Home Cómics JLA: The Injustice League

JLA: The Injustice League

Por el Cómics

JLA: The Injustice LeagueDwayne McDuffie escribió una historia acerca de los supervillanos poniéndose de acuerdo para derrotar a la Liga de la Justicia. Parece la receta perfecta para el éxito pero, al menos para el autor de esta reseña, el resultado deja mucho que desear.

JLA: The Injustice League

Es raro escribir una reseña de un cómic que sencillamente no me gustó. Soy de los que se enojan porque las malas noticias viajan mucho más rápido que las buenas, y siempre te enterás antes de qué restoranes te atienden como el culo antes de cuáles te sirven una comida deliciosa.

Así que tomé esta tarea como un desafío, intentando rescatar los aspectos positivos, sin dejar de lado las cosas que hacen que la historia no funcione. Al menos para mí, porque hay que entender que prácticamente todos los productos de entretenimiento tienen un grupo de gente que los disfruta.

JLA: The Injustice LeagueEn este caso me toca reseñar un arco de la Liga de la Justicia, que en lo que a mí respecta no da pie con bola desde que terminó la "temporada" de Joe Kelly. El combo Morrison-Waid-Kelly logró una escala épica muy interesante, y desde entonces nadie se acercó siquiera a contar esa clase de historias.

La penúltima "nueva era" (arranca la última en tres meses, con Geoff Johns y Jim Lee a la saviola) fue inaugurada por Brad Meltzer y la heredó el difunto Dwayne McDuffie. Mucho se habló de interferencias editoriales mientras estuvo al mando de la Liga, teniendo en cuenta esto, hay guionistas que se las han apañado para crear buenas historias viboreando entre mandatos y crossovers.

Con respecto a la historia propiamente dicha, "La Liga de la Injusticia" ya arranca un par de goles abajo, ya que refrita un concepto que los comiqueros habían estado disfrutando (o sufriendo, lo que sea) pocos meses antes: los malos poniéndose de acuerdo para actuar juntos.

Una de las miniseries que preparó el terreno para "Crisis Infinita" fue "Villanos Unidos", en donde Lex Luthor se pone al mando de una sociedad secreta de supervillanos. Lo mismo sucede en este arco de la Liga, con la diferencia de que aquella serie escrita por Gail Simone presentaba a una verdadera organización, y este arco sólo intenta homenajear a la Legión del Mal, el grupo que peleaba contra los Superamigos en los dibujitos animados de finales de los 70.

El homenaje queda a medio camino entre lo serio y lo camp, al igual que el Salón de la Justicia inaugurado pocos meses antes en el cómic. No quiero Superamigos en mi cómic de la Liga, muchas gracias.

Pero no solamente falla el corazón de la historia, sino la lógica dentro del mismo. Sin quemar grandes aspectos de la trama (quizás porque no los hay) la cosa transcurre más o menos así:

-Firestorm va hasta un depósito en Manhattan y es atacado.
-Batman y Red Hood van hasta ese depósito y son capturados.
-Wonder Woman y Hawkgirl van hasta el hospital a ver a Firestorm y son atacadas. Wonder Woman es capturada.
-John Stewart, Hawkgirl y Red Tornado van hasta el hospital y son capturados.
-Superman, Vixen y Black Canary van hasta el depósito. Ellas son capturadas.
-Geo-Force también es capturado, no me pregunten dónde. Seguramente en el depósito.
-Superman y Black Lightning viajan hasta el Salón del Mal y... son capturados.
-Firestorm viaja hasta el Salón del Mal y libera a todos los capturados.
-Derrotan a los malos, Lex Luthor escapa y Amanda Waller se lleva a los demás.
-Fin.

No estoy exagerando. La tercera vez que fueron al depósito casi empiezo a gritarle a las páginas del cómic. Ni siquiera las caracterizaciones sirven para salvar a la historia, ya que queda poco tiempo para eso entre pateada de trasero y pateada de trasero en el condenado depósito (o el Hospital).

En el hardcover se incluye una historia corta con personajes del Universo Tangent (uno de mis favoritos) en donde pasa poco y apesta poco. Y otra de Red Hood que "meh".

Espero no agitar a las masas furibundas. Valoro el trabajo de todas las personas involucradas en la creación de esta historia y seguro tenían las mejores intenciones. Pero no lograron siquiera entretenerme, destacando (por decir algo) un par de splash pages de los malosos achicando juntos en el pantano. No alcanza ni por asomo.

JLA: The Injustice League

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3