar a este tomo 2, que incluye un par de números dibujados por el cada vez más afianzado Mitch Gerads, pues entonces abrazo al tomo 1. Porque el 2 es de las cosas más lindas que he leído protagonizadas por el hombre murciélago.

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

Detective Comics
vol. 1: Rise of the Batmen
vol. 2: The Victim Syndicate

La serie hermana (hermana mayor) arrancó con mejor pie. Tanto, que en varios sitios de referencia se la mencionaba como lo más pulenta que publicó DC Comics en los comienzos de su renacimiento. De los guiones se encargó James Tynion IV, uno de los patiños de Snyder, ya recibido de guionista experto y amante de los batirrincones de este universo.

Luego de tres cuartos de siglo de publicación, es fundamental que existan premisas que al menos de lejos parezcan novedosas, y es parte del éxito de 'Tec. En esta nueva etapa, este título se convirtió en un cómic de grupo, comandado por el murciélago y acompañado de gran parte de sus colegas de Gotham City.

Trabajar en equipo no es un capricho, al menos al comienzo de la historia. La aparición de drones que vigilan a los vigilantes obligó a Batman a reclutar a Batwoman (Kate Kane) para que comande un "campo de entrenamiento" de héroes más jóvenes como Red Robin (Tim Drake), Spoiler y Orphan (Cassandra Cain), junto al villano en recuperación Clayface.

Mucho más colorido que el otro título, apuntó a la clásica acción superheroica, sin olvidar el desarrollo de sus personajes menores, con bastantes conflictos personales en sus páginas. No hay innovaciones fundamentales ni intentos morrisoneanos de jugar con lo que pasó, sino una divertida construcción de nuevos enemigos, que quedan muy bien en esta era de la vigilancia electrónica.

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

Eddy Barrows y Álvaro Martínez logran una unidad visual, que con el correr de los números tendrá alguna aparición invitada, destacándose la de Ben Oliver en los últimos números.

Aquí ocurre lo contrario que en Batman. El segundo tomo cae con respecto al primero, aunque la caída no es tan pronunciada. Los villanos de la segunda historia plantean el repetidísimo conflicto de "¿estará la ciudad mejor sin Batman?" y algunas rebeldías de los protagonistas no sonarán tan auténticas.

El volumen lo cierra una historia sobre Batwoman, pensada para el lanzamiento de su serie independiente, a la manera de aquellos episodios de televisión que presentaban personajes que luego protagonizarían su spin-off. Funcionan, porque ella ya era parte de la serie, pero se diferencian demasiado de todo lo que uno leyó antes.

Tanto Batman como Detective Comics me engancharon más que sus versiones pre-Rebirth, por lo que (al menos en este sector del Universo DC) el cambiazo les hizo mucho bien. Por más que, y esto es importante de destacar, las historias se podrían haber contado a finales de los Nuevos 52, al comienzo o incluso antes de que Flash pateara el tablero con su Flashpoint.

DC Rebirth: Batman y Detective Comics vol. 1 y 2

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3