Home Cómics Gotham Central, el cómic completo

Gotham Central, el cómic completo

Por el Cómics

Gotham Central, el cómic completoEntre 2003 y 2006, los fanáticos de Batman y su mundillo pudieron deleitarse con una maravilla del cómic policial, que permite descubrir lo que sienten esos policías comunes y corrientes que viven en una ciudad con supervillanos y murciélagos que se proyectan en el cielo.

Gotham Central, el cómic completo

Desde sus comienzos, la relación entre Batman y el Departamento de Policía de su ciudad natal fue muy estrecha. Más allá de si por momentos el encapuchado colaboraba codo a codo con los oficiales o si existía una orden de captura para los vigilantes, es difícil imaginar a uno sin el otro. Así como es difícil imaginar al universo del Hombre Murciélago sin la gigantesca señal que se proyecta en los cielos cuando su presencia es necesaria.

Durante años conocimos a James Gordon, el implacable comisionado que confiaba a pies juntillas en el mejor detective del mundo. Otro elemento reconocible era Harvey Bullock, rechoncho y desprolijo, pero de buen corazón. Finalmente, Renée Montoya llegó en la época de la Serie Animada y tanto desde la pantalla como desde la página se ganó su espacio.

Con el tiempo, la llegada de guionistas con un mayor conocimiento del género policial hizo que, naturalmente, las filas del Departamento se ampliaran. Así llegamos en 2001 a un crossover llamado Officer Down en el que atentaban contra la vida de Gordon y los verdaderos protagonistas eran los tipos de azul.

Tan copados se quedaron Ed Brubaker y Greg Rucka con esa historia que destilaba interrogatorios e investigaciones, que lograron tener su propia serie, coescrita por ambos y dibujada (en principio) por un experto en tales historias, el señor Michael Lark. Llegaba Gotham Central, siempre bien ponderada pero nunca bien vendida, aunque recibió el total respaldo de DC Comics y solamente fue cancelada cuando sus creadores se fueron hacia nuevas pasturas.

Durante los 40 números recopilados en cuatro tomos, los guionistas siguieron la carrera de personajes poco conocidos (excepto Montoya y algún otro) del Departamento de Policía, más exactamente de la Unidad de Delitos Graves. Más de una decena de investigadores divididos en dos turnos, cada uno de ellos con sus rencillas, malos entendidos y dificultades para lograr un buen porcentaje de efectividad en la resolución de crímenes.

Gotham Central, el cómic completo

La serie pone de manifiesto la capacidad de Rucka y  Brubaker para contar esta clase de historias, con diálogos realistas y mucho conocimiento de cómo funciona esta clase de destacamento. Lark y quienes vendrían después (Stefano Gaudiano, Greg Scott, Kano, etc.) contribuyeron en darle un manto de verosimilitud a la cosa, y que uno creyera estar mirando un episodio de "La Ley y el Orden".

Eso está muy bien, pero por algo el cómic no se llama Chicago Central. Sus responsables lo tienen clarísimo, así que cada uno de los casos de la serie tendrá en mayor o menor medida un componente de "vigilantismo" o la presencia de algún supervillano complicando las acciones.

Moverse entre tipos con poderes (o con la infraestructura que le dan los millones heredados de papi y mami) representa un gran peligro para los funcionarios policiales, algo que se comprueba en las primeras páginas del primer número y cuyas consecuencias se sentirán durante meses y meses de historia y de publicación.

Entre todos los pesos pesados del rinconcito gótico del Universo DC (que incluyen a Robin, Huntress, Catwoman, Joker y Mr. Freeze, entre otros), el más importante será Batman, debido a su relación con los verdaderos protagonistas de esta historieta.

El guion escatima las apariciones del Hombre Murciélago y lo muestra en cuentagotas, tan pocas como las veces que un policía realmente se lo cruza en las oscuras calles de la ciudad. Leyendo Gotham Central comprendemos lo que sienten quienes arriesgan su pellejo a diario para que un tipo disfrazado de quiróptero se quede con todo el crédito. Algunos detectives se ofenden ante la sola posibilidad de encender la Batiseñal (que hasta tiene un vericueto legal para ser usada) mientras que otros entienden que es un último recurso, y la ciudad necesita de esos últimos recursos con preocupante frecuencia.

Si algo se le puede criticar a esta obra de arte es que el final sea muy abrupto y continúe en un manojo de historias repartidas por aquí y allá. Bueno, también se le puede criticar que todavía no haya sido "rebirtheado" por los popes de DC. De cualquier manera, hay 40 numeritos que nunca perderán vigencia y que merecen estar en cualquier batibiblioteca.

Gotham Central, el cómic completo

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3