Home Cómics Neonomicon - La Llamada de Moore

Neonomicon - La Llamada de Moore

Por el Cómics

Neonomicon - La Llamada de Moore¿Qué pasa cuando la mente de Alan Moore se cruza con el mundo de H.P. Lovecraft? pasa Neonomicon, la recientemente finalizada miniserie del siempre polémico hombre de la barba inconmensurable. Ia, Ia, Moore, Fthang!

Qué tipo jodido Alan Moore. Corrijo: qué tipo adorablemente jodido Alan Moore. Quienes lo hayan seguido en sus últimos trabajos (desafortunadamente cada vez más espaciados) así como en sus más recientes entrevistas, seguro han notado una postura cada vez más agreta y misantrópica del barbudo más famoso del mundo del cómic. Su ya añeja pelea con DC Comics tuvo su round final (¿final?) con la salida de la película de Watchmen, la adaptación Hollywoodense de su obra más influyente, a la que Moore se encargó de sabotear en cuanta entrevista participó. Incluso, llegando al extremo de renunciar a las regalías que la película le iba a reportar, pelea mediante con Dave Gibbons (dibujante de Watchmen y hasta ese entonces su amigo personal).

Por ahí podemos encontrar algunas entrevistas muy pintorescas, en las que Moore comenta ciertos chantajes, boicots y retrasos en los pagos por parte de la DC. Toda una historia digna de los momentos más paranoicos de Philip K. Dick.

Neonomicon - La Llamada de MooreDe a poco, Moore se ha ido convirtiendo en una suerte de ermitaño que, atrincherado en su castillo de Northampton, se ha encargado de cantar unas cuantas verdades sobre el cómic mainstream norteamericano y la industria del entretenimiento en general. No en vano su más reciente proyecto, la revista Dodgem Logic, es un fanzine financiado de su propio bolsillo, que tiene por objetivo la divulgación de los trabajos de artistas y creadores de su ciudad natal y que cuenta con colaboraciones de colegas y amigos como Michael Moorcock, además de sus propios ensayos y artículos.

Toda esta perorata inicial no tiene otro objetivo que poner en contexto a Neonomicon, su recientemente finalizada miniserie de 4 números, editada por Avatar Press y dibujada por Jacen Burrows, que es un claro exponente de este Moore modelo siglo XXI.

Moore fue muy honesto en cuanto al origen de Neonomicon y confesó que se trató de un trabajo que nació ante la urgencia de tener que pagar las cuentas, aunque eso no iba a impedir que intentara lograr la mejor historia posible.

Junto con Neil Gaiman, ha sido de los autores británicos que más ha dejado ver la influencia literaria en sus proyectos comiqueriles. En el caso de Moore, el ejemplo más claro es The League of Extraordinary Gentlemen y su intento por crear una especie de equipo superheroico, que a lo largo de sus diferentes encarnaciones le ha permitido jugar con las creaciones de autores como H.G. Wells, Sir Arthur Conan Doyle, Julio Verne y un largo etcétera. En el caso particular de Neonomicon, ahora le tocó el turno a H.P. Lovecraft.

No es la primera vez que Moore sigue los rastros de Lovecraft. Más allá de evidentes referencias en su ya clásico paso por la serie The Swamp Thing y algunas menciones tangenciales en la Liga Extraordinaria, es aquí en Neonomicon en donde se mete de lleno en la mitología Lovecraftiana. En realidad, para presenciar el primer choque de los mundos de Moore y Lovecraft, hay que remontarse al año 1994 y a su cuento The Courtyard, publicado en una antología homenaje al escritor norteamericano y que tuvo en el 2003 su adaptación al cómic (supervisada por el propio Moore), también dibujada por Burrows y editada por Avatar Press.

Neonomicon - La Llamada de MooreSi bien Neonomicon se enlaza con los hechos de The Courtyard, quienes no hayan leído esta última no van a tener ningún problema en seguir la historia. El inicio nos encuentra con la protagonista, la Agente Brears del FBI, quien, en una escena que remite claramente al Silencio de los Inocentes, se dirige junto con su compañero a interrogar a un asesino en serie cuyo modus operandi está siendo imitado.

A partir de ese momento, la Agente Brears irá paulatinamente descubriendo las conexiones entre los asesinatos y la obra de Lovecraft, conexiones que van mucho más allá del presente y pasado inmediato, y que se remontan a las primeras décadas del siglo XX.

Precisamente ahí es en donde está la riqueza del guión. Así como en el cine las buenas remakes son aquellas que nos dejan un comentario sobre la obra original, tomando elementos de ésta y dándoles un vuelco innovador, Moore hace lo propio en Neonomicon. Moore recoge determinados aspectos que subyacen en la obra de Lovecraft y los explicita. Los rituales que rodean a Cthulhu ahora forman parte de una subcultura en donde toman un evidente giro sexual y en donde la droga es moneda corriente.

El Moore actual, si bien alejado de su período dorado, sigue demostrando que pocos autores son capaces de contar una historia como él. En ese sentido, Neonomicon, al igual que la mayoría de sus obras, funciona como un perfecto mecanismo de relojería en donde todo detalle está cuidado al máximo, lo que lo convierte en un ejercicio formal capaz de llegarle a lectores con distintas expectativas. Los seguidores de Lovecraft podrán encontrar innumerables referencias y quienes desconocen su obra igualmente podrán disfrutar de un buen policial con toques sobrenaturales.

Neonomicon también puede leerse como un comentario (bastante crudo, por cierto) sobre la manera en que las mujeres son representadas en el cómic mainstream norteamericano, en otras palabras, en el cómic superheroico. A su vez, plantea una visión bastante más pesimista del medio, en un claro contrapunto de su ya clásica rivalidad con Grant Morrison. El número 2 de la serie fue particularmente polémico, poniendo al lector en una situación por demás incómoda (les ruego que hagan el intento de leerlo para corroborarlo) y demostrando que la violencia es un recurso narrativo efectivo cuando cae en las manos correctas.

Una mención especial se merece Jacen Burrows, un dibujante que a pesar de su bajo perfil ha colaborado con destacados guionistas como Moore, Garth Ennis y Warren Ellis. En el caso de Neonomicon, es difícil identificar cuánto de Burrows y cuánto de Moore hay en la narrativa visual, si tenemos en cuenta que Moore es reconocido por entregar guiones ultra detallados, dejando poco margen de acción para que los dibujantes puedan actuar con libertad. En todo caso, la ejecución de Burrows en Neonomicon es la que la historia ameritaba.

Neonomicon - La Llamada de Moore

Si bien Neonomicon no va a pasar a la posteridad como uno de los mejores trabajos de Moore, es uno muy bien logrado que lleva marcado a fuego el sello del Barba y nos recuerda que, aún en sus obras menores, la corona le sigue perteneciendo.

En definitiva, Neonomicon es el resultado de un Moore que como él mismo se ha encargado de aclarar, prefiere reaccionar de manera incendiaria antes que simplemente reaccionar. Y eso, en una época en la que estamos rodeados de timoratos, en mi barrio se respeta.

Columnas
next8
Up, up and away!
Valid HTML5 Valid CSS3