Home Cómics La muerte y los superhéroes

La muerte y los superhéroes

Por el Cómics

La muerte y los superhéroesOtra vez el cómic de superhéroes es noticia debido a la muerte de alguno de sus personajes. Los lectores sabemos que suele ser algo temporal. Eso no quiere decir que la muerte en las historietas haya perdido el sentido, sino que lo cambió.

La muerte y los superhéroes

La muerte y los superhéroesLa muerte de un reconocido personaje de DC Comics (no importa cuál, este comentario funcionaría sin importar el compinche gótico que haya estirado la pata) reinició la vieja discusión acerca del valor de la muerte en la narrativa superheroica de las dos grandes editoriales que viven de eso (DC, Marvel).

Los cómics están más cerca del mainstream que nunca gracias al éxito que tuvieron sus adaptaciones cinematográficas, por eso las noticias de muertes entre viñetas se transforman en primicias de diarios estadounidenses y pueden rebotar hasta nuestras costas.

En esas notas suele citarse a guionistas y editores hablando de lo mucho que llevaban planeando este momento y cómo los fanáticos lo sentirán cuando pasen las páginas (las noticias suelen aparecer en Internet algunas horas antes de que el mencionado cómic salga a la venta).

A propósito del tema, Time Magazine publicó una columna del reconocido periodista comiquero Graeme McMillan, titulada "Por qué las muertes de superhéroes perdieron su valor", en donde cuenta... bueno, el título lo dice todo. Pueden imaginar el resto o leerlo aquí.

Yo me atrevería a cambiar el título y explorar otros horizontes. "Las muertes de superhéroes CAMBIARON su valor". Ya no son lo mismo que cuando el Capitán Marvel (de Marvel) dejó este mundo. La evolución de los universos superheroicos hizo que ya nada vuelva a ser igual.

Hablamos de personajes que tienen décadas y décadas de historias sobre sus espaldas, y que las continuarán teniendo. El alicaído mercado de las historietas estadounidense tuvo un repunte luego de que muchos pronosticaran su muerte. Mes a mes, al menos veinte páginas se agregarán a la "biografía" de Batman, Superman, Thor, Spider-Man y muchísimos más.

Esto significa que a la mayoría de ellos ya les ha pasado PRÁCTICAMENTE TODO lo que un ser humano puede experimentar: se casaron, tuvieron descendencia, abandonaron sus carreras, sufrieron heridas de gravedad... y seguramente murieron, por lo menos una vez.

Es hora de entenderlo, dentro y fuera de la ficción. Durante alguna discusión (amigable) sobre el tema, planteé que el problema era que los personajes que viven dentro de mundos en los que la resurrección es moneda corriente, reaccionen a las muertes de la misma manera que nosotros. Al menos en lo que refiere a las muertes de seres tan poderosos que en sí mismos suelen contener la receta de su regreso.

Algunos pasos ya se dieron en la dirección correcta: cabe recordar el funeral de Metamorpho en JLA #5, con Superman entre los pocos asistentes y el cura explicando que "todo el mundo sabe que ustedes vuelven todo el tiempo... Estoy seguro de que Metamorpho no permanecerá allí por mucho tiempo".

O el funeral de Martian Manhunter en Final Crisis, con Superman diciendo "todos lo extrañaremos. Y rezaremos por una resurrección". En escenas como esas (casualmente ambas de conocido guionista escocés que suele jugar con la idea del Universo DC como una entidad viviente) nos aclara que dentro de la página la huesuda trabaja de manera diferente, Y ELLOS LO SABEN.

¿Qué queda para nosotros, los lectores? ¿Cómo reaccionar ante la noticia de que el personaje X la quedó peleando contra el personaje Y en el cómic Z? Con la tristeza (es una forma de decir) de que dejaremos de verlo durante un tiempo en las historietas que se publican mes a mes. Un tiempo que suele ser de seis meses, pero basta con nombrar a Elongated Man o Blue Beetle para entender que hay excepciones.

El fallecido en el mundo del cómic (superheroico, de Marvel y DC, pero no me hagan repetir) es como un estudiante de arquitectura de la década de los noventa, por quien llorábamos en el aeropuerto y dejábamos de ver unos meses. En las historietas nos duele más la ausencia de aquél por el que invertimos más dinero; en los estudiantes de arquitectura pasa lo mismo, porque al conocido es al que le compramos las rifas.

Ambos volverían, tarde o temprano, pero sólo uno de ellos nos sometería a la tortura de horas y horas de diapositivas de Asia Oriental.

Ventaja: los cómics.

La muerte y los superhéroes

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3