Home Cómics Locke & Key: Welcome to Lovecraft

Locke & Key: Welcome to Lovecraft

Por el Cómics

Locke & Key: Welcome to Lovecraft
Verano = licencia = tiempo para leer. Las aventuras de los hermanos Locke en su exploración de una casa mágica poblada de portales a lo fantástico conforman uno de los cómics más aclamados de los últimos tiempos, además de una de mis citas obligadas lectoras veraniegas. Enterate aquí por qué.

Locke & Key: Welcome to LovecraftTodos tenemos un pequeño snob fascista que anida en nuestros pechos, esperando la llave adecuada que le permita abrir la puerta de nuestra virulenta opinión pública. Hace tiempo que vengo escuchando maravillas de todo tipo y color sobre la ópera prima en formato cómic de Joe Hill. Habrán escuchado, de manera similar, muchas cosas buenas sobre el hijo pródigo de Stephen King. Por lo pronto, puede que hayan leído en este mismo portal un par de reseñas de creaciones literarias por las que Hill es reconocido. Más allá de alguna compilación de cuentos, el autor cuenta con dos aclamadas novelas, “Heart-Shaped Box” y “Horns”, que supieron tener oportunas reseñas multiverseras.

Si el nene sigue escribiendo así, el padre puede quedarse tranquilo de que su legado literario permanecerá en buenas manos luego de la próxima vez que papá decida parar un vehículo de frente con sus rodillas.

Mucha crítica positiva, mucho halago, mucho “¡el mejor cómic del año!”. Difícil creer los comentarios. El snob fascista, como les decía (sin adentrarme demasiado en el tema, el elitismo prejuicioso es un comportamiento cada vez más irritante en comunidades otrora más abiertas, otrora más dispuestas a disfrutar las cosas en su justa dimensión). Sin embargo, para volver al tema de “Locke & Key”, la necesidad de lectura serializada de un servidor, junto con la curiosidad que me provoca la obra del muchachito pródigo en otros ámbitos, me llevaron a dar el salto y adquirir los primeros cinco tomos de la historia, para degustarlos bajo una palmera la próxima vez que esquivemos una alerta meteorológica.

El snob fascista tampoco cree en las alertas meteorológicas, pero ese es otro tema.

Locke & Key: Welcome to LovecraftEn resumidas cuentas, para hacer un relato un poco más extenso digerible: “Locke & Key”, en su primer tomo, vale su peso en oro, entregando todo lo que prodigan mientras promete desarrollos futuros intrigantes e ineludibles. La dupla de Joe Hill y Gabriel Rodríguez funciona a la perfección para contar una historia de pérdida, aceptación, locura y horror. Para ser precisos no es tan solo “una historia”, sino probablemente “la mejor historia de terror en formato cómic que leí en los últimos años”. Pero no nos adelantemos a los hechos, simplemente disfrutemos por un momento escuchando los gritos sofocados de indignación de mi enano snob fascista interno, el que me impedía disfrutar de algo que me voló la tapa de los sesos cual cabeza de Bode en la Casa de las Llaves.

El nombre del tomo recopilatorio de los primeros seis números, el libro publicado por IDW que motiva esta reseña, proporciona pistas sobre la naturaleza de esta obra. Para aquellos que se llevaron inglés a febrero en el liceo, “Locke & Key” hace referencia a “cerradura” (como homófono) y “llave”, juego de palabras interesante en tanto hace referencia a temas recurrentes para los protagonistas de la historia, los tres hermanos Locke: el mayor Tyler, la hermana pseudo-rebelde Kinsey y el demonio-de-tasmania-en-formato-niño-pequeño, Bode.

Locke & Key: Welcome to LovecraftA partir de aquí abro la puerta a pequeños spoilers sobre los primeros números de la serie. Nada que no aparezca en la contratapa del tomo o cualquier descripción internetosa, pero están avisados.

De cerraduras y de puertas va la cosa. De caminos y callejones, de imágenes y reflejos, de traiciones y pérdidas irreparables. Los hermanos Locke, al comienzo de la narrativa, sufren una tragedia enorme, la pérdida de su padre a partir de un brutal asesinato con más capas e intencionalidad de lo que parecería a primera vista. Como todo muchacho en edad transicional entre la juventud y la adultez, Tyler sufre las consecuencias internas de su indefinición en forma casi insuperable. La adolescencia tardía implica decisiones en cuanto a caminos a seguir, pero todos convergen ante la faz de la desgracia. La tragedia, concretamente, implica la reubicación de la familia, en plan “escapando de mi pasado”, en un pueblito perdido en medio de Massachussets, llamado “Lovecraft”.

Estimada familia Locke: la próxima vez que decidan escapar de una tragedia, reubicarse en un pueblo cuyo nombre corresponda al apellido del creador de terror más importante del siglo pasado puede no resultar la idea más brillante. Atentamente, Nick.

Locke & Key: Welcome to LovecraftLovecraft es un lugar particular, pero más especial aún es la mansión Keyhouse, hogar del tío de los niños y lugar donde el susodicho se crió con el finado. La mansión cuenta con innumerables puertas y misterios ocultos, pero uno de sus secretos más grandes radica en la existencia de un portal en concreto que permite a Bode experimentar viajes realmente alucinatorios. A través de los mismos, el pequeño infierno conoce a una fuerza sobrenatural que le promete mucho a cambio de ayuda. El panorama se complica notoriamente cuando algunos de los elementos salvajes del pasado de los muchachos, los que condujeron a la tragedia, reaparecen, tras evadir muchas cerraduras, para atormentar una vez más a los hermanos Locke.

Aquí terminan los spoilers. Como les dije, son más bien menores, pequeños, insignificantes. Cierro la puerta, continúo hablando del conjunto, sin especificidades mayores.

La narrativa de estos primeros seis números es sencillamente brillante. La historia temprana de la tragedia de los Locke, la que lleva a su reubicación en Massachussets, es relatada en una serie de flashbacks excelentemente diagramados para incrementar el tempo de suspenso del lector a extremos en los que resulta imposible dejar la lectura. La historia del evento horrorífico disparador se sucede en un alternar de tiempos y protagonistas. Los primeros cuatro números, en particular, alternan entre puntos de vista centrados en cada uno de los tres personajes principales y su antagonista, lo que involucra al lector a partir de ilustraciones creíbles de la psique torturada de víctimas y victimarios.

Locke & Key: Welcome to LovecraftHill sabe de lo que habla, o al menos lo transmite de manera impecable. Pequeñas joyitas de caracterización perlan las páginas de este arco, con ideas como “en el liceo, te toca un papel: el atleta, el nerd, la bonita; después de esta desgracia, a mi me va a tocar ‘la víctima’”. La tragedia personal de todos los implicados, los luminosos y los oscuros, está excelentemente retratada por el guión de Hill, que logra contar mucho sobre sus personajes en pocas páginas.

Como toda buena historia de horror, los elementos más sobrenaturales se van introduciendo paulatinamente. Los elementos más significativos y desesperantes del viaje de los Locke se da de la mano de su tragedia irreversible, con momentos de crueldad y sangre escalofriantes.

Hill muestra las cartas de sus influencias literarias a la vista, sin pudor. Desde el “Lovecraft” del nombre mismo del pueblo (la única cuestión un poco “a lo bruto” que le encontré a la historia, que podría haberse resuelto más sutilmente), hasta las obras y temas explorados por su padre en el retrato de dinámicas de interacción juvenil (pienso en obras al estilo de “The Body”, la novella que dio lugar a “Stand by Me”), Joe demuestra resignificar voces del pasado y darle cuerpo nuevo en una creación indiscutiblemente personal.

Locke & Key: Welcome to Lovecraft“Locke & Key” es una esta exploración de quiénes somos, a dónde vamos, y  qué puertas abrimos y cerramos en el proceso. El cómic presenta las dosis justas de terror, suspenso, misterio y tragedia para retratar este proceso adecuadamente, enganchando al lector en menos de diez páginas. Confieso haberme conmovido y horrorizado con la historia, en ese suceso de sensaciones irrepetibles que solamente las obras significativas logran en quien las lee.

La enorme dimensión humana del comienzo de la historia, con su crudeza visceral, da paso sucesivamente a distintas subtramas paranormales, que realzan en el momento adecuado los avatares y vicisitudes del descenso en la espiral de descorazonamiento y locura que rodea a los personajes.

Locke & Key: Welcome to LovecraftLa magia de este cómic viene también de la mano del excelente dibujo de Gabriel Rodríguez. El dibujante genera un producto altamente detallado, limpio y sin recargas, que aporta su 50% de manera más que concluyente. Rodríguez sabe dotar a sus personajes de expresividad conmovedora en los rostros. Su estilo muestra una tendencia a composiciones interesantes que saltan desde lo panorámico hasta lo íntimo, con cuadros estáticos que incorporan y pierden personajes con efecto casi cinematográfico de gran efectividad. Parece que Hill y Rodríguez no se conocen en persona y el contacto entre el chileno y su contrapartida norteamericana se da exclusivamente por correo. Sin embargo, el resultado presenta una amalgama tal de guión y dibujo que daría para pensar que estamos hablando de la misma persona ante los dos timones.

Ganadora del British Fantasy Award para “Best Comic or Graphic Novel” en el 2009 y 2012, y del premio Eisner 2011 para “Mejor Escritor”, “Locke & Key” es una creación que vive para sustentar las alabanzas y elogios que recibe diariamente. No puedo esperar a atravesar la segunda puerta, el segundo arco de la historia, que promete respuestas (y más preguntas) a los misterios que se desarrollan en los primeros seis números.

Al fin y al cabo, la promesa de las puertas no deja de ser maravillosa en su simpleza: con la llave adecuada, dando un giro de muñeca, podemos abrir panoramas, espacios o dimensiones completamente distintas a la que dejamos atrás. Atravesar un umbral puede implicar un cambio radical a lo que somos, en lo que fuimos y lo que podemos llegar a ser. Sólo hay que encontrar el umbral indicado y una llave que calce justito.

Tras la lectura de este maravilloso tomo, mis puertas quedaron abiertas de par en par para más genialidades de Hill y Rodríguez.

Ineludible.

Locke & Key: Welcome to Lovecraft

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3