Home Cómics iZombie: el cómic completo

iZombie: el cómic completo

Por el Cómics

iZombie: el cómic completoEl estreno de la "adaptación" (comillas) de la serie televisiva fue una buena excusa para leer, de una vez por todas, los cuatro tomos que componen iZombie, el cómic de Vertigo que nos presenta a una chica no-muerta y al mundo que deberá salvar.

iZombie: el cómic completo

Allá por el año 2011 leí el primer tomo del cómic iZombie y me quedé con una extraña sensación. No es que Chris Roberson y Michael Allred estuvieran contando una mala historia, sino que después de haber llegado a ella por lo que su guionista había contado en varias entrevistas, me sentí poco menos que engañado.

Las aventuras de Gwendolyn, la chica que volvió a la vida (a medias) tenía muy poco de "ayudemos al dueño del cerebro que acabo de comer a solucionar sus asuntos" y mucho de "existen toda clase de monstruos y yo soy sólo uno de ellos". La frustración me costó el poder disfrutarlo.

Años más tarde, con el inminente estreno de la adaptación televisiva, me pareció la ocasión perfecta para leer la serie completa, que consta de 28 números y un manojo de historias cortas, recopilada por Vertigo en cuatro tomos.

(Comentario irónico al margen: la serie de TV fue criticada antes de su estreno por apartarse del material original... y se acerca más a lo que Roberson contaba en entrevistas)

En mi segundo encuentro con la historieta, ya sabía con lo que me iba a encontrar y pude disfrutar un poco más como lector. Pese a ello, me encontré con otra historia que sufre de "apocalipsitis".

No me quiero adelantar. La protagonista, al menos en los papeles, es Gwen, una zombie muy especial, ya que mantiene el raciocinio del que carecen la mayoría de los monstruos de su especie. Tiene apetito por los cerebros, pero se limita a los de aquellos que ya murieron.

Trabaja en el cementerio, donde consigue el alimento, pero esto es olvidado rápidamente. Y de los "asuntos pendientes" de los cerebros que come se hablará poco, cumpliendo apenas dos o tres "misiones", siempre dependientes de la gran trama que todo lo engloba.

La primera pista de esta gran trama es su barra de amigos, compuesta por una joven fantasma que murió en los '60 y un "hombre terrier" que se transforma en las noches de luna llena.

iZombie es una historia sobre monstruos. Toda clase de ellos. Solitarios, pacíficos, violentos o enamoradizos. Sobrenaturales y creados por el hombre. Sus "vidas" y las de aquellos encargados de mantenerlos a raya (humanos o también bichejos) comenzarán a cruzarse a la vez que descubrimos a un gran villano que promete acabar con todo.

iZombie: el cómic completo

Se nota que Roberson tiene bien claras sus intenciones desde el primer número, ya que deja semillas plantadas de revelaciones que tardarán meses en llegar, mientras nos va contando una narración que es cada vez más grande.

De esta "apocalipsitis" adolecen muchas historias. No es algo intrínsecamente malo, pero cansa empezar a conocer a una chica común y corriente (no-muerta, eso así) y terminar otra vez descubriendo que es la persona que guarda la clave para salvar a toda la humanidad de una amenaza como la que jamás han visto. Las personas comunes también somos entretenidas. A veces.

Pese a que el guion hace malabares con un número cada vez más grande de personajes, las pelotas en ningún momento tocan el piso (ni las del lector en caso de aburrirse). Cada subtrama está bien repartida en la cantidad de páginas y no parece haber un solo cabo suelto.

De Michael Allred tengo que volver a hablar muy bien, aunque por momentos sus virtudes se conviertan en vicios.

Alcanza con mencionar la primera página del primer número (recopilado en el tomo 1 luego de una historia corta). Consiste en tres viñetas, y gracias a los previews de ComiXology se las puedo mostrar.

iZombie: el cómic completo

El mismo dibujo de los cuatro sepultureros aparece en los tres cuadros, cada vez más cerca. Esta clase de atajos es común en el cómic, pero en el caso de Allred suele notarse más, ya que los dibujos más alejados (primera viñeta) tienen demasiado detalle y el cerebro se da cuenta de que algo no está bien. Lo mismo cuando aparecen pósters, tapas de revistas o imágenes en la televisión.

El resto del cómic, los veintipico de números que dibuja, son una buena muestra de sus aptitudes. Pero enoja que lo primero que pudo encontrarse un lector que no lo conociera sea una página tan "atajada".

Precisamente por su "apocalipsitis" es una historia que se lee bien de un tirón, por más que al final uno extrañe los primeros números en los que el elenco era más corto y Gwen no era otra Harry Potter del planeta Tierra.

iZombie: el cómic completo

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3