Home Cómics Hellblazer de Milligan vol. 4

Hellblazer de Milligan vol. 4

Por el Cómics

Hellblazer de Milligan vol. 4Como si se tratara de una serie de televisión, en esta "temporada" de Hellblazer tendremos un invitado especial muy conocido por aquellos seguidores de los cómics de Peter Milligan, así como un final de temporada para dejarte enganchado: una boda.

Hellblazer de Milligan vol. 4

Hellblazer de Milligan vol. 4Bloody Carnations, el tomo que recopila los números 267 a 275 de la serie, comienza con uno de los peores John Constantine que podíamos imaginar. Es cierto que lo hemos visto engañando a medio mundo, traicionando a sus amigos y haciendo cualquier cosa por alcanzar sus objetivos, pero algo tan real y mundano como la violencia doméstica parece demasiado.

Está claro que el guionista no nos está contando toda la historia y los mismos huecos que tiene la trama (al comienzo) los empieza a tener la ciudad de Londres, que desaparece frente a los ojos del protagonista. El resto de las personas la ve bien, gracias por preguntar.

John pierde la chaveta y termina en un hospital psiquiátrico, una vez más. Mientras el personal hace cochinadas frente a los catatónicos, el bastardo recurre a la única persona que sabe más de la locura que él, y que conoce muy bien a la pluma de Peter Milligan: ni más ni menos que Shade, the Changing Man.

Rac Shade y su traje loco, que tanta importancia tuvieron en el comienzo de Vertigo, aparecen para un arco que lo tendrá de todo, incluyendo amputaciones, besos entre hombres y la frase que uno jamás creyó que pudiera salir de los labios de Constantine: "podríamos casarnos". Bueno, tampoco es que se haya convertido en un romántico empedernido.

Giuseppe Camuncoli sigue poniendo su toque al dibujo de la serie y con el "invitado especial" no es la excepción. Con la ayuda de los coloristas, transforma toda la locura de Shade, su traje y su energía, en algo que salta de la página.

Cuando el alienígena creado por Steve Ditko vuelve a su planeta natal, nos queda la otra parte de la historia; la de la boda entre John Constantine y Epiphany Greaves. No será tan sencillo llegar hasta ese momento, ya que la joven fue transportada al año 1979.

Milligan hace gran uso de sus equipos creativos, ya que el eterno Simon Bisley se ocupa de los segmentos que transcurren en el pasado, mientras Camuncoli se queda en el presente, intercalándose incluso dentro de un mismo número.

La felicidad no será fácil de obtener para John, especialmente porque su suegro desearía verlo muerto y porque en el Infierno uno de los pasatiempos es contemplar su sufrimiento. Si conocieran algunos matrimonios, serían los demonios los que correrían a anotarlo en el Registro Civil.

Como ocurre en casi todas las bodas de la ficción, habrá complicaciones de último momento, encarnadas en uno de los enemigos clásicos (¿archienemigo?) de Constantine, y en la mitad oscura que nunca termina de desaparecer. Pese a que el barco llega a buen puerto, habrá consecuencias para las siguientes historias.

Quién diría que John iba a casarse con una jovencita de 23 años. Quién diría que John iba a regresar con toda la fuerza al Universo DC. ¡Ciudado! A esta altura de la historia, todavía no lo sabe. No se lo cuenten.

Hellblazer de Milligan vol. 4

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3