Home Cómics Derf Backderf

Derf Backderf

Por el Cómics

Derf BackderfCon la ayuda de Matías Castro nos metemos en la mente de Derf Backderf, un autor de cómics que se hizo conocido por "Mi amigo Dahmer", donde contaba su relación con el asesino serial conocido como "el caníbal de Milwaukee". Pavada de compañerito de clase.

Derf Backderf

Mi amigo Dahmer y Trashed, de Derf Backderf, son dos cómics relacionados por el protagonismo de su autor. O coprotagonismo, ya que en el primero las cámaras apuntan a su estrella, el asesino serial Jeffrey Dahmer, con quien Backderf tuvo el "gusto" de compartir años de primaria y secundaria. Son un par de joyitas del cómic independiente más o menos reciente.

La suerte radica, en realidad, en saber qué hacer con lo que a cada uno le toca en la vida. Como por ahora Multiverseros no será en un centro de autoayuda (Nota del editor: lo estamos considerando), usaremos esa frase inicial solo para sintetizar la obra de Derf Backderf, un historietista estadounidense independiente nacido en Ohio en 1959, que en realidad se llama John Backderf. Claro, a Derf le tocó en suerte trabajar como basurero y no ser exactamente descollante como dibujante... pero en cambio fue amigo de infancia y liceo de Dahmer, uno de los asesinos seriales más monstruosos de su país.

Backderf fue un alumno de clase media baja de la ciudad de Richfield, hijo de un químico local, que tuvo que trabajar en los camiones de basura mientras estudiaba arte después de salir de la secundaria. En sus horas libres dibujaba y soñaba con ser historietista, mientras la industria del cómic vivía toda la revolución de los ochenta. Sin embargo, no apostaba tanto sus fichas por Frank Miller y Chris Claremont como por Robert Crumb y otros popes del cómic contracultural que se había empezado a gestar a fines de los sesenta.

Derf Backderf

A fines de los setenta, cuando salió de la secundaria y más o menos por la época en que trabajó recogiendo la basura, se metió en el movimiento punk. Claramente lo suyo no iba por el lado de las grandes ligas del cómic. Por eso recién en la década del noventa consiguió un trabajo estable como dibujante en el diario más importante de Ohio.

A mediados de 1991 Estados Unidos fue conmocionado por el arresto de Jeffrey Dahmer, conocido como "el caníbal de Milwaukee", un asesino serial al que se le imputó el asesinato, violación y desmembramiento (en cualquier orden que se te ocurra) de 17 hombres desde 1978 hasta esa fecha. Cuando Backderf se enteró, llamó a sus viejos amigos de la secundaria y le ratificaron lo que habían escuchado: su ex compañero y amigo de infancia había resultado ser una bestia. Dahmer había pasado esos 13 años haciendo de las suyas en el anonimato y en los noventa ganó una oscura fama por el infierno de su vida. Backderf también pasó años en el anonimato, pero sin hacerle daño a nadie, y en los noventa comenzó su etapa profesional y pública como dibujante.

Derf Backderf

A Backderf se le apareció la idea de hacer un cómic sobre sus años junto a Dahmer después de 1994, cuando el caníbal fue asesinado en la cárcel, pero demoró mucho en dar con la forma adecuada. Recién en 1997 publicó una historieta corta en una revista de la editorial Fantagraphics y, aunque elaboró el proyecto para extenderla en un libro, no encontró interesados. Cuenta en el prólogo de Mi amigo Dahmer (editado por Astiberri) que le tomó muchos años en afinar lo que quería hacer, al recolectar sus recuerdos, los de sus amigos, información de la prensa y algún que otro testimonio más para hacer una sola historia. Por eso la edición en inglés recién salió en 2012 y a partir de ahí su nombre como historietista trascendió los medios de prensa donde se publicaba su tira The City (que hasta hoy se puede leer en Internet).

El libro muestra todo lo que es: un dibujante regular con un estilo propio y bien definido, que no solo trabaja mucho en cada viñeta sino que domina la narración gráfica. El mérito del impacto de esta obra no es tanto por lo que cuenta de primera mano, sino por la forma en que lo hace. Con buen pulso, el autor repasa las anécdotas con fluidez y las une con coherencia en un retrato sobre la gestación de un psicópata contado desde el privilegiado punto de vista de alguien que estuvo cerca. Y es privilegiado en el sentido de que el libro no es sólo una muy buena historieta, sino también una herramienta para entender cómo se gestan algunos monstruos. Una de las ideas que maneja es que Dahmer se crió como un incomprendido, en solitario, desatendido por los adultos que lo rodeaban. Otra de las ideas es que, si bien lo que estaba mal en su cabeza (que era muchísimo) no tenía mucha solución, tal vez se podía haber diagnosticado a tiempo si algún adulto le hubiera prestado atención no sólo a su comportamiento extraño, sino a su colección privada de animales atropellados.

Derf Backderf

Mi amigo Dahmer es una historia más bien triste, algo así como una precuela de la vida real de alguien terrible. Backderf cuenta una visita de su clase de liceo a Washington durante la que Dahmer toma un teléfono público y llama a un congresista para que permita que su clase visite la Casa Blanca en el mismo momento. Solo con sus palabras y en un par de minutos logra que los habiliten a entrar con sus compañeros, rompiendo todos los protocolos. Si no fuera porque el autor da fe de que así ocurrió, uno pensaría que la anécdota es una exageración. Más bien es lo contrario, una muestra de la capacidad de Dahmer para convencer y seducir, que es la que aplicó luego en sus víctimas. "Qué desperdicio", dice el autor y uno piensa lo mismo al leerlo. Pero es lo que Dahmer hizo con lo que le tocó en la vida, se lee entre líneas.

Lo que hizo nuestro amigo Backderf con su suerte fue convertir su propia vida en tema de sus cómics, como una versión más moderada de su ídolo Robert Crumb y más interesante (al menos para mí) que Harvey Pekar. En 2010 había publicado sin mucha suerte Punk Rock & Trailer Parks, un libro donde contaba sus historias en los años ochenta. El de Dahmer cambió su carrera y lo expuso en su país y fuera de fronteras. En 2015 publicó Trashed (con la editorial Abrams Comics), con la que cuenta con mucha libertad cómo fueron sus años trabajando de recolector de basura. A pesar del tema, es un libro alegre y muy divertido que oficia como buen complemento para Mi amigo Dahmer, pero sin personajes con patologías raras, y que muestra de nuevo lo que Backderf hizo con la suerte que le tocó.

Derf Backderf

por Matías Castro.

P.D.: en la página www.derfcity.com se pueden leer algunos cómics digitales de Backderf y también buena parte de su vieja historieta The City, la que publicó durante años en muchísimos diarios de Estados Unidos.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3