Home Cómics Detective Comics #900

Detective Comics #900

Por el Cómics
Detective Comics #900

Se fue turismo y el año finalmente arrancó, para colmo en pleno "april fools"... el lunes no prometía ser nada memorable. Pero todo cambió cuando un paquete llegado desde el norte se dejó caer por nuestras "oficinas". Su contenido: esta gratísima sorpresa que a continuación compartimos con ustedes.

Ya casi se respira el miércoles y eso significa que un importante lote de nuevos cómics espera por ser leído. Entre el amplio abanico de posibilidades hay uno que destaca no sólo por el héroe que se pasea por sus páginas sino más bien por todo el peso de su historia... 900 meses de publicaciones no es para cualquiera, 900 números está claro que tampoco. Algunos personajes suman hasta lo que no tienen o se vuelven semanales y ni así pueden hacer sombra a esta cifra. Me dirán que este tampoco, que en las primeras 26 entregas el orejotas ni picaba... meros tecnicismos. Detective Comics #900 es sin dudas un logro más para DC Comics y otro igual de importante para su protagonista por destrozo: Batman.

Detective Comics #900

Esto sumado a la alegría que nos produjo que la mismísima DC nos obsequiara un ejemplar recién cocinado, dos días antes de su venta al público, nos "obligó" a ponernos en campaña para poder gritárselo al mundo cuanto antes. Así que acá nos tienen, infinitamente agradecidos, con el número recién terminado y, ahora sí, dando paso a lo que en verdad importa: contarles qué nos pareció.

Las ochenta páginas de este especial aniversario nos presentan cinco historias. La principal es la que ocupa la primera mitad del cómic y ya en su primera página nos presenta al personaje (en realidad a varios de ellos) que junto con Batman será responsable de la casi totalidad del número: Man-Bat. Otro claro guiño a la historia, ya que exactamente 500 números antes, en Detective Comics #400 (junio de 1970), el personaje era presentado por primera vez, nada más ni nada menos que por otros dos históricos: Dennis O'Neil y Neal Adams.

Detective Comics #900Según nos enteramos en las primeras de cambio, la cuadra número 900 de Gotham, ubicada entre las avenidas 9na y 10ma, se convierte en el origen de un foco infeccioso que está transformando a los ciudadanos en Man-Bats. Esto hará que Batman se ponga rápidamente en acción y, ante la inmediatez de la amenaza, deje otros casos a un lado y, ayudado por su fiel agente "penny one", se ponga a averiguar el origen del contagio y a intentar elaborar un antídoto.

Claro que el resto de la batifamilia no será ajeno a la situación y, a pesar de las barreras que entre ellos se levantaron durante el desenlace de "Death of the Family", los podremos ver también por allí haciendo frente al problema... a falta de uno, tristemente fallecido. Sobre el final de la historia veremos que esta invasión de Man-Bats es parte de un plan mayor, tramado por una de las mentes criminales que en este último tiempo han comenzado a florecer en Gotham.

La historia a cargo de John Layman y Jason Fabok, actual equipo creativo de la colección, está muy bien llevada y mantiene la calidad que esta dupla ha venido demostrando desde que se hiciera cargo de la serie seis meses atrás. Layman no sólo se las arregla para presentarnos una vista general del actual estado del universo batmaniano sino que también aprovecha para seguir sumando elementos a la gran historia que nos ha venido contando desde que llegó.

Lo siguiente en el menú son cuatro breves historias que en su mayoría complementan a la principal.

En la primera de ellas, guionada nuevamente por Layman y dibujada por Andy Clarke, no sólo ahondaremos un poco más en el pasado de la trágica familia Langstrom (los verdaderos papis del suero Man-Bat) sino que también quedaremos expectantes a raíz de su última viñeta.

Detective Comics #900La segunda es la que nos saca del partido, no por falta de calidad, ya que James Tynion IV y Mikel Janin no desentonan en absoluto, sino por simplemente servir de preámbulo para un nuevo arco de su propia colección, Talon, sin aportarle nada de nada a los eventos en los que viene girando el número. Aquí es inevitable sentir un profundo aroma a los noventa, ya que volvemos a encontrarnos con Bane en Santa Prisca, armando un equipo, quebrando espaldas y estando nuevamente decidido a adueñarse de Gotham. Claro que ahora, además de murciélagos y talones, también está la Corte de Búhos de por medio.

La tercera, otra vez de Layman ahora junto a Henrik Jonsson, retoma el incidente de los Man-Bats y le agrega nuevos elementos, con más personajes que aparecen en escena intentando recuperar lo que "por derecho" les pertenece y nuevamente dejándonos con ganas de más.

Finalmente la cuarta, también ambientada en el Man-Bat-Gate, es la única autoconclusiva y nos presenta diferentes visiones que algunos de los efectivos del GCPD tienen del principal vigilante de la ciudad. Aquí nuevamente Layman ahora con Jason Masters, una vez más nos demuestra lo que todos ya sabemos: mientras haya quienes crean en Batman, Gotham y Detective seguirán teniendo las de ganar.

La calidad de los cinco dibujantes es muy de agradecer, el número en ningún momento deja de ser extremadamente vistoso. Pero por si eso fuera poco, el mismo está salpicado por una serie de pin-ups a cargo de otros grandes de los lápices como Alex Maleev, Cameron Stewart o Dustin Nguyen (¿¿¿por qué este muchacho no dibuja más a Batman???).

Así termina un número aniversario que desborda calidad y grandes recuerdos. Ingredientes más que suficientes para querer seguir viendo al encapotado escribiéndonos su historia por 900 números más.

Detective Comics #900

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3