Home Cómics DMZ vol. 8: Hearts and Minds

DMZ vol. 8: Hearts and Minds

Por el Cómics

DMZ vol. 8: Hearts and MindsPara cuando termine este volumen, la vida del ex periodista Matty Roth nunca habrá tocado un fondo tan profundo. Antes, en una de las mejores historias de que comenzó la serie, repasaremos la vida de un hombre que lo perdió todo y que para recuperarlo lo pasará aun peor.

DMZ vol. 8: Hearts and Minds

DMZ vol. 8: Hearts and MindsUna buena señal de que el guionista ha hecho los deberes a la hora de construir el universo en el que se desarrolla su narrativa, es presentar una historia en la que no aparece uno solo de los protagonistas, y aun así se sienta como parte de DMZ. Precisamente eso ocurre con "No Future", que por si fuera poco es uno de los mejores arcos hasta ahora.

El ex periodista, ahora operador político y traficante de armas nucleares Matty Roth brilla por su ausencia: quien carga con la historia de estos primeros tres números es Tony, miembro de uno de los grupos paramilitares que actúan en la isla de Manhattan desde que se declaró "zona desmilitarizada".

Como tantos otros reclutados por extremistas, Tony sufrió en carne propia las consecuencias de la Segunda Guerra Civil de Estados Unidos, y ese dolor será utilizado por sus "empleadores" para lograr que cumpla con sus objetivos.

La historia parte desde el presente pero vuelve a los primeros números de la serie, mostrándonos a Tony frente al helicóptero de Liberty News que conocimos muy bien, y siendo responsable directo de su caída.

Mientras cumple cuestionables misiones, goza de su recompensa, sus "vírgenes en el Paraíso" pero mientras está vivo, o al menos eso es lo que indica su cuerpo. Llegaremos de su mano hasta un desenlace cuya previsibilidad lo hace aún más doloroso. El mejor Brian Wood, acompañado de Ryan Kelly, un gran contador de historias aún sin tener un estilo que haga babear.

El resto del volumen (que en total recopila los números 42 a 49) lo compone el arco que le da nombre, en donde regresa el dibujante titular, Riccardo Burchielli. Y que arranca con mucha fuerza, con Matty leyendo a la prensa el número de serie del arma nuclear en poder del gobierno independiente de la isla, como señal inequívoca de que no están jodiendo.

DMZ vol. 8: Hearts and Minds

A esta altura aquel jovencito que acompañamos en su primer aterrizaje forzoso (gracias, Tony) está hundido hasta el pecho en una materia oscura que puede ser barro como puede ser excremento. El tipo en el que confió se parece cada vez más a los gobernantes anteriores, que tanto criticó. Y cada vez más resuelve sus problemas empuñando una ametralladora.

Es doloroso para el lector encontrarse frente a un personaje que desde el comienzo fue el "punto-de-vista", aquel junto al que nos fuimos enterando cómo funcionaba ese nuevo mundo, y de a poco (de manera maravillosamente gradual) se convirtió en un asesino a sangre fría. ¿Existirá la posibilidad de redención? La historia de la literatura no le estaría augurando una larga vida.

DMZ se compone de doce volúmenes y al terminar el octavo, como si se tratara de una perfecta operación matemática, parecemos estar cerrando el segundo acto. Matty nunca estuvo peor  y la última persona que podría hacerlo cambiar de opinión le pidió que nunca volviera.

Que comience el tercer acto...

DMZ vol. 8: Hearts and Minds

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3