Home Cómics Entrevista a Nicolás Peruzzo

Entrevista a Nicolás Peruzzo

Por el Cómics

Entrevista a Nicolás PeruzzoEn los últimos días, Nicolás Peruzzo publicó "La Mudanza", su más reciente novela gráfica. Aprovechamos entonces para conversar sobre la misma, acerca del cambio de estilo respecto a sus trabajos anteriores, las complicaciones detrás de la concreción de la historia, la influencia de la música en su obra, y más.

El pasado fin de semana, Nicolás Peruzzo presentó en Montevideo Comics su nuevo libro de historietas, titulado La Mudanza. La historia, que nació en las páginas virtuales del blog Marche un Cuadrito, recorrió un camino un tanto empedrado, y que el propio Peruzzo cuenta en la entrevista que podrás leer a continuación. Una crónica más extensa de las vicisitudes que rodearon a su publicación pueden encontrarse en el sitio de su sello, Ninfa Comics.

Entrevista a Nicolás PeruzzoPeruzzo (que pertenece a una camada de historietistas que parecen haberle encontrado la vuelta a ese barco de rumbo incierto que durante mucho tiempo fue la historieta nacional) cobró notoriedad hace unos años con sus Relatos de Ciudad Fructuoxia, serie altamente idiosincrática y desde la que arremete contra distintos aspectos de la "uruguayez" y sus representantes.

En el 2011 publicó Ranitas: Catarsis & Rock n Roll, una historieta autobiográfica en la que él y el resto de su galería de personajes tomaban la forma de ranitas antropomórficas, para contarnos las historias de su niñez y adolescencia. El libro tuvo una muy buena recepción, bien ganada por méritos propios.

Si bien nunca se destacó por ser un virtuoso dibujante, logró suplir sus carencias encontrando un estilo muy particular, que funciona muy bien en el contexto de sus historias. De hecho, la última entrega de Ciudad Fructuoxia (Deje de Afligirse, 2012) es la más floja de la serie, y en gran parte eso se puede atribuir a que solamente se encargó del guión, delegando los lápices a otro dibujante.

La Mudanza presenta a un Peruzzo distinto, si se quiere, más maduro como historietista, con una historia que deja de lado el tradicional cinismo y humor de sus trabajos anteriores, para contar una historia con una mayor carga simbólica. "Una historia sobre seguir siguiendo", según aparece en la tapa del libro. Un dato no menor es que se trata de una historieta editada a color, en un buen formato, y sin apoyo económico de los Fondos Concursables del MEC, lo que en cierta manera le da un mérito adicional.

En virtud de todo esto, decidimos conversar con Nicolás para que nos cuente de primera mano los detalles de su nuevo trabajo.


La Entrevista

El Penitente: Para el lector que leyó tus trabajos anteriores, La Mudanza representa un cambio grande, tanto desde lo artístico como en el tono de la historia. ¿Qué te llevó a optar por ese nuevo rumbo? Sobre todo, teniendo en cuenta que se te notaba muy cómodo en historias como la de Ranitas y Fructuoxia.

Nicolás Peruzzo: Es verdad que estaba muy cómodo con la clase de historietas que estaba realizando, y esa comodidad fue lo que me empezó a generar cierta ansiedad y necesidad de ir para otro lado. Tenía ganas de que el sucesor de Ranitas fuera un libro radicalmente distinto, tanto en lo gráfico como en el tono de la historia. En el aspecto visual, esta vez quería dedicarle tiempo al dibujo. Y si bien es muy distinto a mis otras publicaciones de historieta, no se aleja tanto de algunos trabajos que he hecho ilustrando libros infantiles. Ya había probado esta paleta de tonos naranjas y atardeceres, y me gustaba la idea de usarla en una historieta.

En cambio el guión sí es algo muy distinto a todo lo que había hecho hasta ahora, y tengo que decir que me sentía muy inseguro del resultado final. Creo que cuando escribís una historia en tono paródico, o en tono humorístico, sabés que estás en un terreno relativamente seguro, donde no se te va a exigir que expliques todos los giros argumentales de tu historia, o las motivaciones de tus personajes. Si hace reír, esas cosas quedarán en segundo plano, o al menos el lector será más permisivo.

Al escribir una historia "seria", o lo que sea que es La Mudanza, sentí que estaba mucho más expuesto. Tuve que releer y reescribir el guión muchas veces hasta estar seguro de que todos los aspectos que quería que el lector comprendiera estuvieran a la vista, pero también dejar otros abiertos, para que cada uno tenga su interpretación. También estuve muy preocupado por el tono de la historia. Quería contar algo con sentimiento, pero tratando de evitar el melodrama de una telenovela. Como nunca antes había incursionado en este género, no estaba seguro de donde estaba la línea que separaba las dos cosas.

No le mostré el guión a nadie, y solo le di la historia a leer a dos conejillos de indias el día que terminé de dibujar la página final. Uno de ellos no entendió demasiado. Al otro le gustó mucho.

Yo sabía que por la temática y por el tono de esta historia probablemente no iba a tener el mismo nivel de aceptación que Ranitas, así que me pareció que ese 50% de aprobación era bastante aceptable.

Entrevista a Nicolás Peruzzo

El Penitente: Más allá del notorio cambio de estilo en el arte del libro, se nota un mayor cuidado en lo que refiere al aspecto narrativo-secuencial, y que le da a la historia un ritmo muy particular.

Nicolás Peruzzo: La clase de historia que quería contar necesitaba un ritmo pausado, pero no tenía demasiado claro cómo lograrlo ya que La Mudanza se iba a publicar semanalmente en el sitio Marche un Cuadrito y ese ritmo de publicación no me daba el margen de tiempo necesario para escribir un guión completo, bocetar todas las páginas, y analizar si el ritmo narrativo era el adecuado, antes de ponerme a trabajar en el arte final.

Así que fue un poco improvisado, y por suerte el resultado final se terminó pareciendo bastante a lo que había imaginado. De todos modos debo hacer la salvedad de que si bien el ritmo de la historia (cuando se lee de un tirón) es el que busqué, nunca logré cumplir con la otra premisa de Marche un Cuadrito,  la de enganchar al lector semana a semana, como si lo hizo, por ejemplo, Cena con Amigos de Santullo/Vergara, que me sigue pareciendo el mejor ejemplo de historieta digital que funciona semanalmente (con un cliffhanger al final de cada página que te hace querer volver a la semana siguiente), pero que tiene un ritmo perfecto cuando se la lee de un tirón.

La influencia más directa que tiene La Mudanza es Death: the High Cost of Living, el spin off de Sandman escrito por Neil Gaiman. Descubrí ese cómic cuando tenía 16 años. Me llamó la atención la portada porque Tori Amos, de quien era fanático, había escrito el prólogo. Lo compré sin abrirlo. Si Tori había escrito algo en ese cómic, debía ser bueno. Y me cambió la vida. Era la primera vez que leía algo de Vertigo. No podía creer que se pudieran contar esa clase de historias en un cómic. Hasta ahí yo sólo leía superhéroes. En Death: the High Cost of Living, Muerte, la hermana mayor de Sandman, pasa todo un día como mortal junto a un adolescente que necesita ayuda. Juntos pasean por la ciudad y conocen gente. Siempre tuve predilección por esa clase de historias (una de mis películas favoritas, Before Sunrise, tiene esa misma estructura) y me gustaba la idea de intentar escribir algo con ese formato.

Entrevista a Nicolás Peruzzo

El Penitente: A diferencia de Ranitas y Fructuoxia que están repletas de referencias locales, La Mudanza se puede leer como una historia más universal, pero sin perder ciertos rasgos que la hacen muy de acá; muy montevideana. ¿Fue algo buscado o salió naturalmente?

Nicolás Peruzzo: La Mudanza es una historia mucho menos terrenal que las anteriores. Entonces me pareció que el mundo onírico en el que se mueven los personajes tenía que tener un aspecto ligeramente familiar si uno es montevideano pero que debería generar un efecto similar (de un lugar que puede o no existir) en cualquier otro lector. Es por eso que lugares reconocibles por nosotros, como la escalinata de atrás del Parque Hotel o la torre del gas conviven en la misma ciudad con el edificio Casa Gallardo (el de la portada del libro) que está en Madrid.

Y si bien esa también fue mi intención con los textos, algunas cosas se me escaparon. El año pasado traduje Ranitas al inglés, lo que me significó un enorme dolor de cabeza debido a los cientos de localismos que debí adaptar o sustituir. A comienzos de este año empecé a traducir La Mudanza, pues originalmente iba a tener un prólogo de un amigo que no habla español. Yo pensaba que comparado con Ranitas, esta sería una tarea sencilla.

Al empezar, me topé con el primer diálogo (ya no lo recordaba, lo había escrito hacía como un año): un chiste sobre el Peñarol de Julio Ribas, y su estilo de juego de pelotazo largo...

Entrevista a Nicolás Peruzzo

El Penitente: La música siempre estuvo muy presente en todas tus historietas. La Mudanza no es la excepción. Contanos un poco al respecto.

Nicolás Peruzzo: Desde que tenía 11 o 12 años la música me ha acompañado en cada etapa de mi vida. Nunca tuve talento para tocar un instrumento musical, pero probablemente más de la mitad de los dibujos que he hecho (especialmente en mis años liceales) hayan sido relacionados con bandas de rock.

Cuando empecé a escribir guiones de historieta, las referencias musicales aparecieron de modo muy natural. En el caso de mis primeras historietas, Relatos de Ciudad Fructuoxia, los guiños musicales eran muy puntuales: un personaje le cantaba "Pa'l que se va" de Zitarrosa a un infortunado hombre que intentaba escapar de la ciudad, o alguien cantaba Break it All de los Shakers mientras manejaba una grúa demoledora que estaba tirando abajo un orfanato.

Luego escribí una historieta para Sidekick que quedó semi inédita (se llegó a publicar un capítulo, aunque con varias modificaciones a mi guión) llamada Road Comic: las aventuras de Alison y Polly. Aquí la música tenía un protagonismo mayor: Los nombres de los personajes refieren a una canción de Pixies y a una de Nirvana, y uno de los personajes de esta historieta era un DJ de radio que programaba antiguas canciones que servían como disparador de cada una de las historias.

En el caso de mi libro Ranitas, por tratarse de una historieta que se desarrollaba mayoritariamente en la adolescencia de los personajes (una época donde la música cumple un rol fundamental para afianzar tu identidad, y está presente en todos los aspectos de tu vida) las referencias musicales son constantes: desde el título del libro, la portada, o las remeras que usan los personajes.

La inspiración para La Mudanza surge directamente de lo musical, más concretamente de un par de canciones de Bob Dylan. Muchas veces se repite eso de que "el tango te espera después de los 40" y creo que hay un concepto interesante detrás de esa frase. Hay música que sólo puede ser comprendida adecuadamente después de haber vivido ciertas experiencias. Eso me sucedió con Bob Dylan cuando tenía 24 o 25 años. Fueron tiempos movidos con mucha gente cercana que emigró a otros países y algunas emigraciones fuera de este mundo, y de pronto empecé a comprender de qué hablaba Dylan en algunos de sus discos.

Su obra es inabarcable, aunque tiene algunos mojones. Los discos que me atrajeron en esos años fueron Blood on the Tracks de 1975, grabado mientras Dylan estaba separándose de su esposa y madre se sus hijos, y Time Out of Mind de 1997, editado luego de un grave problema de salud de Bob, donde reflexiona sobre la muerte y el paso del tiempo. Las dos canciones que sirvieron de inspiración fueron Love Sick de Time Out of Mind y Tangled Up in Blue de Blood on the Tracks. Love Sick, con su frase "camino por calles que están muertas. Camino contigo en mi cabeza" sirvió de puntapié inicial para la historia. Tratar de dejar ir los fantasmas de lugares que significaron cosas para vos, pero que ahora están vacíos. Tangled Up in Blue, donde Dylan dice que "lo único que puede hacer es seguir siguiendo". Bob se refería a su matrimonio desmoronándose, pero creo que esa idea de "seguir siguiendo", una mezcla de resignación y optimismo, puede aplicarse a como pararse frente a los momentos complicados de la vida.

Entrevista a Nicolás Peruzzo

El Penitente: ¿Qué podés contarnos acerca de nuevos proyectos que tengas en mente para el futuro cercano?

Nicolás Peruzzo: Lo más inmediato es retomar el trabajo en Bandas Orientales 3, el proyecto de comics educativos para XO que tenemos con Alejandro Rodríguez Juele y Victoria Saibene, que quedó relegado estas últimas semanas debido al librillo de las Instrucciones del año XIII que salió en Abril, y a Montevideo Comics. Las primeras cuatro historietas se están escribiendo y dibujando en estos momentos. Yo tengo que empezar a escribir la mía, que saldrá dentro de un par de meses.

En cuanto a mi siguiente publicación, quisiera terminar de una vez por todas el número de Relatos de Ciudad Fructuoxia dedicado al personaje CenterJas. Esa historieta ha sido mi Chinese Democracy (nota: disco que Axl Rose grabó y regrabó entre 1994 y 2008). El primer borrador de ese guión lo escribí en Enero de 2008 en La Paloma, y desde ese momento he intentado terminar la historieta, pero siempre sucede algo que la manda a un segundo plano. Existe una versión casi terminada, con 10 páginas a color, otras 20 entintadas y unas 30 dibujadas a lápiz, pero lo dibujé hace demasiado tiempo, así que quiero empezar de cero. En los próximos días comenzaré a trabajar en una versión del guión que espero sea la final, a ver si puedo tenerlo pronto para Montevideo Comics 2014.


La Mudanza ya se consigue en su edición impresa en los lugares de venta habituales, y también se puede descargar gratuitamente desde la página de Ninfa Comics

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3