Home Cómics Letter 44

Letter 44

Por el Cómics

Letter 44Después de consolidarse como guionista en DC y antes de pegar el pase a Marvel, Charles Soule comenzó a contarnos una historia de política y ciencia ficción, siguiendo la historia de un presidente de Estados Unidos cuyo destino cambia al leer una carta escrita por su antecesor.

Letter 44
(por las dudas, todas las imágenes son del primer número)

Letter 44Conocí a Charles Soule cuando lo designaron sucesor de Scott Snyder al mando de Swamp Thing. El guionista de Batman había relanzado la serie de la Cosa del Pantano con la llegada de los Nuevos 52 con una actuación irregular, pero bastante buena en promedio. Una estiradísima historia compartida con Animal Man le había restado ritmo, pero con la ayuda de Yanick Paquette las aventuras de Alec Holland estuvieron en buenas manos.

Soule resultó ser un abogado neoyorquino, con un par de obras bien recibidas, pero sin haber producido grandes voladuras de cabeza. Decidí seguir coleccionando la serie, no por el miedo al espacio libre en mi biblioteca (eran ediciones digitales) sino por darle una oportunidad a Carlitos, y en menos de dos números ya era un seguidor de la causa Soulística.

Un seguidor no acérrimo: tengo varios de sus números de Red Lanterns y de Superman/Wonder Woman, pero esperé a que estuvieran rebajados para comprarlos. Lo mismo me ocurrió cuando anunció la serie Letter 44 a través de Oni Press. Tengo los 17 primeros números, pero todos comprados a 0,99 en diferentes Ferias Americanas de ComiXology.

El otro día abrí la sillita plegable en el medio del living (es mi forma favorita de leer... no pregunten) y aprovechando una tarde de poco laburo me devoré esos 17 números, uno a continuación del otro. Y renové mi carnet de socio al C.S. Fan Club.

Letter 44 se refiere literalmente a una carta que recibe Stephen Blades (pronúnciese BLADES y no BLEIDS), presidente electo de los Estados Unidos y cuadragésima cuarta persona en acceder a ese puesto. El remitente no es otro que su antecesor, el presidente 43.

Letter 44

El contenido de la carta es el catalizador de todo lo que sucederá en la presidencia de Blades y la explicación de lo ocurrido en los dos períodos anteriores: en la zona del cinturón de asteroides fue detectada una construcción, que obviamente nada tiene que ver con la raza humana.

Chan.

El presidente 43, una suerte de George Bush hijo, le cuenta al recién llegado que las últimas guerras que su nación comenzó en el extranjero tenían como único objetivo la llegada de dinero al Departamento de Defensa, para mejorar la tecnología y entrenar soldados ante la eventual invasión extraterrestre.

Chan, chan.

Posdata: hace tres años, el gobierno anterior mandó una nave tripulada a averiguar qué está pasando allá lejos. Y están a punto de llegar.

Chan, chan, chan.

Letter 44

Esos tres elementos componen Letter 44, que combina elementos de intriga política, espionaje y ciencia ficción. Por un lado, seguiremos el comienzo del mandato de Blades y las decisiones que deberá tomar para mantener el secreto al tiempo que corrige algunas acciones de su antecesor. Ambos presidentes tienen diferentes concepciones acerca de los medios para justificar un fin. Este choque es fundamental para todo lo que ocurrirá desde la atmósfera para abajo.

La otra mitad de la historia transcurre allá lejos, con los tripulantes de la nave Clarke, quienes dividen su tiempo entre evitar que falle la tecnología disponible y entender todo lo nuevo que se encontrarán una vez que conozcan ese extraño artefacto bautizado como "el Candelabro".

Por razones tecnológicas, la interacción entre ambas partes es limitada, pero de cada lado existe un "elenco" numeroso, que podría asustar a más de uno pero que con el correr de las páginas se va mostrando con matices, fortalezas y miserias.

Charles Soule no deja que disminuya el ritmo de la narrativa y en 17 números pasan muchas, pero muchas cosas. Las revelaciones se suceden, aparecen nuevos misterios y la vida en la Tierra va cambiando de forma irreversible, siguiendo una historia bien plantada en el realismo, que se anima a imaginar lo que sucedería si seres de otros mundos finalmente se acercaran por nuestro vecindario.

Letter 44

El guionista está muy bien acompañado por el madrileño Alberto Jiménez Alburquerque, cuyo trabajo (confieso) no me gustó nada en el momento que vi las primeras páginas, pero antes de terminar el cómic ya me había acostumbrado a su estilo, con rostros "feos" pero que forman parte de un estilo. Para cuando entran en juego elementos de acción y de otros mundos, uno ya lo quiere y el tipo cumple.

En medio de la acción, hay un par de números que funcionan como descanso para el dibujante titular y de paso nos presentan a diferentes miembros de la astronave Clarke. Llegan artistas suplentes que no desentonan y toda la serie continúa en buen nivel.

No fue casualidad que haya leído los 17 números de un tirón ni consecuencia del aburrimiento, sino la explicación de una trama que no se detiene, que desespera al lector en cada cagada que se mandan los protagonistas. Compraría los dos numeritos que ya salieron pero seguramente me quede con la misma sensación de huevos en la garganta (¿consecuencia de la falta de gravedad?). Además, seamos sinceros, en algún momento los ofrecerán a menor precio.

Mientras tanto, seguro que encuentro una o dos mil cosas para leer.

Letter 44

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3