Home Cómics Hellblazer de Milligan vol. 1

Hellblazer de Milligan vol. 1

Por el Cómics

Hellblazer de Milligan vol. 1La serie que sigue las aventuras de John Constantine fue guionada por un selecto grupo de escritores. El último en hacerlo, antes de la cancelación, fue Peter Milligan. Siete volúmenes recopilaron sus cincuenta números y aquí reseñamos el primero de ellos, entre carneros y apestosos.

Hellblazer de Milligan vol. 1

Hellblazer de Milligan vol. 1En 1988 el mago urbano John Constantine encabezó su propia serie de cómics, titulada Hellblazer (iba a ser Hellraiser pero estaba la película de Clive Barker). 300 meses más tarde, luego de que los personajes que habían huido a Vertigo volvieran al Universo DC, las historias del Constantine veterano llegaron a su fin.

El último guionista en encargarse de las aventuras "maduras" del personaje fue Peter Milligan, miembro de mi Santísima Trinidad (con Morrison y Carey). Sus cincuenta números se recopilaron en siete volúmenes, que comencé a coleccionar antes de saber que estaba ante el fin de una era.

Scab es el primero de esos tomos, conteniendo los números 251 a 255, además de una de las historias del 250. El primer arco es el que le da nombre e involucra a temas muy británicos, como debe ser. John está comenzando una relación con Phoebe, una mujer bastante normal, cuando uno de sus tantos errores del pasado vuelve para morderle el trasero.

Hay que reconocer que Milligan parte de un tonto juego de palabras, porque en inglés "Scab" significa tanto cascarita como rompehuelgas. Así que todo comienza con el soborno de un líder sindical en el pasado, que hace que a más de uno de los involucrados le aparezca una enorme costra en el pecho.

Constantine es uno de los que sufre este tatuaje temporal, lo que le arruina la relación con Phoebe y debe recurrir a un antiguo espíritu llamado Julian, quien le provee de una piel curativa que parece tener algún componente adictivo (además de no curarlo un pomo). El dibujo de este arco es de Giuseppe Camuncoli, quien cargará con la mayor parte de los números del ciclo.

Camuncoli sigue la línea de Eduardo Risso y Marcelo Frusin, con un estilo que al principio parece inconveniente para una serie tan oscura, pero con cada página demostrará que es perfecto para el papel.

Sigamos con la segunda historia, de solamente dos números, también fuertemente arraigada a Inglaterra. Lo señalo porque el personaje, más allá de que tuvo pasajes por Estados Unidos y hasta algún guionista yanqui, nunca perdió su identidad nacional y se mantuvo así. Tampoco perdió el pucho, porque no es de Marvel. Y eso que casi le cuesta carísimo.

En Regeneration, todo gira en torno a la Peste del siglo XIV y los Juegos Olímpicos de 2012. Uno de los opositores a la realización del evento busca utilizar alguno de los espectros que permanece bajo los estadios, lo que permite repasar la historia de una familia que escapó a esta calamidad.

Como suele ocurrir en las historias protagonizadas por el bastardo (de pelo) amarillo, se las arreglará para dejar inconformes a todos. Esta vez el dibujante es Goran Sudzuka, a quien no conocía pero que tiene un estilo absolutamente clásico. No aporta pero no disminuye el disfrute de la historia.

Para el final queda una historia corta, publicada en el 250, en donde Milligan y el siempre eficaz Eddie Campbell resuelven un misterio navideño.

Una buena forma de empezar a leer a Milligan, con tres aventuras cortas de John Constantine, en donde incluso quienes no sepan de la serie podrán ir descubriendo a alguien manipulador, egoísta e imperfecto. Como casi todos nosotros.

Hellblazer de Milligan vol. 1

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3